Rufo quiere cantar rap

LA HUMANIDAD · 7 DICIEMBRE, 2019 18:31

Rufo quiere cantar rap

Texto por Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo Fotos por Rafael Urdaneta

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo

¿Cómo valoras esta información?

20
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Rufo Chacón quiere ser músico. Ese es su deseo, su nueva meta.  Aunque admite que tiene que mejorar su dicción, y ampliar su vocabulario, espera convertirse en un gran exponente de sus géneros musicales favoritos: el rap y hip hop. Ese es su sueño desde niño, y hoy,  7 de diciembre de 2019, día de su cumpleaños número 17, lo ratifica con mayor fervor: “Yo seré un cantante de rap”.

Rufo es un muchacho de tez blanca, conocido por toda Venezuela al ser una de las miles de víctimas de violación de derechos humanos en el país. A pesar de esa carga, no le gusta revictimirsarse. Tiene claro que su camino estará unido al de muchos exponentes del hip hop y el rap del país.

“Hago rimas porque aún no estoy componiendo canciones, me la paso informándome para adquirir más conocimiento sobre la música que quiero estudiar”, detalla Rufo sin titubear a Efecto Cocuyo.

Hasta hace poco recuerda que le gustaba la idea de ser informático.. Para él era más fácil aprender sobre computación que de música. “Veía que era más fácil la informática y todas esas cosas. Me fui por eso. Además, como tengo problemas de pronunciación pues se me daba más fácil lo de la computadora”, enfatiza con su natural acento andino.

La pérdida de la vista generó un nuevo obstáculo en la vida de Rufo y su madre, Adriana Parada, quien es su apoyo incondicional tras los hechos ocurrido durante la protesta del 2 de julio de 2019, cuando manifestaba por escasez de gas doméstico en Táriba, específicamente en el sector Panadería del Viajero, en el municipio Cárdenas.

Rufo no perdió sus ánimos. El adolescente se mantiene jovial y amable durante la conversación. Su voz, en cada oportunidad que habla sobre sus metas a futuro, emite una vibra de madurez y felicidad.

https://www.youtube.com/watch?v=cVeWmN5YtKg&feature=youtu.be

Las prótesis

Hace pocos días, Rufo y su madre regresaron de España, tras estar 15 días fuera del país. Allí el equipo médico del Barcelona Ocular Lab le colocó unas prótesis oculares al adolescente.

“Son cómodas las prótesis. Gracias a Dios he tenido el apoyo de muchas personas”, dice el adolescente. Rufo es el primer paciente venezolano tratado en el Barcelona Ocular Lab. Con las prótesis, Rufo puede ejercitar los músculos que se encuentran alrededor de los ojos.

Las nuevas implantaciones oculares también le permiten parpadear; además puede mover los globos con naturalidad, casi dan la sensación de que el joven puede observar y detallar a las personas con las que habla. Sin embargo, el proceso solo es estético. “Desgraciadamente no puedo ver nada. Yo no tengo ojos, esto es como algo de plástico, es ficticio”, ratifica.

La violencia ejercida por los funcionarios de la Policía del estado Táchira no solo le quitó la visión a Rufo. También alteró sus hobbies. Se perdió de los últimos estrenos en el cine, contemplar su ciudad y las nuevas metrópolis que visitó. “Yo suelo ser amante de las películas y no puedo hacer nada y eso me ataca”, relata.

Rufo empatiza con el duelo de otras personas; aquellos que perdieron un brazo o pierna; quienes quedaron inmóviles en sus camas. “Hay gente que pierde piernas, brazos, manos, dedos u otro miembro de su cuerpo, hay que salir adelante aunque sea un obstáculo demasiado difícil. Es fuerte, no creas, porque no ver nada y escuchar que salió una nueva película es difícil, pero la debilidad es mental”, exclama.

Las recaídas y depresiones que vive Rufo las conoce de primera mano su madre Adriana. Ella es una mujer con una fuerte convicción de alejar a su hijo de miradas revictimizadoras. Relata que la comunicación de Rufo con sus amigos se mantiene intacta, así como con sus vecinos y familiares. “Mi bebé ha cambiado demasiado, él tenía sus decaídas fuertes, pero ha cambiado demasiado y eso me ha dado valor de seguir adelante con él y los otros niños”, agrega.

Adriana tiene fe que los científicos van a desarrollar una forma de conectar los ojos y que su hijo pueda ver aunque sea a través de un ojo. “Con tal de verlo feliz lo demás es cuento, porque yo le digo algo, nosotros estamos contentos, la familia está contenta, porque es un cambio, un cambio estético, pero igualito él a veces quiere ver y bueno y yo no tengo a veces ni que decirle”, detalla.

La mamá está feliz de tener a su hijo vivo. Asegura que siempre seguirá dándole fuerzas a Rufo si en algún momento llega a decaer. “A esas personas que siempre lo apoyan día a día con sus oraciones yo les lanzo mil bendiciones por apoyarme a mi hijo”.

Parada afirma que si el Estado venezolano llegara a indemnizar al adolescente, creará una fundación que lleve el nombre de Rufo Chacón, para ayudar con el dinero que le otorguen por el daño que le ocasionaron los funcionarios policiales, a los niños y personas que lo necesiten.

Consulta médica por WhatsApp

Cada mañana, Adriana limpia las prótesis oculares de Rufo. Lo hace dos veces al día, al levantarse y antes de irse a dormir. “Esto es similar a lo que hacía cuando tenías las heridas de los perdigones, pero hay que hacerlo todos los días”.

Sigue al pie de la letra todas las recomendaciones y tratamientos que les hizo, Miguel Salinas, uno de los médicos de Barcelona Ocular Lab. La madre, persistente a pesar de los recurrentes apagones en el estado Táchira, mantiene el contacto a través de las redes sociales y mensajería de texto con el médico de su hijo.

“Estamos en contacto con el doctor por WhatsApp, pero estamos pendientes porque aquí tampoco casi nunca hay luz. Hay días que no llega el servicio eléctrico hasta las 9:00 pm. Es más, ahora mismo,  se volvió a ir. Tal vez llegue pasada las 10 de la noche, quien sabe. Hay que estar haciéndole videos, revisándolo tomándole fotos y enviándole eso al doctor”, explica Adriana.

El 4 de diciembre, el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, les ofreció a jóvenes chilenos heridos en los ojos por la represión contra las manifestaciones en ese país, venir a Venezuela para ser atendidos por personal médico.

“Esto no lo he consultado con el presidente, pero como conozco a mi hermano Nicolás Maduro, ofrecemos Venezuela para que los jóvenes chilenos que han perdido sus ojos por la represión en Chile vengan a Venezuela a revisar su salud”, dijo Cabello.

Ante estas declaraciones la madre de Rufo recomienda a los heridos en las protestas chilenas no venir a tratarse en el país. “No. Que no vengan. Traten de buscar ayuda, pero no con esa gente (gobierno de Maduro) no se puede”.

De vuelta a España

Dentro de tres meses Rufo deberá viajar de nuevo para obtener unas nuevas prótesis oculares. El médico le aseguró a su madre que mientras el adolescente siga creciendo y vaya avanzando la zona ocular se amplía y las prótesis le van a quedar más pequeñas. “Me dijo que deben hacerlas más grandes hasta que se le adapte a su zona ocular”, menciona.

Los gastos del primer viaje a España fueron pagados por la Fundación Frigilux. La organización se comprometió a cubrir los gastos médicos y del viaje de Rufo. “No tengo dinero para viajar porque eso se paga en euros y ellos quedaron que iban a seguir con nosotros hasta lo último (Frigilux)”, indica Parada.

Dependiendo de su adaptación a las implantaciones oculares, en enero de 2020 el adolescente debe realizarse unos exámenes médicos en la cara para iniciar un proceso de reconstrucción facial con el fin de retirar los perdigones que aún continúan dentro de su rostro. “No le han retirado ninguno. Él los tiene dentro y el problema es para que no se le vaya terminando de quedar en la cara y se haga parte de la piel. Hay unos que tiene por fuera”, informa su mamá.

Rufo celebra su cumpleaños 17 en el barrio donde fue cegado. Su madre quiere dejar claro que no tienen carro ni lujos, ni su hijo se ha lucrado con dinero. “Aún vivo en el barrio Monseñor Briceño de las Palmas, donde estoy cerca de mis amigos, y donde voy a celebrar mi cumpleaños”.