Planteles de Fe y Alegría representan el viacrucis de la escuela venezolana - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 12 ABRIL, 2019 16:30

Planteles de Fe y Alegría representan el viacrucis de la escuela venezolana

Texto por Maria Victoria Fermin Kancev | @vickyfermin

Ver más de

Maria Victoria Fermin Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En el patio del colegio Andy Aparicio, ubicado en el sector Las Casitas de La Vega, a las 9:00 am de este viernes 12 de abril, Jesús de Nazaret era condenado a muerte por Poncio Pilatos. Estudiantes, profesores y miembros del equipo pastoral de la institución iniciaron así el viacrucis que, previo a la Semana Santa, ya es tradición en los planteles de Fe y Alegría.

Pero este año el movimiento educativo fue más allá y planteó la representación del “viacrucis de la escuela venezolana”. En cada una de las 14 estaciones que relatan la pasión y muerte de Cristo, realizaron una oración por los estudiantes, los educadores y clamaron la resolución de problemáticas como la falta de servicios públicos, de transporte y la vulneración del derecho a la salud.

También elevaron plegarias por los alumnos cuyos padres se vieron forzados a migrar, por la falta de profesores y pidieron que en Venezuela se garanticen los derechos a los niños, niñas y adolescentes, rechazando así la pérdida de días de clases.

A la actividad fueron invitados, además, miembros de la comunidad educativa del colegio Luis María Olaso del sector La Pradera, de las escuelas El Araguaney y Canaima, así como maestros, representantes y alumnos del núcleo del Andy Aparicio, ubicado en El Encantado.

Este último plantel también realizó un viacrucis el jueves, 11 de abril, en el que algunas de las estaciones fueron instaladas en las casas de varios padres que se ofrecieron a formar parte de esta práctica de la religión católica.

“Fue una jornada donde se movieron muchos sentimientos. Jesús y María fueron dos representantes”, contó la directora del Andy Aparicio, Zurely Núñez. “Los niños utilizaron materiales reusables para sus trajes, la comunidad barrió las calles el día anterior”, agregó la profesora de educación inicial, Yeiny Díaz.

Un año sin agua por tuberías

Núñez relató que en el colegio Andy Aparicio de Las Casitas tienen 15 meses sin recibir el suministro de agua por las tuberías. “Hace cinco semanas llegó por primera vez y solo durante cuatro horas”, expresó.

En la institución, que tiene una matrícula de 988 estudiantes en ambos núcleos, han tenido que elaborar planes de contingencia incluida la flexibilidad horaria debido a la falta de agua. “El lunes (8 de abril) la gente de la comunidad protestó en la Panamericana y los de Hidrocapital prometieron enviar unas cisternas. Nos dijeron que llegarán este viernes”, dijo.

Sin embargo, la directora explicó que le informaron que podrían solo surtirlos de 10 mil litros lo cual solo le alcanza para una semana de actividades y aplicando un racionamiento estricto del líquido.

Vacantes en todos los niveles

La profesora Zurely lamentó que pese a que el Andy Aparicio los muchachos se gradúan como técnicos medios en informática, actualmente solo tiene trabajando a un docente que imparte esa asignatura. Afortunadamente para reforzar la formación en esa área, establecieron alianzas con la ONG Superatec y el Inces.

“Este año se han incrementado las renuncias. Estamos viviendo un duelo a nivel de lo que es nuestra vocación y profesión… tengo vacantes en primaria, en preescolar y me ha costado conseguirlos. También de un profesor de música y en media técnica falta profesores de educación física, castellano, biología, comercio, inglés y matemática”.

Concluyó que, sin embargo, han elaborado planes de contingencia para que los muchachos puedan recibir “la mayor formación posible” con el personal que tienen a disposición del plantel.

Fotos de Mairet Chourio – @mairetchourio