Reinventarse para crear, las experiencias de Mimi Lazo y Horacio Blanco

LA HUMANIDAD · 14 OCTUBRE, 2021 18:53

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Dos ya legendarios artistas venezolanos, Mimi Lazo y Horacio Blanco, fueron el cierre con broche de oro del Festival Cocuyo 2021, quienes no solo hablaron de sus ya largas trayectorias cada uno en sus carreras sino de cómo tuvieron que utilizar las plataformas más de vanguardia para reinventarse y seguir en la palestra pública.

Lazo, conocida por su amplio currículo como actriz de televisión, teatro y cine, sin hablar de su polémica vida personal, habló de cómo recursos como el streaming, el Zoom o Youtube les ha servido para mostrar su arte y permanecer activos en un mundo cada vez con menos espacio físico.

“Cuando se cerraron muchos teatros, algunos por la situación en Venezuela, otros por la pandemia, tuvimos que reinventarnos. Un día le dije a Danielita Alvarado: ‘nosotras somos muy conocidas, tenemos que buscar un espacio: el teatro no puede morir. Entonces en un primer lugar llevamos el teatro a un bar, para presentar obras como A 2.50 la cuba libre,  de allí luego busqué esa manera de llegarle a la gente en las plataformas digitales”, resumió su experiencia la conocida protagonista de innumerables telenovelas.

“Hay que saber quien es uno, y que tiene una misión importante de unión, que es lo que hacemos los artistas. Las artes están obligadas a reinventarse”, agregó.

Por su parte, Horacio Blanco, vocalista de la no menos popular banda de ska Desorden Público, comparó la reivención que no solo han tenido que adoptar los artistas sino la humanidad en general, con la evolución natural que tuvieron los seres vivos desde la prehistoria.

“Las artes están obligadas a reinventarse. Tenemos que dejar de ser dinosaurios para convertirnos en los actuales pajaritos y volar”, expuso el cantante y locutor.

La intérprete de éxitos como “¿Vieja, yo?” o “El aplauso va por dentro” también habló de cómo reflexionó en estos tiempos de pandemia sobre cómo podía serle útil al mundo mediante su talento para sobrellevar la pandemia y de cuánto debió improvisar para usar las redes sociales o plataformas digitales para estar en el tapete de la vigencia.

“Hay que olvidarse del ego, reconocer tus talentos y preguntarte en qué puedes servir o cómo puedo ayudar”, dijo la diva venezolana.

Cómo curar la infodemia: chequear, colaborar y usar nuevas herramientas para difundir mensajes

Asimismo, el vocalista de temas como “Zapatos resbalosos” o “Esto es ska” contó como ese recurso tecnológico y de reinvención lo llevó junto con sus compañeros de banda a idear iniciativas como el concierto Desorden en Petare, en el que estos músicos innovaron con un recital sobre una platabanda en el barrio más populoso de la capital venezolana.

“Nosotros somos testigos de excepción de la creación de una nueva Venezuela. Está reingeniería nos obliga a cambiar de plataforma y también a entender que nuestras audiencias ya no son las mismas”, añadió.

Expresó también que el hecho de la migración venezolana ha sido parte importante de esta nueva forma de llegar, lo que ha permitido conectarse con todas esas personas que ya no están y que son protagonistas de canciones como “Los que se quedan, los que se van”.