Presos políticos padecen desde diabetes hasta cáncer y no reciben atención médica

LA HUMANIDAD · 13 MARZO, 2017 20:15

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El cuadro médico de Efraín Ortega es severo. La trombosis deformó una de sus piernas y a este padecimiento se suman dos más: insuficiencia renal y hepatitis C.

Ortega, de 42 años, licenciado en Administración y empleado del Banco Central de Venezuela, fue detenido el 24 de julio en Caracas por el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalística (Cicpc) acusado de terrorismo y recluido en el Rodeo II.

Su hermana Mariana Ortega denunció que, ante la falta de pruebas en su contra, la causa fue sobreseída, pero luego, con los mismos elementos, lo acusaron de asociación para delinquir y de suministro de explosivos, aunque al momento de su detención “no se le incautó nada”.

El abogado y director de Foro Penal, Alfredo Romero, denunció que en la sesión del pasado 23 de febrero se desmayó en el tribunal y le sangró la nariz. Sin embargo, se le ha negado atención médica.

En una situación similar se encuentra el politólogo de 56 años Vasco Da Costa. Su hermana difundió un video el 4 de marzo en el que asegura que el detenido ha sido confinado en celdas muy pequeñas junto a otras personas, se le ha suspendido su medicamento para la diabetes y la tensión y también la entrega de agua y comida.

Da Costa fue detenido el mismo día que Ortega y su causa está vinculada a la de Araminta González, una farmacéutica detenida por presuntamente estar inmersa en planes para desarrollar bombas caseras durante las protestas violentas de 2014. González actualmente se encuentra internada en un hospital psiquiátrico tras haber atentado contra su vida en repetidas ocasiones durante su reclusión.

El alcalde del municipio Mario Briceño Iragorry, Delson Guárate, fue diagnosticado con Linfoma No Hodgkins. El político tiene una hemorragia interna permanente y problemas gastrointestinales, justo en la zona donde desarrolló tumores cancerígenos.

Pese a la gravedad de su estado de salud, no fue sino hasta después de tres meses que lo trasladaron del Hospital Militar (lo internaron por la hemorragia que presentó) a una clínica privada para que le hicieron exámenes de rigor y autorizaran el inicio de la quimioterapia.

Pero el tratamiento que necesita para salvar su vida no ha sido iniciado, según denunció el diputado de la Asamblea Nacional y otrora preso político, Rosmit Mantilla. “Le hicieron un eco, pero luego lo devolvieron al Hospital Militar y estamos a la espera de que pueda ser atendido por médicos de confianza”, manifestó.

El parlamentario enfatizó que los médicos forenses que levantan las actas de salud en los centros de reclusión muchas veces son “cómplices” y refieren que el preso está sano cuando en realidad no lo está.

Guárate fue detenido por presuntamente haber cometido delitos ambientales y poseer armas de guerra.

El coronel retirado José Gamez Bustamante ha sufrido dos accidentes cerebrovasculares (ACV) y un infarto. En 2012, fue acusado de ser el autor de un plan para asesinar al entonces presidente Hugo Chávez. Posteriormente, recibió una medida cautelar sustitutiva de casa por cárcel por el deterioro progresivo de su estado de salud.

El 21 de enero de 2015 fue detenido nuevamente por presuntamente participar en planes conspirativos. Mantilla aseguró que Bustamante no recibe el cuidado médico que requiere. Está recluido en Ramo Verde.

El estudiante Héctor Alejandro Zerpa, no se puede levantar de la cama por una grave afección en la columna vertebral. “Este problema en la cervical puede dejarlo postrado y no lo quieren trasladar a una clínica, a pesar de que el tribunal lo autorizó”, alertó Mantilla.

Zerpa ha perdido más de 10 kilos desde que fue detenido el 17 de agosto de 2015. El delito que se le imputa es financiamiento al terrorismo.

El 10 de marzo, el dirigente Lorent Saleh fue trasladado al centro de atención médica del Sebin de Plaza Venezuela, tras complicaciones de respiratorias (bronquitis y rinofaringitis).

Sobre Saleh existe una medida cautelar de protección por parte de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (Cidh) desde el pasado mes de marzo de 2015, ratificada nuevamente el 11 de mayo de 2016, en la cual se exige al estado venezolano garantizar la integridad y la salud del dirigente luego de comprobar que es víctima de “sistemáticas agresiones y vulneraciones a su integridad”.

Su madre, Yamile Saleh, también denunció que el joven, recluido en la sede del Sebin de Plaza Venezuela, padece dolores crónicos al orinar.

Saleh es acusado de instigación e intimidación al orden público, incertidumbre pública y divulgación de información falsa.