Palometa peluda invade hospital Darío Márquez de Caripito - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 19 MAYO, 2021 18:32

Palometa peluda invade hospital Darío Márquez de Caripito

Texto por Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez

¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La emergencia del Hospital Darío Márquez de la población de Caripito, en el estado Monagas, debió ser desalojada de forma provisional por la invasión de la palometa peluda, la mariposa nocturna que mantiene en vilo a los pobladores de varios sectores del municipio Bolívar, al noreste de esta entidad oriental.

Un vecino de la localidad dijo que estas polillas comenzaron a llegar en masa al centro asistencial desde la semana pasada, pero la “invasión” se produjo este lunes 17 de mayo.

La palometa peluda, Hylesia metabus (nombre científico), es un insecto que vive en zonas con presencia de manglar, especialmente en los estados Sucre, Monagas y Delta Amacuro.

Desde febrero de este año se han producido brotes en el eje de Paria, de la entidad sucrense, mientras que en Monagas ocurren desde mediados de abril. Comenzaron a aparecer en Caripito y Punceres, pero también hay en al meno dos parroquias de Maturín.

La persona que denunció la invasión de la palometa en el hospital Darío Márquez de Caripito se preguntó por qué las autoridades, a sabiendas de que la polilla afecta a esta localidad, no apagaron las luces de los postes de alumbrado público en los alrededores del lugar.

Este insecto sale en las noches y lo atraen las luces de postes, pero también de las viviendas. La hembra expele una proteína urticante que provoca alergias y dermatitis cuando entran en contacto con la piel de las personas.

Cuáles controles se deben aplicar

Efecto Cocuyo consultó a la bióloga molecular, profesora e investigadora del Laboratorio de Procesos Fermentativos del Instituto de Biología Experimental de la Facultad de Ciencias de la UCV, Roxana Gajardo, quien dijo que debe haber un manejo integral de plagas para controlar el brote de la palometa peluda.

En Monagas fue apenas el jueves pasado cuando comenzaron a colocarle solución jabonosa a estas mariposas; sin embargo, se requieren más medidas para su control efectivo.

Gajardo, quien formó parte de un equipo investigador multidisciplinario sobre la Hilesya metabus en la década pasada, nombró varias de las medidas que se deben seguir:

Trampas de luz en los poblados expuestos a la polilla. Estas trampas permiten recolectar las mariposas en bolsas.

Control de la densidad de poblaciones de la Hylesia metabus. Esto permite saber el número que existe. Requiere de cuadrillas que vayan a los mangles, donde ellas colocan sus huevos. “Esto permite poder ver cómo están esas densidades poblacionales y te va a decir cuántas vas a ver volando después”.

Aspersiones con bioinsecticida. Se usa una bacteria ampliamente conocida para ello, aunque es importada. “Es el controlador biológico por excelencia”, dijo Gajardo. Se usa la bacteria Bacillus thuringiensis. En el pasado, en grandes brotes en Sucre y Monagas, se usaron avionetas y helicópteros para controlarlas.

“Para hacer aspersiones tienes que hacer la producción a gran escala; para masificar el proceso necesitas dinero. No ha habido presupuesto para eso y porque el producto se puede comprar afuera y eso es lo que están haciendo”, explicó.

Esta bacteria solo sirve para las larvas y no provoca ningún en efecto en la mariposa en su estado adulto cuando ya está volando.

Controlar las larvas. “Otra manera de control es yendo al campo y recolectando las masas larvarias que son gregarias. Bajar las larvas del tronco del mangle e irlas recolectando, esto es mucho más forzado porque la estructura no lo permite”, dijo sobre otra de las estrategias.

Gajardo explicó que en los últimos años se han solapado los ciclos de vida de la polilla.

“Puedes ir a Sucre y tienen larvas, vas  Monagas y están volando y vas a Delta Amacuro y hay huevos. No vas a conseguirla en todas partes en el mismo ciclo de vida. Sus ciclos de vida se han ido solapando, mientras estás controlando en un sitio, estás en otro sitio con palometas adultas que están volando. Todo esto hace más complicado el control”.

Otro control es con un hongo, el beauveria bassiana, que se detectó en estado natural en la etapa larvaria de la palometa, pero que también requiere de una producción a gran escala.

“Esto es un problema en el que se debe estar encima todo el tiempo, somos nosotros como especie humana los que hemos invadido las zonas donde está el mangle”, detalló.