“Venite pa’ Texas”, donde casi nunca nieva (Crónica)

LA HUMANIDAD · 21 FEBRERO, 2021 11:47

Ver más de

Martín Ramos y Marcia Franco

Foto por Martín Ramos

¿Cómo valoras esta información?

19
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

Desde hace seis años, lo que una vez fue una ilusión de niño  (me disfrazaban de vaquero, cowboy, ranger) es una realidad.  Vivir en Texas, EE. UU.,  ha sido como cumplir un sueño.  Este estado sureño  tiene unas características muy parecidas al  Zulia, región al oeste de Venezuela, que me adoptó cuando me casé. Ambas son zonas fronterizas, tienen costas, tienen el petróleo como principal actividad económica y también, con algunas variaciones, tienen un clima cálido, con temperaturas que rondan los 34 grados celsius.

¿Se acuerdan de la célebre gaita zuliana: “Venite pa’ Maracaibo”?, algo así me sugirieron cuando decidí emigrar de Venezuela. “Múdate a Texas”. Lo hice al igual que muchos zulianos,  invitado por el clima, porque se habla español y porque es un buen lugar para iniciar una nueva vida.  

Todo esto que les comento es para llegar a un hecho histórico en Texas, cuyas consecuencias vamos a vivir por un largo tiempo así como nos pasó durante la llegada del huracán Harvey en agosto de 2017.

Desde el fin de semana de San Valentín o del Amor y la Amistad (13 y 14 de febrero) se comenzaban a recibir noticias de fuertes nevadas en algunas zonas al norte de Texas. Aunque ya todos sabíamos lo que venía pues el Servicio Nacional de Meteorología nos había dado sus pronósticos, no pudimos imaginar cómo sería.

El sábado 13 recibimos fotos, mensajes vía WhatsApp, de la llegada de las primeras nevadas de 2021. La vez anterior fue  en diciembre de 2017, cuando, por cierto,  tuve mi primer encuentro con ella. Cuando vivía en Venezuela nunca fui al parque Sierra Nevada, en Mérida, único lugar del país donde hay nieve y eso a más de 3 mil metros de altura.

La nevada paralizó a casi todo el estado y dejó amplias zonas sin electricidad

 En Austin, capital de Texas, los  niños   jugaban en la nieve, aparecían los “snowmen” y los ángeles creados por niños y adultos que cuando se acuestan en la nieve, mueven sus brazos y piernas.

Más al norte, donde están los grandes yacimientos de petróleo, la tormenta era más fuerte obligando a los trabajadores a detener los taladros, a paralizar las actividades.

Recibí un reporte desde esa zona. La nieve cubrió carreteras, la visibilidad era prácticamente nula, todos comenzaron a encerrarse en sus campamentos, las autoridades comenzaron a llamar a quedarse en casa, las vías se volvieron intransitables. Así estuvieron durante cuatro días que parecieron más.

La madrugada del lunes 15 de febrero, exactamente a las 5 de la mañana, hicimos el primer reporte con la nieve detrás de nosotros, un frío muy intenso, 15 minutos más tarde comenzamos a recibir noticias de nuestros familiares.  “Hey, no tengo electricidad “, “se me fue la luz”, “estamos arropados hasta la cabeza, todos en la misma cama”.

Seguía transcurriendo la mañana, la nieve variaba de intensidad, lo que seguía bajando era la temperatura. Texas: -12 grados centígrados con una sensación térmica de -16 . La cosa no pintaba bien pues nunca el termómetro había llegado tan bajo en esta región.

Antes del mediodía del lunes ya teníamos cifras: 2 millones de personas estaban reportando fallas en el servicio eléctrico. La explicación que dio la Comisión de Energía de Texas, fue el aumento de manera brusca de la demanda eléctrica por el uso de la calefacción. En principio serían cortes programados por sectores, eso no fue así.

Las líneas de transmisión se congelaron y lo que sería programado se convirtió en un apagón que en muchas zonas, las mantuvo sin servicio hasta 36 horas. En casi todo el territorio hubo fallas pues los que tenían el servicio, reportaban intermitencia. Todo esto fue generando un efecto cascada de cuyas consecuencias aún faltan días para solventar.

La caída del servicio eléctrico ha impactado la producción de alimentos, la distribución, y los servicios en general, que algunos apenas van recuperando.

Lo más lamentable de todo son las vidas que se perdieron durante esta situación. De acuerdo con la información de los cuerpos de seguridad de Houston, de las 21 personas fallecidas durante la tormenta, 2 fallecieron por inhalación de monóxido de carbono al quedarse dormidas dentro de sus vehículos, al buscar mantenerse calientes por no poder hacerlo en sus casas. El resto de las víctimas murieron por hipotermia al no poder llegar a los refugios que fueron habilitados.

A las fallas en el servicio eléctrico se sumó la escasez de agua potable

Se fue el agua 

La nevada del lunes se extendió con menor intensidad los siguientes días acompañada del fuertes lluvias y constantes bajas temperaturas.

A las fallas en el servicio eléctrico se sumó la escasez de agua potable. Las bajas temperaturas generaron el congelamiento y posterior explosión de tuberías, congelamiento de plantas procesadoras de agua por lo que las autoridades comenzaron a llamar a la población a hervir el agua para su consumo.

De acuerdo a los informes, más de 14 millones de personas fueron afectadas por la falta del vital líquido. Según el Censo del año 2010 esta cifra representa el 50% de la población del estado.

Aún esta situación no ha sido resuelta. Muchos hemos tenido que salir de nuestros hogares, muchos hemos tenido que usar envases y recipientes para bañarnos, usar platos y vasos desechables, hacer largas filas para surtir gasolina después de rodar por varias estaciones de servicio.

La nevada despertó también las disputas entre republicanos y demócratas

Nieve blanca, bandera blanca 

La situación inédita en Texas generada por la tormentas invernal, trajo consigo otros hechos que han movido al mundo político en Estados Unidos. Uno de los representantes del estado en el Senado está pasando por un momento donde su reconocida popularidad ha sido puesta en tela de juicio.

El senador republicano Ted Cruz, para muchos el próximo candidato presidencial, fue descubierto de vacaciones en Cancún, México; un paraíso costero, en plena crisis invernal. Ha dado explicaciones que ni vale la pena mencionar.

Este viaje de Ted Cruz y su familia, parafraseando un término del béisbol, “se la puso bombita” a sus opositores del lado Demócrata. La más joven representante en el senado, Alexandria Ocasio-Cortez, representante por Nueva York, viajó a Houston para unirse al operativo de repartición de agua potable y además llegó con $3 millones que recolectó para entregarlo a organizaciones benéficas que distribuyen alimentos y medicinas entre los más necesitados.

Pero el hecho que sorprendió a propios y extraños fue la conversación telefónica entre el presidente de Estados Unidos, el demócrata Joe Biden y el gobernador republicano pro Trump, Gregg Abbott, para notificarle que había aprobado la alarma de desastre para Texas.

Este es un procedimiento administrativo que permite a la Casa Blanca bajar recursos para atender la emergencia generada por esta tormenta invernal. Una decisión que, al menos por ahora, deja de lado los enfrentamientos entre ambos, por las órdenes ejecutivas firmadas sobre el ambiente y migración.

Muchas expectativas 

Las redes sociales han jugado un papel importante en la transmisión de las necesidades y vicisitudes que han y están viviendo los tejanos.

Los grupos de WhatsApp han estado más activos de lo normal. Hemos visto frases cómo “pensaba viajar a Colorado para que mis hijos jugaran en la nieve, ahora eso no será “. “Múdate a Texas me decían, allí no hace frío, nunca hay nieve. Mira cómo estamos”.

Las autoridades han aprovechado sus redes sociales para hacer transmisiones en vivo (Live en Instagram o YouTube son los más populares). Entre los más activos han sido la Juez del Condado Harris (incluye a Houston), Lina Hidalgo (@linahidalgotx) quien casi que dos veces al día informa a la comunidad lo que está pasando además de reiterar su llamado a mantenerse seguros.

Sylvester Turner (@sylvesterturner), alcalde de Houston, ha utilizado sus cuentas en Instagram y Facebook para informar la ubicación de los refugios, los sitios donde se puede acudir para recibir agua potable gratis.

Fuerza Texas 

Ya las bajas temperaturas se están despidiendo, el pronóstico señala que para la semana que comienza el 22 de febrero, el termómetro estará rondando los 25 grados centígrados.

Vienen días movidos pues los compromisos de pago de renta, electricidad, seguro, alimentos, no esperan, así que se tendrá que aplicar a los apoyos que han anunciado las autoridades para cumplir los compromisos. Lo que es un hecho es que de está, también saldremos adelante, nos levantaremos para demostrar de nuevo que “We are Strong state” (Somos un Estado Fuerte), tal como lo hicimos en 2017, Dios quiera que Astros, Rockets, Dinamo y Texans, nos premian arrancando en sus respectivas ligas. ¡De esta saldremos!