Albertico Limonta en Cerro Grande - Efecto Cocuyo

OPINIÓN · 25 ENERO, 2020 05:33

Albertico Limonta en Cerro Grande

Ver más de

Leoncio Barrios | @Leonciobarrios

¿Cómo valoras esta información?

21
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

“”

Dicen y desdicen en las redes comunicacionales que recién falleció Raúl Amundaray, uno de los grandes actores dramáticos de la televisión y teatro del siglo pasado en Venezuela.

Raúl Amundaray acaparó admiración, respeto y afecto del público básicamente porque no hizo de su vida privada un espectáculo; se limitó a hacerse valer por su cualidades histriónicas, su don de ser.  Murió el eterno Albertico Limonta, el de la telenovela El derecho de nacer, a pesar de los múltiples personajes que representara.

Raúl fue mi vecino en Cerro Grande, el primer superbloque que se construyó en Caracas, situado en El Valle, el antiguo Valle, no el que es ahora.  Sobre ese edificio escribí un libro de memorias aún no publicado. Cerro Grande, una mirada al inicio de la Modernidad en Caracas, se titula.  Raúl, muy posiblemente, nunca supo que fuimos vecinos. No tenía porqué.  Yo, sí y así lo refiero en el libro:

“Sin duda, nuestro vecino (en Cerro Grande) más famoso, más visto, más admirado, más codiciado por las mujeres, no solo en Caracas sino en el país, era Raúl Amundaray o Albertico Limonta, el protagonista de la popular novela El derecho de nacer cuando la llevaron a la televisión.  Raúl entraba al ascensor del edificio y las ocupantes querían que se quedara trancado. Él sonreía. Siempre sonreía”.

 

La muchacha de Cerro Grande que a Raúl Amundaray, no Albertico Limonta, más le gustaba en la vida real era Sarita. Eso se decía en el edificio. Era bonita, dulce, suave, sonriente. A pesar de eso no se le vio en los concursos de reina o madrina de los equipos de beisbol o bolas criollas del edificio, ella estudiaba Medicina. Una de las pocas muchachas vecinas que iba a la universidad. Raúl y Sarita eran lindos, según las señoras, las muchachas, en este caso, por envidia, no lo decían tanto de ella, pero sí, de él.  Al ascensor llegaban,  Sarita con sus libros de Anatomía fisiológica en el brazo y un suéter color pastel sobre sus hombros, y  Raúl, con bufanda de seda al cuello y zapatos de gamuza vinotinto, como los de los príncipes de cuentos de hadas. Por ese entonces, los hombres no usaban zapatos de colores y menos medio peludos pero mamá decía que él sí porque era artista y salía en televisión.

Un día, muy temprano, Sarita salió sonriente, como siempre, para la playa en su Ford Thunderbird verde claro y techo blanco, uno de los pocos carros de ese modelo que había en el país.  Nunca supe con quién fue de paseo pero con Raúl, no.  Al día siguiente, Sarita volvió al edificio en una urna blanca. Poco después, una grúa trajo el Ford Thunderbird verde claro con el parabrisas destrozado y el techo blanco aplastado y lo dejó en su puesto del estacionamiento.  Lo vi, desde el balcón, con mis ojos nublados.

Para enterrar a Sarita la vistieron de novia porque estaba lista para casarse con Raúl. Blanca, pero no radiante, iba la novia, como años después cantara Antonio Prieto.  El velorio fue en el apartamento 6-33, donde vivía ella con su mamá y toda novia debe salir de su casa con velo y corona.  Raúl, a pesar de ser hombre lloró mucho junto a las señoras del edificio. Yo, también. Calladito. Me gustaba mucho Sarita. Nunca se lo dije porque yo no podía aspirar a competir con Raúl pero la lloré como a una novia muerta.

Al día siguiente, el cortejo mortuorio bajó mucho más lentamente que otros cortejos por las escaleras del edificio, no porque se tratara de una novia sino por el gentío y el llanto colectivo que dificultaba el desplazamiento.

El Ford Thunderbird verde claro, ya sin techo blanco, quedó varios días más en el estacionamiento hasta que una grúa se lo llevó; dejando un gran vacío en todos, sobre todo en Raúl, o Albertico Limonta, y en mí, que yo sepa.”

Quizás, a Raúl le hubiera gustado conocer ese episodio narrado desde la memoria de un adolescente que después quiso hacer literatura. No hubo tiempo. Ojalá lo lea Teresita, su hermana, reina del carnaval de Cerro Grande en aquellos tiempos de esplendor. La recuerdo bonita, como las reinas de fantasía.  Sonriente como el hermano ya fuese en el papel de Albertico Limonta, el hijo de la vergüenza, del conde Drácula o, simplemente, cuando tomaba un ascensor, pasaba por un pasillo y decía buenos días.  Todo un señor.

Chapeu, aplausos, Raúl.  Si no te has muerto, mejor.

***

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores.

Del mismo autor

8 los primeros 8, ni uno más!

ESPECIALES · 14 ENERO, 2020

Metro Dirección Colapso

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

ESPECIALES · 17 DICIEMBRE, 2019

102 toneladas de droga esfumadas en manos del Estado

Texto por Cristina González

ESPECIALES · 16 DICIEMBRE, 2019

Vargas: Tragedia y olvido

Texto por Efecto Cocuyo

ESPECIALES · 22 OCTUBRE, 2019

Infancia de luto

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Parir y nacer en la Venezuela del hambre

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

ESPECIALES · 24 ENERO, 2019

Misses y santos

Texto por Ana Griffin y Reynaldo Mozo Zambrano

ESPECIALES · 28 MARZO, 2018

Arco Minero del Orinoco: crimen, corrupción y cianuro

Texto por Julett Pineda y Edgar López

ESPECIALES · 30 MAYO, 2019

El amargo cacao venezolano: entre el delito y el asedio oficial

Texto por Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24

OPINIÓN · 4 JUNIO, 2020 04:53

“El madurazo” trae más desigualdad

El autodenominado gobierno obrero, gobierna contra los obreros. Aumenta la miseria y agiganta la desigualdad social. Una característica de la política económica de Maduro en los dos últimos años es adoptar medidas pensando en quienes tienen algunos ingresos en dólares, ya sea por remesas o por honorarios y salarios. Resolvió, en buena parte, la escasez […]

OPINIÓN · 4 JUNIO, 2020 04:25

Riesgos en la red: pedofilia solo a un clic

Hemos planteado en este espacio cómo el confinamiento ha creado condiciones ideales para los abusadores sexuales en las casas y entornos cercanos a los niños, así como en las redes sociales. Mencionamos cómo algunas personas siguen pensando: “eso no ocurre aquí”, “eso le pasa a otras personas” o “pasa en otros tipos de familia”. La […]

OPINIÓN · 3 JUNIO, 2020 04:35

El mal manejo de las emociones también es una pandemia

He dado no menos de diez charlas en los últimos días sobre el manejo de las emociones durante la cuarentena. La llamo “Manejo de las corona-emociones” y han estado bastante concurridos por gente del ámbito organizacional, pero también particulares en busca de alguna recomendación sanadora. Como le decía a una amiga, los psicólogos nos estamos […]

OPINIÓN · 2 JUNIO, 2020 04:31

Los enemigos del pensamiento

Para escapar de una patética suerte, muchas personas escogen caminar en sentido inverso al que dictan las circunstancias. Es decir, como el “cangrejo”. Así que para evitar afrontar las contingencias que les depara la vida en su vaivén pendular, optan por encarar las vicisitudes. Sin medir o calcular los efectos que resultarían de la decisión […]