OPINIÓN · 20 ABRIL, 2021 04:29

Antiguos grupos de humanos viven en nosotros

Ver más de

Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

¿Cómo valoras esta información?

6
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Hace decenas de miles de años, la humanidad era mucho más diversa de lo que es ahora. Múltiples linajes de humanos vagaron por la Tierra, incluidos los neandertales y los denisovanos. Hoy, el Homo Sapiens es el último miembro superviviente de esa “tribu”. Pero los restos de esos humanos perdidos viven en nuestros genomas.

Los neandertales vagaban por las tierras de Europa y Oriente Medio. Su grupo hermano, los denisovanos, se extendían por Asia. Ahora sabemos que nuestros antepasados ​​se cruzaron tanto con neandertales como con denisovanos en varios momentos de nuestra historia, dejando fragmentos de ADN de ambos grupos. Los genes de los neandertales han estado implicados en una serie de rasgos biológicos en la actualidad, desde el reforzamiento del sistema inmunológico hasta nuestro cabello y piel.

En los últimos años, la investigación sobre la historia entrelazada de los humanos y nuestros primos homínidos, ha pintado una imagen cada vez más matizada de las interrelaciones entre los grupos. Los humanos probablemente se cruzaron con ambos linajes en múltiples ocasiones, lo que sugiere una compleja historia compartida. Tanto así, que los antropólogos aún no se ponen de acuerdo sobre si deberíamos llamar a los neandertales y a los denisovanos como especies separadas.

La investigación en humanos antiguos recibió un gran impulso hace una década, cuando los científicos secuenciaron por primera vez los genomas de neandertales y denisovanos, pudiendo compararlo con el Homo Sapiens. La evidencia reveló signos claros de mestizaje: el genoma humano puede contener tramos de ADN que coinciden fuertemente con los otros linajes.

Cierta evidencia incluso ha indicado que el material genético de linajes humanos aún no identificados, también podría vivir dentro de nuestros genomas. Los llamados “linajes fantasma” son visibles como débiles ecos en nuestros genes, pero aún no se han comparado con la evidencia física fósil. Un estudio reciente utilizó sofisticadas técnicas de modelado, para examinar los genomas y seleccionar genes de un homínido desconocido en los denisovanos. Algunos de esos genes, a su vez, se transmitieron a los humanos, aunque no se puede señalar quiénes eran esos ancestros.

Si bien sabemos que los humanos contienen ADN, tanto de neandertales como de denisovanos, las cantidades varían. Las personas cuyos antepasados ​​provienen de Europa y Asia recibieron aproximadamente el 2% de su ADN de los neandertales. El ADN denisovano, por el contrario, aparece solo en personas de Asia, donde puede constituir hasta el 5% de sus genomas.

Durante mucho tiempo se pensó que los africanos no tenían ADN de neandertales o denisovanos, ya que los humanos antiguos adquirieron esos genes solo después de salir de África. Pero un estudio del 2020 detectó pequeñas cantidades de ADN neandertal en personas de ese continente, contrariamente a esa suposición de larga data. Probablemente provino de humanos que regresaron a casa, dicen los investigadores.

Los nuevos fósiles también han ayudado a completar la historia. En 2018, los científicos anunciaron en la revista Natureque habían encontrado restos pertenecientes a una joven que era un híbrido neandertal-denisovano. El espécimen, llamado “Denisova 11” tenía una madre neandertal y un padre denisovano, y vivió hace más de 50.000 años. El estudio permitió analizar el genoma perteneciente a cada progenitor, hallándose que el padre denisovano tenía algunos ancestros neandertales, pero eran de una población diferente a la su madre, es decir, se habían mezclado mucho antes. Más recientemente, en un artículo en Nature Ecology and Evolution de 2021, que analizó el ADN humano de tres individuos encontrados en la cueva de Bacho Kiro, en Bulgaria, y que data de hace unos 45.000 años, hallaron niveles altos de ascendencia neandertal y la mayor parte de ese ADN presentaba tramos extremadamente largos. Lo que significa que poseían entre cinco a siete generaciones de antepasados neandertales en sus árboles genealógicos. Un indicio de que los humanos modernos se propagaron por Europa y Asia, ocupando los territorios de los neandertales.

Los estudios de personas de ascendencia asiática y de las islas del Pacífico, incluso nuestros indígenas venezolanos, revelan la presencia de ADN denisovano en sus genomas. Los científicos creen que sus antepasados ​​se mezclaron con los denisovanos en algún momento, después de migrar a la región hace decenas de miles de años. Esos genes han demostrado ser beneficiosos en algunos casos. El análisis de una mandíbula de denisovano  encontrado en una cueva en lo alto de una meseta en el Tíbet, reveló que los tibetanos de hoy en día albergan un gen clave heredado, que permite a sus cuerpos lidiar mejor con los efectos de la altitud.

Los genes de los neandertales también se han relacionado con la forma en que nuestra piel reacciona a la luz ultravioleta, la depresión, las alergias, los infartos al miocardio y otras afecciones. Incluso a medida que aprendemos más sobre nuestra historia antigua y sobre los grupos de homínidos que permanecen con nosotros hoy a nivel genético, vale la pena recordar que no todo está escrito en piedra. Nuestra comprensión de muchas facetas de la historia humana ha cambiado en los últimos años, desde cuando dejamos África hasta cuántos grupos diferentes de humanos antiguos existían. Es posible que algo de lo que pensamos hoy no se mantenga a medida que salgan a la luz nuevas pruebas. Y una mayor investigación puede desenterrar dimensiones completamente nuevas de nuestro pasado.

Aunque sabemos que el ADN de los antiguos grupos de humanos vive en nosotros, todavía no podemos decir con certeza cuánto o de cuántos linajes proviene. Lo único seguro es que no hay una raza pura y que cada uno de nosotros es una mezcla única y especial.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Al tomar decisiones, ¿menos es más?

ESPECIALES · 25 SEPTIEMBRE, 2021

Qué pasa en la frontera sur de Estados Unidos

Texto por Ivan Reyes | @IvanEReyes

ESPECIALES · 4 SEPTIEMBRE, 2021

Salud sexual en Venezuela: guía para jóvenes

Texto por Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

ESPECIALES · 1 JULIO, 2021

Venezolanos en el Río Grande

Texto por Luz Mely Reyes | @LuzMelyReyes

ESPECIALES · 29 JUNIO, 2021

#PandemiaEnVenezuela

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 15 MARZO, 2021

#UnAñoDePandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 20 FEBRERO, 2021

Explosión Monagas

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

ESPECIALES · 4 FEBRERO, 2021

Cáncer en Venezuela

Texto por Mariana Souquett Gil | @nanasouquett

ESPECIALES · 7 NOVIEMBRE, 2020

INVESTIGACIÓN | Finanzas dispersas: el rompecabezas del Gobierno interino

Texto por Equipo de Investigación (*)

ESPECIALES · 5 JULIO, 2020

Civiles que hicieron historia

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

INVESTIGACIÓN | Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | 102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González | @twdecristina

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

INVESTIGACIÓN | Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 15 JULIO, 2020

INVESTIGACIÓN | Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación

Una nueva ronda de negociación se ha iniciado en México para abordar la particular situación de Venezuela. Un acuerdo social suscrito por las partes va a permitir reabrir el juego financiero para atender la difícil complejidad social del país. En medio de la desconfianza precedente y las aristas que han envuelto las posiciones en torno […]

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

Diciembre empieza recordándonos un grave problema de salud: el del VIH-SIDA, una de las pandemias más devastadoras en el último medio siglo. Según datos mundiales de ONUSIDA -el programa de Naciones Unidas para el SIDA-, desde los primeros casos de SIDA, hace casi 40 años, 40 millones de personas han muerto por esta causa y […]

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron

La OFAC extendió la licencia general 41 que autoriza a la multinacional petrolera Chevron a reiniciar sus operaciones de producción y exportación de crudo, el pasado 26 de noviembre. La licencia no permite realizar pagos de regalías o utilidades al gobierno nacional, PDVSA o empresas relacionadas, así como a personas u organizaciones vinculadas con Rusia. […]

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022 06:30

Tareas pendientes para proteger a los niños

¿Qué está pasando en el país?, ¿por qué tanta crueldad hacia los niños? El video de un niño siendo abusado por varias mujeres reavivó el sentimiento. El Fiscal General presentó un balance en el marco del 53° Aniversario del Ministerio Público que concluye que se han registrado un total de 1.494 casos de delitos de […]

OPINIÓN · 1 DICIEMBRE, 2022

Antiguos grupos de humanos viven en nosotros

Texto por Paulino Betancourt Figueroa | @p_betanco

Hace decenas de miles de años, la humanidad era mucho más diversa de lo que es ahora. Múltiples linajes de humanos vagaron por la Tierra, incluidos los neandertales y los denisovanos. Hoy, el Homo Sapiens es el último miembro superviviente de esa “tribu”. Pero los restos de esos humanos perdidos viven en nuestros genomas.

Los neandertales vagaban por las tierras de Europa y Oriente Medio. Su grupo hermano, los denisovanos, se extendían por Asia. Ahora sabemos que nuestros antepasados ​​se cruzaron tanto con neandertales como con denisovanos en varios momentos de nuestra historia, dejando fragmentos de ADN de ambos grupos. Los genes de los neandertales han estado implicados en una serie de rasgos biológicos en la actualidad, desde el reforzamiento del sistema inmunológico hasta nuestro cabello y piel.

En los últimos años, la investigación sobre la historia entrelazada de los humanos y nuestros primos homínidos, ha pintado una imagen cada vez más matizada de las interrelaciones entre los grupos. Los humanos probablemente se cruzaron con ambos linajes en múltiples ocasiones, lo que sugiere una compleja historia compartida. Tanto así, que los antropólogos aún no se ponen de acuerdo sobre si deberíamos llamar a los neandertales y a los denisovanos como especies separadas.

La investigación en humanos antiguos recibió un gran impulso hace una década, cuando los científicos secuenciaron por primera vez los genomas de neandertales y denisovanos, pudiendo compararlo con el Homo Sapiens. La evidencia reveló signos claros de mestizaje: el genoma humano puede contener tramos de ADN que coinciden fuertemente con los otros linajes.

Cierta evidencia incluso ha indicado que el material genético de linajes humanos aún no identificados, también podría vivir dentro de nuestros genomas. Los llamados “linajes fantasma” son visibles como débiles ecos en nuestros genes, pero aún no se han comparado con la evidencia física fósil. Un estudio reciente utilizó sofisticadas técnicas de modelado, para examinar los genomas y seleccionar genes de un homínido desconocido en los denisovanos. Algunos de esos genes, a su vez, se transmitieron a los humanos, aunque no se puede señalar quiénes eran esos ancestros.

Si bien sabemos que los humanos contienen ADN, tanto de neandertales como de denisovanos, las cantidades varían. Las personas cuyos antepasados ​​provienen de Europa y Asia recibieron aproximadamente el 2% de su ADN de los neandertales. El ADN denisovano, por el contrario, aparece solo en personas de Asia, donde puede constituir hasta el 5% de sus genomas.

Durante mucho tiempo se pensó que los africanos no tenían ADN de neandertales o denisovanos, ya que los humanos antiguos adquirieron esos genes solo después de salir de África. Pero un estudio del 2020 detectó pequeñas cantidades de ADN neandertal en personas de ese continente, contrariamente a esa suposición de larga data. Probablemente provino de humanos que regresaron a casa, dicen los investigadores.

Los nuevos fósiles también han ayudado a completar la historia. En 2018, los científicos anunciaron en la revista Natureque habían encontrado restos pertenecientes a una joven que era un híbrido neandertal-denisovano. El espécimen, llamado “Denisova 11” tenía una madre neandertal y un padre denisovano, y vivió hace más de 50.000 años. El estudio permitió analizar el genoma perteneciente a cada progenitor, hallándose que el padre denisovano tenía algunos ancestros neandertales, pero eran de una población diferente a la su madre, es decir, se habían mezclado mucho antes. Más recientemente, en un artículo en Nature Ecology and Evolution de 2021, que analizó el ADN humano de tres individuos encontrados en la cueva de Bacho Kiro, en Bulgaria, y que data de hace unos 45.000 años, hallaron niveles altos de ascendencia neandertal y la mayor parte de ese ADN presentaba tramos extremadamente largos. Lo que significa que poseían entre cinco a siete generaciones de antepasados neandertales en sus árboles genealógicos. Un indicio de que los humanos modernos se propagaron por Europa y Asia, ocupando los territorios de los neandertales.

Los estudios de personas de ascendencia asiática y de las islas del Pacífico, incluso nuestros indígenas venezolanos, revelan la presencia de ADN denisovano en sus genomas. Los científicos creen que sus antepasados ​​se mezclaron con los denisovanos en algún momento, después de migrar a la región hace decenas de miles de años. Esos genes han demostrado ser beneficiosos en algunos casos. El análisis de una mandíbula de denisovano  encontrado en una cueva en lo alto de una meseta en el Tíbet, reveló que los tibetanos de hoy en día albergan un gen clave heredado, que permite a sus cuerpos lidiar mejor con los efectos de la altitud.

Los genes de los neandertales también se han relacionado con la forma en que nuestra piel reacciona a la luz ultravioleta, la depresión, las alergias, los infartos al miocardio y otras afecciones. Incluso a medida que aprendemos más sobre nuestra historia antigua y sobre los grupos de homínidos que permanecen con nosotros hoy a nivel genético, vale la pena recordar que no todo está escrito en piedra. Nuestra comprensión de muchas facetas de la historia humana ha cambiado en los últimos años, desde cuando dejamos África hasta cuántos grupos diferentes de humanos antiguos existían. Es posible que algo de lo que pensamos hoy no se mantenga a medida que salgan a la luz nuevas pruebas. Y una mayor investigación puede desenterrar dimensiones completamente nuevas de nuestro pasado.

Aunque sabemos que el ADN de los antiguos grupos de humanos vive en nosotros, todavía no podemos decir con certeza cuánto o de cuántos linajes proviene. Lo único seguro es que no hay una raza pura y que cada uno de nosotros es una mezcla única y especial.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor: Al tomar decisiones, ¿menos es más?

¿Cómo valoras esta información?

6

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO

OPINIÓN · 4 DICIEMBRE, 2022 05:30

Venezuela en negociación

OPINIÓN · 3 DICIEMBRE, 2022 05:30

Hay que recordar al VIH-SIDA

OPINIÓN · 2 DICIEMBRE, 2022 06:30

Lo bueno y no tan bueno sobre Chevron