Trabajadores de Fogade denuncian acoso laboral - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 29 ENERO, 2020 18:43

Trabajadores de Fogade denuncian acoso laboral

Texto por Isabella Reimí │@isabellareimi Fotos por Mairet Chourio

Ver más de

Isabella Reimí │@isabellareimi

¿Cómo valoras esta información?

3
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Trabajadores del Fondo de Protección Social de los Depósitos Bancarios (Fogade) protestaron contra el hostigamiento a la directiva del sindicato que los agrupa (Sutrabfogade). Este 29 de enero los trabajadores ofrecieron una rueda de prensa en  la Plaza El Venezolano para denunciar la insuficiencia salarial y el acoso a su dirigencia sindical.

“Sufrimos el desmejoramiento de beneficios, tales como las primas, beneficios estudiantiles para los trabajadores, plan de vivienda, así como el HCM”, enumeraron los trabajadores.

El secretario general de Sutrabfogade, William Prieto, denunció además el “despido indirecto” del que fue objeto por parte de la  gerente Miledy Galán, quien le notificó su cambio de cargo sin tomar en cuenta su cargo como dirigente sindical. Ya que Prieto se negó a acatar la medida, al día siguiente vigilantes de seguridad bloquearon el acceso a su puesto de trabajo.

De acuerdo con Prieto, mueven a los trabajadores a Recursos Humanos para después reportar que no han trabajado y despedirlos, lo cual lo considera como una represalia por su “lucha” sindical.

Además de los despidos, Sutrabfogade indicó que sus trabajadores y personal calificado constantemente renuncian, con la consecuente designación en los cargo a recién graduados, que tampoco tardan en renunciar.

Esto constituye “un riesgo de Estado”, aseguran los trabajadores, ya que Fogade es responsable  de la auditoría de las transacciones bancarias macroeconómicas en Venezuela.

También denunciaron que Arlen Piñate, presidenta de Fogade ha fulminado los “pocos beneficios” que tenían los trabajadores.

“Desde la llegada de Arlen Piñate a la presidencia de Fogade, las trabajadoras y los trabajadores hemos observado y vivido una actitud en nuestra contra y de nuestro sindicato”, señalan en un panfleto.

Arlen Piñate es hija del ministro del trabajo Eduardo Piñate y ahijada de Ramón Lobo Moreno, ministro de finanzas, por lo cual Prieto dijo que denunciarán a la “patrona” ante los organismos respectivos.

Millones gastados, más no en los trabajadores

Mientras que los trabajadores de Fogade a penas ganan salario mínimo y se reparten como beneficio un rollo de papel toilette entre seis personas al mes, Prieto señala que la gerencia ha gastado 66 millones de bolívares en el mantenimiento de treinta cuadros de Nicolás Maduro.

“El presidente Maduro se reivindica obrero mientras que en las instituciones nos someten a salarios precarios y además nos amedrentan una vez que alzamos nuestra voz”, dijo Prieto.

También dijo que los gerentes anuncian que van a remodelar pisos que no se encuentran en malas condiciones, en lugar de aumentar el salario de sus trabajadores. El único beneficio que reciben, según dicen, es una bolsa de comida, sin frecuencia fija, sin calidad y con una cantidad de alimentos que varía “según les de la gana”.

66 millones de bolívares invertidos en el mantenimiento de treinta cuadros de Nicolás Maduro

Jubilados hambrientos

Edgardo Mendoza, de 79 años es jubilado de Fogade y denunció en la protesta que los 364 jubilados y pensionados de la institución solo pueden adquirir el 0,5% de la canasta alimentaria familiar, que se sitúa en 27 millones de bolívares.

Para Rosa Méndez el deterioro de Fogade empezó desde el 2005 bajo la gestión de Jesús Caldera Infante. Poco después de que inició el declive, las directivas empezaron a implementar la misma operación con la que hoy en día amenazan y sobornan a sus empleados, ofreciendo lentes a cambio de no protestar, lo cual califica de una trampa.

 

Rosa Méndez, ingeniero jubilada de Fogade

Este también fue el caso de Alfredo Guzmán, un sindicalista con problemas de vista, recientemente sobornado con dejar la lucha sindical a cambio de un par de lentes. Guzmán rechazó la oferta.

“Acá hemos dejado nuestra vista, por todos los números que teníamos que ver en la computadora, pero es preferible ser ciego de vista que ser ciego moral”, dijo.