Perú niega ingreso a venezolanos que solicitan refugio, denuncia Amnistía - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 4 FEBRERO, 2020 12:44

Perú niega ingreso a venezolanos que solicitan refugio, denuncia Amnistía

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La organización Amnistía Internacional (AI) denunció que el Gobierno de Perú impide el acceso a ese país a los venezolanos que solicitan la condición de refugio.

En su informe “Buscando Refugio: Perú da la espalda a quienes huyen de Venezuela”, que fue publicado este martes 4 de febrero, la ONG criticó que desde junio de 2019 el país andino cambió sus políticas para que las y los venezolanos que solicitan la protección internacional la obtengan.

Uno de esos cambios fue impedir el ingreso de la migración venezolana que al llegar a la frontera entre Ecuador y Perú solicita el refugio. Hasta principios de 2019 los venezolanos podían ingresar al país y hacer los trámites en la Comisión Especial para los Refugiados (Cepr) ubicada en Lima.

Pero desde el segundo semestre de 2019, quienes optan por el refugio deben hacer los trámites desde la frontera y comenzar el papeleo ante los Centros de Binacionales de Atención en Frontera (Cebaf).

Amnistía visitó a venezolanos en la frontera Ecuador-Perú, donde constató que “desde finales de junio de 2019 no se permite a las personas venezolanas entrar al país para solicitar la condición de refugio, sino que tienen que esperar en la frontera mientras presentan la solicitud y realizan las entrevistas de determinación de su derecho de asilo”.

Esto no es todo. “Sólo el 13 % de las solicitudes de la condición de refugiado presentadas en la frontera de Perú con Ecuador entre junio y diciembre de 2019 han sido admitidas para permitir continuar con los procedimientos de asilo”.

Al igual los procedimientos de asilo que se rigen por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Perú no son reconocidos por la Superintendencia Nacional de Migraciones, lo que es calificado como una “incoherencia” por AI. Tal acción perjudica a quienes optan por este mecanismo y vulnera sus derechos.

“Ni los procedimientos de asilo revisados para su aplicación en la frontera ni los cambios que comportan en la práctica han sido comunicados jamás oficialmente, lo que genera confusión entre los actores humanitarios y los propios venezolanos y venezolanas”, resalta el informe de la ONG.

Aumenta riesgo de vulnerabilidad

AI advirtió que “la entrada y la estancia irregulares aumentan para ellas el riesgo de trata de personas, diferentes formas de explotación y abuso, violencia (incluida violencia sexual y de género) y discriminación. Asimismo, la situación irregular excluye a las personas venezolanas de servicios esenciales y limita su capacidad para buscar empleo formal”.

Con estas medidas Perú incumple con la Declaración de Cartagena sobre Refugiados de 1984 aprobada por países de América Latina, entre ellas la misma Perú; así como la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 y leyes de migración internas.

Aunque Perú a partir de 2017 fue generoso con la migración venezolana al crear el Permiso Temporal de Permanencia (PTP) que permitía a los venezolanos optar a vivir en ese país por un año y después solicitar su estadía definitiva, con el cambio de presidente tras la destitución de Pedro Pablo Kuczynski y la llegada de Martín Vizcarra, este permiso fue eliminado.

El año pasado se creó una visa humanitaria que implica más restricciones, impone como obligatorio la presentación del pasaporte para las y los venezolanos, así como antecedentes penales apostillados que elevaban los costos de estos trámites.

“Desde que el gobierno introdujo la visa humanitaria en junio de 2019, que, debido a los onerosos requisitos de documentación, está fuera del alcance de la mayoría de las personas venezolanas, el único otro medio de que disponen para entrar en Perú de manera regular es solicitando la condición de refugio en la frontera. Las que llegan a la frontera sin visa humanitaria son remitidas por los funcionarios de migración a la Cepr para que soliciten asilo”.

Mayoría de solicitudes rechazada

Entre los casos documentados por AI destaca el de Carla. Su esposo estaba ya en Perú, donde pasó 45 días en el Cebaf para solicitar la condición de refugiado, que finalmente le negaron. Viajó con sus tres hijos, su madre (de 62 años) y un sobrino.

“Al presentar la solicitud de refugiado, los funcionarios de la Cepr le habían dicho que llamara a su marido para que acudiera a la frontera y se llevara a los niños. Rechazaron su solicitud, pero, al pedir la reconsideración de su caso, los funcionarios de la Cepr le dijeron que se la concederían si enviaba a su madre y a su sobrino de regreso a Venezuela, ya que éste no tenía certificado de nacimiento. Carla explicó que se había visto obligada a separarse de su madre y sobrino en la frontera, desde donde se habían dirigido a Colombia”.

Amnistía aseguró que la mayoría de quienes estaban en la frontera pidieron reconsideración de sus casos ante la alta demanda de rechazo de solicitudes.

“Si la Cepr rechaza su petición de reconsideración, el único recurso que les queda a las personas venezolanas atrapadas en la frontera es presentar otra ante la Comisión Revisora de Asuntos de Refugiados. Para ello deben viajar a otro país para dirigirse a un consulado peruano, algo que a la mayoría les resulta imposible”.

La ONG dijo que otros países como Chile y Ecuador también impusieron requisitos adicionales a la población venezolana, que en la práctica limita su ingreso a estas naciones.

Ante esto hizo las siguientes recomendaciones al gobierno peruano:

  • Tomar medidas rigurosas para garantizar la protección de las personas venezolanas contra la devolución (refoulement)
  • Garantizar que todo mecanismo de protección legal alternativa es compatible con el derecho internacional de los derechos humanos y de refugiados y es flexible y accesible para las personas venezolanas
  • Facilitar la reunificación familiar de las personas venezolanas que llegan a la frontera con los familiares que tienen ya en Perú
  • Desarrollar un sistema de regularización para las personas venezolanas que se encuentran en Perú en situación irregular que incluya a todas ellas, con independencia de su fecha de entrada en el país y de que hayan entrado de manera irregular
  • Solicitar apoyo económico y técnico suficiente a la comunidad internacional a fin de mejorar la respuesta a las personas refugiadas en general y el sistema de asilo en particular y garantizar condiciones adecuadas y dignas a las personas venezolanas que esperan en la frontera

Descargue completo el informe en este link

Foto: Amnistía Internacional