“Solo voy a comprar un cuaderno”, padres preocupados por precios de útiles escolares

LA HUMANIDAD · 27 SEPTIEMBRE, 2021 10:27

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Al menos 35 dólares debe desembolsar un padre venezolano para cubrir la totalidad de una lista de útiles escolares de primaria en septiembre de 2021. En el caso de secundaria, el precio final de los materiales se encuentra entre los 25 y 30 dólares.

Considerando que el sueldo mínimo venezolano es de 10.000.000,00 de bolívares (2,50 dólares aproximados), comprar lo necesario para el regreso a clases presenciales se ha vuelto una tarea preocupante, en especial para aquellos que tienen más de un niño o adolescente en casa. 

Yurima Espinoza es una representante a quien el retorno a las aulas le genera estrés. Trabaja como comerciante en Petare y tiene cuatro niños: uno en primer grado, el siguiente en tercero, una niña en sexto grado y el mayor en tercer año de secundaria. 

“Al grande solo voy a comprarle un cuaderno de esos tipo libreta y un lápiz. Él tiene algunas cosas de años anteriores que puede utilizar. Los pequeños no. Me crecieron y tengo que comprarles uniformes también. No sé ni de donde voy a sacar la plata. Calculo que son como 100 dólares por debajito. Eso no lo gano ni en dos semanas de trabajo”, dijo a Efecto Cocuyo. 

Con el anuncio de Nicolás Maduro de abrir las escuelas en octubre, unos 10 millones de estudiantes venezolanos volverán a los planteles. Según la dirigente sindical Raquel Figueroa, 95 % de estos sitios a nivel nacional no están acondicionados para recibir a los alumnos. Pero a los padres venezolanos no les inquieta tanto la infraestructura como los costos de uniformes, insumos, transporte, tapabocas y gel antibacterial que necesitan para enviar a los jóvenes a los colegios y liceos en pocos días. 

Precios de útiles escolares y uniformes para septiembre de 2021

Los precios de los útiles escolares comenzaron a subir paulatinamente luego de que se anunció la proximidad de las clases presenciales. Algunas ferias escolares abrieron en sitios como Chacaíto o Sabana Grande, con menos ruido que en años anteriores. 

Frente a la precariedad económica y la búsqueda de ofertas de parte de los compradores, los vendedores han optado por ofrecer combos a costos ligeramente más económicos que si se adquirieran los materiales por separado. Por ejemplo, cobran 6 dólares por un par de cuadernos, un sacapuntas, una goma de borrar, una caja de colores y un juego de geometría. 

Los comerciantes han asegurado que gran parte de la mercancía es la que sobró del 2020, donde la venta de útiles escolares se redujo debido a que los niños estudiaron desde casa. 

"Solo voy a comprarle un cuaderno", padres venezolanos se preocupan por precios de útiles escolares

Igualmente, los padres buscan otras opciones. Por ejemplo, las tiendas online o las ventas ambulantes en las calles. Hay quien ingresa en el sistema de Metro de Caracas con una docena de libretas delgadas en las manos y las ofrece por un dólar la unidad. 

Otros prefieren reutilizar materiales de años anteriores. Ricardo Maitán decidió reciclar su cuaderno de matemáticas de cuarto año de bachillerato. Simplemente arrancó veinte de las hojas rayadas y dibujó una nueva portada. Así se ahorró la compra, aunque sabe que en el liceo en el que estudia, el José Cortes Madariaga, no le exigen a los alumnos contar con un cuaderno para cada materia debido a la crisis económica venezolana. 

¿Qué pedirán las escuelas a los padres?  

Algunas escuelas han decidido no pedir más que lo necesario a padres y representantes para que los jóvenes comiencen el año escolar. Sin embargo, en las listas de útiles escolares van incluidos el gel antibacterial, alcohol y jabón líquido para lavarse las manos. Esto se debe a que, hasta el momento, el Ministerio de Educación no ha dotado de material de bioseguridad a varios planteles públicos a nivel nacional. 

Por ejemplo, en la escuela Jesús Maestro de la red de Fe y Alegría, la lista cubre lo esencial: cuadernos, lápices, colores, sacapuntas, portalápices y un block de papel lustrillo. Según Dai Uzcatia, maestra de preescolar, cada niño debe llevar sus insumos de bioseguridad personalizados con su nombre y apellido. Esto es: tapabocas, una botella pequeña o mediana con alcohol, otra botella con gel antibacterial y otra con jabón líquido. 

Centros educativos planean cómo volver a las aulas el 4 de octubre

“No vamos a pedir un litro de cada cosa. Sino un poquito: lo suficiente para que los niños puedan desinfectarse las manos mientras estén en el salón. Lo que pasa es que el Ministerio no está dotando de nada y cada escuela debe autogestionarse”, indicó a Efecto Cocuyo

Otros colegios piden material de limpieza para los salones, como cloro o desinfectante de suelos. Algunos docentes les dicen a los representantes que deben llevar rollos de toallas de papel. Sin embargo, la mayoría solo les exigen que los estudiantes lleven sus propios pañuelos para secarse las manos, debidamente identificados con los nombres. 

Reciclar uniformes 

En algunas familias venezolanas, los niños heredarán los uniformes de sus hermanos o primos para octubre de 2021. Sucederá sobre todo en los grupos familiares más vulnerables o con pocas posibilidades de comprar camisas o pantalones nuevos.

De acuerdo con la Encuesta de Condiciones de Vida en Venezuela 2019-2020 (Encovi) realizada por la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) el año pasado, 96,2 % de los hogares reportaron pobreza por ingresos, mientras que 79,3 % estaban en pobreza extrema. La pandemia del coronavirus no ha ayudado a cambiar positivamente las cifras, por lo que algunas madres buscan reciclar uniformes o intercambiarlos para poder enviar a sus hijos al colegio. 

Laura Oliveros vive en Caucagüita y asegura que su comunidad de vecinos creó un grupo de WhatsApp donde se intercambian desde pantalones hasta zapatos deportivos y chemise de bachillerato. 

“Mi hija mayor se graduó de bachiller antes de la pandemia. Pero yo le dije que no rayara una de las camisas ni se dejara anotar nada, porque eso podía servir en un futuro. Ahora le dimos esa camisa beige a una vecinita que está entrando a cuarto año”, explicó Oliveros. Se refiere a la costumbre venezolana que tienen los jóvenes de rayarse las camisas del uniforme con mensajes de despedida cuando terminan la etapa secundaria. 

En Chacaíto y Sabana Grande, en la ciudad capital de Caracas, una chemise sencilla (azul o beige) puede costar desde los 5 a los 8 dólares. Mientras tanto, los pantalones se comercializan entre los 10 y 15 dólares. Los monos se venden desde los 6 dólares y los zapatos tipo escolares superan los 25 dólares, que se pueden pagar en efectivo o al cambio en bolívares. 

Pasajes y transporte público

En la actualidad, los transportistas cobran un mínimo de 700.000,00 bolívares (dependiendo de la ruta) para trasladar a las personas. Habitualmente, en Caracas pueden cobrar 1.000.000,00 de bolívares o más.

Si un niño o adolescente necesitara trasladarse todos los días en autobús de ida y vuelta a su casa, gastaría un aproximado de 5 dólares mensuales al cambio, solo acudiendo al colegio en semanas flexibles. El monto supera el salario mínimo venezolano de 2,50 dólares. 

El tema del pasaje para los jóvenes ya ha sido discutido con anterioridad este año. El 17 de agosto abrió el Registro Nacional de VeTicket en Distrito Capital, Aragua, Carabobo y Miranda, para los alumnos venezolanos. Según informó la vicepresidenta Delcy Rodríguez, el subsidio del pago del pasaje estudiantil en Venezuela se realizará a través de esta plataforma digital asociada al Sistema Patria.

Digitalización del pasaje estudiantil: entre el optimismo y el escepticismo

Los choferes han mostrado escepticismo sobre este nuevo método para digitalizar el pasaje estudiantil. De acuerdo con el vicepresidente del Bloque de Transportistas del Oeste de Caracas, Braulio Cedeño, aún hay deudas pendientes del periodo 2016-2017 que el Estado no ha saldado. 

Además de ello, la crisis de transporte público se ha agudizado debido a la falta de gasolina, gasoil y repuestos. En la actualidad, solo está operando 15 % de las unidades que deberían trabajar, según indicó José Luis Trocel, secretario del Comando Intergremial de Transporte y presidente del Frente Unido del Transporte del estado Aragua. Los más afectados en el nuevo año escolar serán los alumnos que vivan lejos de sus planteles. 

Finalmente, el regreso a clases está a la vuelta de la esquina, pero el país no está debidamente preparado para enviar a 10 millones de jóvenes de regreso a las aulas. Familias enteras reciben remesas del exterior o intentan reinventarse para la llegada de octubre, cada vez más próxima. La lista de útiles escolares mantiene a muchos sacando más cuentas de que costumbre.