Síndrome del burnout: claves y métodos para no «quemarse» en pandemia

LA HUMANIDAD · 20 ABRIL, 2021 09:10

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

20
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Llegó la pandemia y la vida personal y profesional se confinó en una misma caja: el hogar. Para muchas personas, implicó un reto que aún hoy, 13 meses después de la llegada del COVID-19 al país, es difícil de manejar.

Estos cambios de estilo de vida pueden producir agotamiento, dificultades para conciliar el sueño y más; síntomas típicos del síndrome del burnout (o quemado): un trastorno similar a la ansiedad pero focalizado en el ámbito laboral.

«El burn-out (que se traduce como quemado) es un trastorno emocional muy parecido a la ansiedad, causado por el trabajo y el estilo de vida del trabajador. (…) Hay empresas que son altamente estresantes, que el ambiente de trabajo no es bueno, pero cuando el trabajo se traslada a la casa, genera ansiedad porque no había planes de teletrabajo«, explicó la psicóloga clínica y social, Yorelis Acosta, en entrevista con Efecto Cocuyo

Al inicio de la coyuntura sanitaria, los cambios se dieron de forma muy violenta. Por tanto, muy pocas personas contaban con condiciones estructurales para trabajar desde casa, como una buena silla y servicio de internet. A juicio de Acosta, allí es donde empiezan a generarse incomodidades. 

Este contexto, continuó Acosta, planteó la necesidad buscar maneras de organizar el tiempo en función de seguir haciendo vida normal. Sin embargo, para quienes tienen otras responsabilidades en casa, como es el caso de los padres y madres, implica un reto mayor. 

Aprender a leer al cuerpo

El síndrome del burn-out comparte síntomas físicos y psicológicos comunes en la ansiedad (estado mental caracterizado por la angustia). Sin embargo, se pueden manifestar de forma muy variada. Sentirse menos creativo o muy abrumado, cuestionarse habilidades propias, insomnio, agotamiento, irritabilidad, frecuentar el «discurso de queja» y sentir cierto rechazo por el trabajo son algunas de las manifestaciones típicas según la psicóloga. 

«Atento a las señales que te manda el cuerpo y la mente. Te puedo decir ‘no me puedo concentrar’. Todos esos elementos dicen a la persona que hay una alteración psicológica», comentó. 

Algunas prácticas que pueden útiles para los trabajadores y padres, en función de afrontar la pandemia y no «quemarse» en el intento. Establecer horarios, preparar el almuerzo temprano y luego sentarse a hacer el trabajo son algunos. De esa manera se pueden evitar las interrupciones durante el día, eludir las tareas simultáneas y cumplir con el horario de trabajo como cualquier día normal. 

También pueden incluir en su rutina tiempos de descanso en medio de las jornadas laborales, alguna actividad física u otra práctica que ayude a bajar la ansiedad. 

Uno de cada cinco trabajadores de la salud tiene síntomas de depresión, alerta la OPS

Para las empresas, recomendó abrir canales de atención psicológica para sus trabajadores y espacios de comunicación, «no esperes a que el trabajador te diga». También ayuda dar información sobre el teletrabajo en su web y abrir conversaciones sobre salud mental. 

Responsabilidad compartida 

Para la gestora de proyectos editoriales y autora con publicaciones enfocadas en teletrabajo, Elena Bazán, existe una responsabilidad compartida en términos de quién o qué genera el burnout. Si bien la exigencia laboral es en ocasiones «exagerada», también las personas son responsables de llegar a ese punto. Puede ser un estado causado por el trabajo o por problemas personales. 

«Cuando comenzamos a identificar, porque hay focos rojos, y los ignoramos, ahí nos estamos equivocando. Entonces hay una responsabilidad compartida entre el patrón y el trabajador», señaló Bazán.

Agregó que este año de pandemia, se ha comprobado que cada persona cumple muchos roles en diferentes contextos (colega, hermano o hermana, padre o madre, etc), por tanto, cuando no estamos emocionalmente equilibrados, se refleja en el trabajo.  

Acoplar la jornada a la vida

Para Bazán, la clave para ser productivo en este u otros contextos se resume en una palabra: límites. Acordar un horario laboral «coherente» y aclarar cuáles son las labores que corresponden es esencial para mantener límites sanos y ser productivos sin estresarse.

«Solamente, si sabes qué tienes que hacer, cuándo lo tienes que entregar y de qué manera, vas a ser productivo. (…) Eso es muy importante: no te pueden exigir algo que no está previamente acordado y eso es algo que pasa mucho en este teletrabajo». 

El segundo límite aplica con nosotros mismos: respetar los horarios propios. Señaló que si bien existe la idea de que ser un buen trabajador significa estar siempre disponible, ese no es un esquema sano. «Si tú contestas un mensaje de trabajo, una llamada o lo que sea a las diez de la noche mientras estás cenando con su familia, es tu error. No es tu jefe que te llama, eres tú qué no pones tus propios límites«, señaló.  

Invertir en el espacio de trabajo también puede favorecer la productividad: una buena silla, mejores audífonos, decoración u otros elementos que faciliten la jornada y hagan sentir a la persona más cómoda. Además es importante que los jefes o directivos capaciten a su personal para trabajar desde casa. 

Consejos para líderes de equipo

Si ya el síndrome del burnout tocó la puerta y afecta la productividad, hay trabajo por hacer. Bazán recomendó desconectarse al 100%, tratar de buscar las causas, ya sea que se produzca por la dinámica laboral o dificultades personales, y pedir ayuda.  

En el caso de los líderes de equipos, mencionó que es importante tener en cuenta el concepto de empatía al momento de analizar si sus trabajadores están padeciendo el síndrome.  

«Tener burnout no significa que seas un mal empleado o un mal jefe, significa que estás pasando un momento complicado. A veces nos estigmatizamos mucho». 

 

LA HUMANIDAD · 27 NOVIEMBRE, 2022

Síndrome del burnout: claves y métodos para no «quemarse» en pandemia

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Llegó la pandemia y la vida personal y profesional se confinó en una misma caja: el hogar. Para muchas personas, implicó un reto que aún hoy, 13 meses después de la llegada del COVID-19 al país, es difícil de manejar.

Estos cambios de estilo de vida pueden producir agotamiento, dificultades para conciliar el sueño y más; síntomas típicos del síndrome del burnout (o quemado): un trastorno similar a la ansiedad pero focalizado en el ámbito laboral.

«El burn-out (que se traduce como quemado) es un trastorno emocional muy parecido a la ansiedad, causado por el trabajo y el estilo de vida del trabajador. (…) Hay empresas que son altamente estresantes, que el ambiente de trabajo no es bueno, pero cuando el trabajo se traslada a la casa, genera ansiedad porque no había planes de teletrabajo«, explicó la psicóloga clínica y social, Yorelis Acosta, en entrevista con Efecto Cocuyo

Al inicio de la coyuntura sanitaria, los cambios se dieron de forma muy violenta. Por tanto, muy pocas personas contaban con condiciones estructurales para trabajar desde casa, como una buena silla y servicio de internet. A juicio de Acosta, allí es donde empiezan a generarse incomodidades. 

Este contexto, continuó Acosta, planteó la necesidad buscar maneras de organizar el tiempo en función de seguir haciendo vida normal. Sin embargo, para quienes tienen otras responsabilidades en casa, como es el caso de los padres y madres, implica un reto mayor. 

Aprender a leer al cuerpo

El síndrome del burn-out comparte síntomas físicos y psicológicos comunes en la ansiedad (estado mental caracterizado por la angustia). Sin embargo, se pueden manifestar de forma muy variada. Sentirse menos creativo o muy abrumado, cuestionarse habilidades propias, insomnio, agotamiento, irritabilidad, frecuentar el «discurso de queja» y sentir cierto rechazo por el trabajo son algunas de las manifestaciones típicas según la psicóloga. 

«Atento a las señales que te manda el cuerpo y la mente. Te puedo decir ‘no me puedo concentrar’. Todos esos elementos dicen a la persona que hay una alteración psicológica», comentó. 

Algunas prácticas que pueden útiles para los trabajadores y padres, en función de afrontar la pandemia y no «quemarse» en el intento. Establecer horarios, preparar el almuerzo temprano y luego sentarse a hacer el trabajo son algunos. De esa manera se pueden evitar las interrupciones durante el día, eludir las tareas simultáneas y cumplir con el horario de trabajo como cualquier día normal. 

También pueden incluir en su rutina tiempos de descanso en medio de las jornadas laborales, alguna actividad física u otra práctica que ayude a bajar la ansiedad. 

Uno de cada cinco trabajadores de la salud tiene síntomas de depresión, alerta la OPS

Para las empresas, recomendó abrir canales de atención psicológica para sus trabajadores y espacios de comunicación, «no esperes a que el trabajador te diga». También ayuda dar información sobre el teletrabajo en su web y abrir conversaciones sobre salud mental. 

Responsabilidad compartida 

Para la gestora de proyectos editoriales y autora con publicaciones enfocadas en teletrabajo, Elena Bazán, existe una responsabilidad compartida en términos de quién o qué genera el burnout. Si bien la exigencia laboral es en ocasiones «exagerada», también las personas son responsables de llegar a ese punto. Puede ser un estado causado por el trabajo o por problemas personales. 

«Cuando comenzamos a identificar, porque hay focos rojos, y los ignoramos, ahí nos estamos equivocando. Entonces hay una responsabilidad compartida entre el patrón y el trabajador», señaló Bazán.

Agregó que este año de pandemia, se ha comprobado que cada persona cumple muchos roles en diferentes contextos (colega, hermano o hermana, padre o madre, etc), por tanto, cuando no estamos emocionalmente equilibrados, se refleja en el trabajo.  

Acoplar la jornada a la vida

Para Bazán, la clave para ser productivo en este u otros contextos se resume en una palabra: límites. Acordar un horario laboral «coherente» y aclarar cuáles son las labores que corresponden es esencial para mantener límites sanos y ser productivos sin estresarse.

«Solamente, si sabes qué tienes que hacer, cuándo lo tienes que entregar y de qué manera, vas a ser productivo. (…) Eso es muy importante: no te pueden exigir algo que no está previamente acordado y eso es algo que pasa mucho en este teletrabajo». 

El segundo límite aplica con nosotros mismos: respetar los horarios propios. Señaló que si bien existe la idea de que ser un buen trabajador significa estar siempre disponible, ese no es un esquema sano. «Si tú contestas un mensaje de trabajo, una llamada o lo que sea a las diez de la noche mientras estás cenando con su familia, es tu error. No es tu jefe que te llama, eres tú qué no pones tus propios límites«, señaló.  

Invertir en el espacio de trabajo también puede favorecer la productividad: una buena silla, mejores audífonos, decoración u otros elementos que faciliten la jornada y hagan sentir a la persona más cómoda. Además es importante que los jefes o directivos capaciten a su personal para trabajar desde casa. 

Consejos para líderes de equipo

Si ya el síndrome del burnout tocó la puerta y afecta la productividad, hay trabajo por hacer. Bazán recomendó desconectarse al 100%, tratar de buscar las causas, ya sea que se produzca por la dinámica laboral o dificultades personales, y pedir ayuda.  

En el caso de los líderes de equipos, mencionó que es importante tener en cuenta el concepto de empatía al momento de analizar si sus trabajadores están padeciendo el síndrome.  

«Tener burnout no significa que seas un mal empleado o un mal jefe, significa que estás pasando un momento complicado. A veces nos estigmatizamos mucho». 

 

¿Cómo valoras esta información?

20

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO