ULA ha sido objeto de cuatro robos en lo que va de 2022

LA HUMANIDAD · 11 ENERO, 2022 21:27

Ver más de

Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Cuatro actos delictivos contra la Universidad de Los Andes (ULA) en lo que de 2022 dejan a esta casa de estudios sin electricidad, denunció este martes 11 de enero el Observatorio de Derechos Humanos del centro educativo universitario.

Las dos denuncias más recientes señalan que una parte de la Facultad de Ciencias y el Núcleo Alberto Adriani, ubicado en El Vigía, Mérida, quedaron a oscuras luego del vandalismo y hurto en su infraestructura.

Por una parte, robaron aproximadamente 200 metros de cables eléctricos N° 6 y 8 de la Escuela de Biología de la Facultad de Ciencias de la ULA, por lo que la fase que alimenta al área de Biología de dicha facultad quedó sin electricidad, afectando también el funcionamiento de un laboratorio que lleva a cabo investigaciones relacionadas con el covid-19.

Además, el Núcleo Universitario Alberto Adriani de la ULA quedó también sin electricidad debido a que se robaron los cables de las tranquillas. Los delincuentes también forzaron la reja del banco de transformadores y los desconectaron.

«A pesar que la última semana de diciembre se soldaron todas las tanquillas de electricidad, las rompieron para sacar todos los cables», detalló sobre el incidente la ONG Aula Abierta. 

Por su parte, entre el 8 y el 9 de enero de este año, robaron el techo del invernadero de la Facultad de Ciencias y también sustrajeron objetos en el Edificio de Matemáticas de esta casa de estudios, reseñó Aula Abierta.

Universidades Desmanteladas

El Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes (ULA) denunció que entre 1 de enero 2021 y el 22 de diciembre 2021 se contabilizaron 168 incidentes de seguridad en 14 instituciones universitarias venezolanas.

De estos 168 incidentes, 82 % de los casos corresponden a robos y hurtos, el 11% de los casos a actos de vandalismos y el 7 % a casos referentes a invasiones de espacios universitarios.

Este tipo de incidentes son atribuidos en parte al disminuido poder de decisión que tienen las universidades para mejorar sus sistema de vigilancia y protección, pues los bajos presupuestos que le son asignados por el Estado apenas alcanza para costear el sueldo de una pequeña partida de personal y otros gastos operativos.