Terminales de Caracas con baja afluencia de pasajeros a mediados de diciembre 

LA HUMANIDAD · 16 DICIEMBRE, 2021 16:51

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

Foto por Mairet Chourio (@mairetchourio)

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Diciembre trae consigo una corta temporada de viajes en Venezuela, especialmente de familias que buscan reunirse para celebrar las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Es el mes de mayor aglomeración en centros de transporte. Sin embargo, para este martes, en los terminales de Caracas se registra baja afluencia de usuarios en comparación con años anteriores. 

«La gente va a empezar a viajar para después del 20 de diciembre. Es cuando la mayoría sale, luego vuelven en enero. Ahorita se ven personas, pero no es como antes de la pandemia, que se hacían esas colas grandes y había que ordenarlas», indicó una de las encargadas de taquilla del Terminal La Bandera, uno de los más concurridos de la capital venezolana, ubicado al oeste de la ciudad.

Terminales de Caracas con baja afluencia de pasajeros a mediados de diciembre 
La afluencia de personas es baja en La Bandera

Aunque hay cierto movimiento de personas y unidades, la poca demanda causa que algunos viajes tarden en comenzar. Este 16 de diciembre, Loreidys Gómez compró un boleto para ir hasta San Felipe, en el estado Yaracuy, a 280 kilómetros de Caracas. Sin embargo, tuvo que esperar desde las 9:00 de la mañana a que el autobús se llenara; solo había otras cinco personas en la lista de pasajeros.

«Llevo más de una hora aquí. A uno se le descuadra todo. Yo tenía una hora estimada de llegada y ahora ni sé. Me vine para acá porque por irse en un carro particular son más de 50 dólares. Pagué 10 aquí en el terminal», contó a Efecto Cocuyo

En la línea estatal Sitssa es donde más personas hay en la búsqueda de boletos

De las 16 líneas funcionando, la que recibía mayor demanda era Sitssa, de propiedad estatal. Era la única con una fila de más de diez personas. El motivo son los precios del ticket de viaje, más económicos que en líneas privadas. Por ejemplo, viajar en Expresos Los Llanos hasta San Cristóbal, estado Táchira, cuesta 40 dólares mientras que en Sitssa el costo del mismo pasaje es de 21 dólares o su equivalente en bolívares. 

Terminales de Caracas con baja afluencia de pasajeros a mediados de diciembre 
Vendedores esperan que aumente el número de personas a partir de este 20 de diciembre

«Revive» el transporte extraurbano

Aunque hay baja afluencia, el transporte extraurbano ha experimentado un aumento en su operatividad. Está funcionando al 60% de su capacidad para diciembre de 2021, según José Luis Trocel, secretario del Comando Intergremial de Transporte.

«Se debe a tres razones importantes: la flexibilización, la mejora de la distribución de combustible y la reincorporación de compañeros, que sacaron unidades que tenían paradas durante la pandemia. Esas tres cosas han permitido que hayan bastante unidades disponibles para los usuarios», explicó a Efecto Cocuyo

Sin embargo, aclaró que hay poca recepción y que no se realizan tantos viajes. No espera un aumento desmedido para Navidad, porque a estas fechas (en años anteriores) ya podía estimarse el flujo de pasajeros, debido a que los terminales se encontraban abarrotados. 

Para Fernando Mora, director de la Cámara Venezolana de Empresas del Transporte Extraurbano, el auge de pasajeros podría incrementarse para este fin de semana. 

«El diciembre pasado fue un desastre desde el punto de vista financiero, en este mes hemos registrado por lo menos el doble. Lo que queremos es que la gente sepa que hay unidades que se han incorporado al servicio. Por lo que es necesario dirigirse a los terminales y no dejarse engañar por páginas de Internet que doblan los precios», indicó Mora.

Terminales de Caracas con baja afluencia de pasajeros a mediados de diciembre 
Los pasajes están dolarizados

Precios dolarizados que pocos pueden pagar

Un venezolano necesita diez sueldos mínimos para costear un solo viaje de ida a Mérida, en Sitssa. Mientras el salario se ubica en 10 bolívares (2 dólares aproximados al cambio), el pasaje al estado andino se encuentra fijado en 92 bolívares o 20 dólares estimados. 

Carmen Acosta, de 75 años de edad, y su esposo no contaban con el dinero suficiente para devolverse a Yaracuy desde La Bandera, este 16 de diciembre. La línea estatal decidió exonerar un porcentaje del pasaje de ambos, por pertenecer a la tercera edad. En total, debían cancelar 8 dólares.

«Hoy no lo tenemos completo. Es que esto es muy caro y no nos alcanza. Yo tengo que venir a Caracas a buscar medicamentos para mi diabetes porque tengo tratamiento de por vida. Cuando nos venimos mi esposo y yo pedimos cola. No pagamos. Pero para regresar es el problema, porque ahora todos son dólares», dijo Acosta. 

La precaria situación económica venezolana es una de las razones del poco flujo de usuarios en los terminales terrestres, según los gremios del transporte. Algunos de los destinos más demandados son Lara, Valencia, Táchira y Anzoátegui. 

En terminales privados como el de Occidente, el número de usuarios es incluso menor que en La Bandera. Los pocos que se encuentran esperando van hacia Barinas y Táchira. No se realizarán viajes hasta Trujillo, porque la lista de pasajeros no suele pasar de cuatro personas. Solo tres taquillas funcionan adentro y no hay cafetines abiertos. 

Por otro lado, en el terminal de Rodovías, ubicado en Colegio de Ingenieros, el flujo es mayor que en diciembre de 2020, pero hay unidades que se van con poco más de una decena de pasajeros. Atrás quedaron las medidas de bioseguridad: una vez dentro del bus, las personas se quitan el tapabocas o lo dejan en la barbilla, a pesar de que se han reportado 439.935 contagios de COVID-19 a nivel nacional. 

El transporte «pirata» baja sus costos

En 2020, con la suspensión del transporte entre estados, en Venezuela prosperó el negocio de los vehículos piratas y particulares que ofrecían traslados a precios exorbitantes, justificándose en los precios del combustible. No obstante, con la flexibilización y la operatividad de los terminales a finales de 2021, se han visto obligados a bajar los costos, aunque las cifras sigan siendo elevadas para el bolsillo del venezolano.

Por ejemplo, mientras ir a Maracaibo en un auto pirata costaba 140 dólares (en junio de 2020) ahora la misma ruta se cobra en 100 dólares en efectivo. En los terminales, el boleto tiene un precio de 30 dólares. 

Respecto a ello, Mora indica que la modalidad pirata sigue siendo una problemática para los gremios de transporte y para los pasajeros, quienes, bajo el desconocimiento, están en riesgo de pagar incluso cuatro veces más el monto de un pasaje. 

«No hay escasez de pasajes. Los usuarios no se deben dejar engañar. Si desea viajar, debe dirigirse siempre al terminal y escoger la línea de su preferencia. Actualmente no necesitas más que la cédula de identidad si eres mayor de 18 años», puntualizó Mora.