Una vez muertos, cabecillas de las megabandas son relevados - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 4 MAYO, 2016 11:30

Una vez muertos, cabecillas de las megabandas son relevados

Texto por Leidys Villarroel | @leidsvillarroel

Ver más de

Leidys Villarroel | @leidsvillarroel

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Diez megabandas delictivas comenzaron a marcar territorio en el país desde hace una década aproximadamente. En los estados Aragua, Guárico, Zulia, Anzoátegui, Miranda y Bolívar operan bandas delictivas compuestas por más de 50 integrantes. La banda de “El Juvenal” y “El tren de Aragua”, en Aragua; y la de “El Coqui”, en Caracas, además de “El tren del norte”, en el estado Zulia, son algunas de estas organizaciones criminales.

La banda de “El Picure” forma parte de estos grupos delictivos, pese a la muerte de su cabecilla, José Antonio Tovar Colina. “El hecho de que haya muerto la cabeza de esta banda, no quiere decir que esta desaparezca. Quizás pierda importancia, pero no quiere decir que se va a desintegrar”, afirma Luis Cedeño, sociólogo de Paz Activa.

“Probablemente va a haber un relevo en cuanto al liderazgo porque la estructura está ahí. Se creó a largo plazo”, explica Cedeño, quien agrega que ni esta, ni cualquier otra que opere en el país, será desarticulada fácilmente.

“La banda tradicional venezolana, que generalmente se encuentra en los sectores populares, trasciende a su líder cuando este muere, porque simplemente hay una persona queriendo asumir el liderazgo”, afirma.

Dijo que “a lo largo del tiempo se ha generado una alianza y una estructura organizativa entre las bandas del país, que garantiza su supervivencia”. Aseguró que “el Estado se dio cuenta de que estas bandas están a la par de las Fuerzas Armadas venezolanas, en cuanto a capacidad de movilización y de fuego”.

De acuerdo con Cedeño, “las Fuerzas Armadas se han conseguido con pequeñas milicias bien organizadas, con poder de fuego que pueden representar un contrapeso con las fuerzas regulares”.

Para julio de 2015, zonas claves de Venezuela eran controladas por megabandas que copiaron el sistema de jerarquía militar para delinquir desde el año anterior, detectado por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), según informe del Observatorio de Delito Organizado.

A estas, se unen las 51 bandas implicadas en crimen organizado, según reveló el Observatorio de Delito Organizado y la organización Paz Activa, en el informe de febrero de 2016.