“Tickets por aquí y tarjetas por allá”, torniquetes operan a medias a un mes del cobro en el Metro

LA HUMANIDAD · 14 OCTUBRE, 2018 21:21

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Al cumplirse un mes de que el Metro de Caracas retomó el cobro del pasaje, las fallas en los torniquetes y máquinas dispensadoras, así como la escasez de personal capacitado, ocasionan que más de un usuario tenga, aún, acceso libre al sistema subterráneo en algún momento del día.

Debido a que no todos los torniquetes están homologados al nuevo sistema ni aceptan todas las modalidades de pago, los milicianos se ven obligados a gritar instrucciones como “tickets por aquí”, “tarjetas por allá”, “tercera edad por este lado”, para guiar a los usuarios que por meses usaron gratis el Metro.

Su labor también incluye ordenar las filas frente a las casetas y recoger los tickets de las personas que pasan por los torniquetes libres y lanzarlos a una caja de cartón en el piso.

“Ayer vine y el miliciano me rompió el ticket que había intentado meter en otro torniquete y no pasó. Hoy, solo lo recogió y los está acumulando en la mano. Otro día vine a la 1:30 pm y estaba libre el acceso y la puerta de servicio“, expresó Ingrid Pérez el pasado jueves 11 de octubre, en la estación de Chacaíto.

En La Hoyada, uno de los miembros de la Milicia Bolivariana aseguró que los tickets simples se rompen para evitar que “los malamañosos” puedan revenderlos fuera del Metro.

Venta a medias

De seis estaciones de la Línea 1 que visitó Efecto Cocuyo el pasado jueves 11 de octubre, cinco tenían solo una caseta operativa de las dos instaladas para la venta de boletos. En la estación de Propatria, mientras en un acceso tres milicianas controlaban el paso, al otro extremo la caseta estaba a oscuras y la puerta de servicio abierta de par en par.

Durante el recorrido por Propatria, Caño Amarillo, La Hoyada, Plaza Venezuela, Chacaíto y Altamira se observaron filas de entre tres y 20 personas para adquirir boletos. Sin embargo, solo en una de las seis estaciones, existía la opción de comprar las metrotarjetas de cartón y de plástico. Estas últimas también sirven para el Metrobús.

Un empleado de Caño Amarillo dijo que ahí las metrotarjetas de plástico “nunca llegaron”, mientras que en Chacaíto indicaron que, al mediodía, ya se habían acabado. Un operador del Metro, que prefirió no ser identificado, afirmó que la escasez se debe a que solo emitieron 150 mil tarjetas en esta primera fase.

Fotos: @vickyfermin