"No me alcanza ni para comprarle un bistec a mi hijo", dice enfermera al exigir un salario digno

LA HUMANIDAD · 18 NOVIEMBRE, 2020 15:09

“No me alcanza ni para comprarle un bistec a mi hijo”, dice enfermera al exigir un salario digno

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin Fotos por Iván Ernesto Reyes

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Reclamo justo. El martes 17 de noviembre Nelbett Ramírez almorzó arroz solo. El pago que recibe por su trabajo como enfermera en el hospital Dr. Francisco Antonio Rísquez, de 7:00 am a 1:00 pm, no le alcanza para alimentarse mejor. Por eso, un día después, salió a protestar con sus compañeros del sector salud.

Ramírez se encontraba este miércoles 18 de noviembre en la Universidad Central de Venezuela (UCV). Desde ahí compartió que le preocupa el pago de los estudios de su niño de ocho años de edad, que debe asumir como madre soltera.

“No me alcanza ni para comprarle un bistec a mi hijo”, expresó. “Salgo a la calle a buscar comida y no consigo empleo en las clínicas porque no hay dinero”. Agrega que otras enfermeras sufren de estrés y depresión.

"No me alcanza ni para comprarle un bistec a mi hijo", dice enfermera que pide un salario digno

En la protesta, convocada por el personal sanitario pero al que se unieron también educadores y estudiantes, una colega de Ramírez destacaba por su vestimenta.

La enfermera Francis Guillén lucía un traje rojo de San Nicolás y una máscara verde de El Grinch, un personaje de ficción que detesta la Navidad.

“Estoy aquí y vestida de esta forma porque represento a esta gente (el Gobierno) que se ha dedicado a robarnos la Navidad”, dijo y añoró los tiempos en que su papá, con el pago de los aguinaldos en diciembre, podía remodelar la casa, comprar una nevera o una cocina.

A ella, este año, el primer mes de esa bonificación le permitió comprar solo un cartón de huevos y una harina de maíz. Con el segundo pago, adquirió “un poquito” de charcutería. “Antes podías dar con eso la inicial de un carro, de un apartamento”, lamentó.

Este miércoles los manifestantes se concentraron en la plaza El Rectorado pasadas las 9:30 am. Una hora después llegaron hasta las inmediaciones del Hospital Clínico Universitario y ahí se unieron más personas, incluidos empleados de ese centro asistencia.

El estudiante Gabriele Colasante, de 22 años de edad, también acompañaba la protesta. Expresó que la educación en Venezuela enfrenta una emergencia.

“Un joven que no encuentra educación es un joven que no encuentra futuro”, dijo.

“Otra vez, otra vez, a la calle otra vez” y “Salud y educación construyen la Nación” eran algunas de las consignas que coreaban.

Con un megáfono la presidenta del Colegio de Enfermería del Distrito Capital, Ana Rosario Contreras, condenó el “profundo colapso” en el que están sumergidos los hospitales del país, así como que pretendan abrir las escuelas sin garantizar la protección de los docentes contra el COVID-19.

La jornada culminó cuando llegaron a la plaza Las Tres Gracias. Esta fue la cuarta movilización que realizan en conjunto los trabajadores de la salud y los docentes desde el pasado mes de octubre.

Este miércoles también se realizaron jornadas de protesta en algunos centros de salud en el territorio.

Con información de Iván Ernesto Reyes – @IvanEReyes