Museo de Arte Contemporáneo de Caracas: ¿qué ocurre detrás de sus puertas?

LA HUMANIDAD · 18 DICIEMBRE, 2021 09:57

Ver más de

Albany Andara Meza | @AlbanyAndara

Foto por Mairet Chourio | @mairetchourio

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«Un museo es un animal vivo, y yo a este lo encontré muerto. ¿Qué es un museo sin gente sino un cadáver?», le dijo Sofía Ímber a Diego Arroyo Gil hace seis años. Ella, que fundó una las joyas culturales más importantes del país y del continente, se refirió al abandonado Museo de Arte Contemporáneo de Caracas (Macc), que algún día llevó su nombre y hoy suma cuarenta y ocho años y dieciséis semanas de pie en medio del complejo de Parque Central, en la capital de Venezuela.

El Macc guarda tras sus puertas a una de las más valiosas colecciones de cuadros y esculturas de Latinoamérica. A finales del siglo XX, en el concurrido centro caraqueño se exhibieron obras de Picasso, Warhol, Matisse, Léger y Monet valoradas en miles de dólares. Hoy, de la institución reconocida mundialmente queda un descolorido edificio, donde solo la sala 8 se mantiene abierta, con una única exhibición del artista venezolano Alejandro Plaza.

El 12 de diciembre de 2021, el presidente del Circuito de Críticos de Caracas y director editorial de Observador Latino, Sergio Monsalve, alertó que el Macc cerrará definitivamente sus puertas por falta de mantenimiento. Frente a la zozobra causada por la declaración, el ministro de Cultura, Ernesto Villegas, negó la clausura del centro.

Sin embargo, con 10 de sus 11 salas cerradas, el futuro del museo es impredecible y pocos se muestran positivos al respecto. La noticia de Monsalve despertó una oleada de indignación en redes sociales de distintas personalidades del medio cultural y periodístico, quienes coincidieron en una única y avasallante pregunta: ¿perderá este país caribeño otro de sus tesoros nacionales en medio de la peor crisis de su historia contemporánea?

Denuncian que el Museo de Arte Contemporáneo cerrará sus puertas

¿Qué le pasa al Museo de Arte Contemporáneo?

De acuerdo con Álvaro González, jefe de la Unidad de Conservación de Patrimonio del Instituto de Estudios Avanzados (Idea), dentro de los muros del Macc existen diversos problemas de infraestructura que van desde humedad y filtraciones hasta equipos dañados tras más de cuarenta años de uso. Estas condiciones no aparecieron de repente: han sido denunciadas desde 2012 por empleados y visitantes del museo. 

González, quien trabajó con Sofía Ímber entre 1997 y 1998, se formó en el Centro Nacional de Conservación de España y es uno de los encargados en un proyecto de conservación museística propuesto por el ministro venezolano de Cultura en 2019. 

«El ministro me contactó hace dos años para hacer un diagnóstico de los museos y realizar un plan de conservación. Acordamos que teníamos que empezar por el Museo de Arte Contemporáneo. Se hizo entonces la evaluación, se catalogaron las obras y se revisaron los equipos. Recordemos que esos equipos tienen mucho tiempo: el sistema de aire acondicionado, las tuberías de agua… todo puede colapsar. Hay que hacer una reestructuración completa de los depósitos y de las salas», explicó el curador a Efecto Cocuyo.

Museo de Arte Contemporáneo de Caracas: ¿qué ocurre detrás de sus puertas?

González indicó que las esculturas que estaban en el sótano 2 fueron trasladadas a la sala 1 del Macc, debido a que era difícil controlar la humedad del sitio. Actualmente, ese depósito no puede volver a utilizarse para guardar obras. Fue declarado oficialmente no apto para ello. 

“El nivel freático del Parque Central es muy alto. Hay otros casos que puedo mencionar. Por ejemplo, arriba de algunas salas está la plaza con jardines, que se riegan, y eso es lo que está dañando el techo. Es como si tuvieses un matero encima de tu casa: en algún momento se te va a inundar”, señaló. 

El descuido de las áreas de almacenaje es una situación que se repite en varios museos venezolanos, dijo. Un empleado del Macc, que no quiso ser identificado, narró que algunos papeles guardados se llenaron de hongos y que hay esculturas y pinturas que sufrieron deterioros leves, solo porque fueron retiradas “a tiempo” de las bóvedas. 

La página oficial de la Fundación de Museos Nacionales dedicada al Museo de Arte Contemporáneo asegura que la colección supera las 5.000 obras. Para mayo de 2016, el medio venezolano El Estímulo afirmó que en promedio había 4.600. No obstante, en la actualidad existirían 4223 piezas en la colección, de acuerdo con datos suministrados a Adriana Meneses, galerista, promotora cultural venezolana e hija de Sofía Ímber, la fallecida fundadora del Macc.

Falta de presupuesto y de un plan efectivo

En 2005, el gobierno del expresidente Hugo Chávez creó la Fundación de Museos Nacionales (FMN) para “custodiar” el patrimonio artístico y cultural de Venezuela. En sí, se trataba de reunir a 30 museos bajo la dirección de un único ente, en el que se centralizaría todo el presupuesto enviado por el Ministerio de Cultura.  

Respecto a la gestión del FMN, el Comité Nacional Venezolano del Consejo Internacional de Museos (Icom), denunció que en el país se han deteriorado sistemáticamente los museos pertenecientes a la administración pública, a través de los años. 

No hace falta trasladarse a lugares lejanos de la capital para constatarlo, a pocas cuadras del Museo de Arte Contemporáneo de Caracas se alza la Galería de Arte Nacional, que entre 2015 y 2018 sufrió filtraciones en sus salas y no contaba con herramientas para su mantenimiento. Actualmente solo abre al público de jueves a domingo. 

En un comunicado publicado el 27 de noviembre de 2020, el Icom expresó que “Desde el análisis de los acontecimientos que se han sumado en los últimos años en el territorio nacional, en los que los museos han sufrido robos de equipos, materiales y no cuentan con presupuestos e infraestructuras adecuadas, estamos ante un serio problema: en el país no existen políticas claras en materia de museos que fomenten estrategias y acciones para fortalecer los principios básicos de las labores del personal que permitan el resguardo del importante patrimonio cultural y científico de las colecciones que forman parte de la memoria nacional”. 

La evidente asfixia presupuestaria no afecta solo a los grandes edificios, sino también a las personas que trabajan en ellos.

“La gente que ha permanecido por años es porque aprecia el museo. Muchos ya no están por el salario. Son situaciones muy difíciles que estamos viviendo”, señaló Álvaro González.

El poeta Igor Barreto, quién trabajó en la dirección de publicaciones de museos adscrita al Ministerio de Cultura, en la Galería de Arte Nacional y en el Museo Alejandro Otero, advierte que se está viviendo una situación grave de precariedad en la conservación de la memoria cultural del país.

“Las obras de arte establecen vínculos entre las personas y esos vínculos ayudan a fortalecer la noción de país. Sin ellos no hay país. Y lo que vivimos hoy es un desmembramiento de esos vínculos. Una ruptura. No hay interés del estado en reparar eso”, declaró Barreto.

Museo de Arte Contemporáneo de Caracas: ¿qué ocurre detrás de sus puertas?

El legado de Ímber

Sofía Ímber estuvo al mando del museo de arte contemporáneo desde 1973 hasta 2001, cuando el entonces presidente Hugo Chávez la retiró del cargo a través de un programa radial. La institución llevó su nombre hasta 2006. En 2017, pasaría a denominarse Museo de Arte Contemporáneo Armando Reverón.

Adriana Meneses Ímber, antigua directora del Museo Jacobo Borges y del Museo Carlos Cruz-Diez en Caracas, recuerda que la vida cultural venezolana de los años 80 era muy distinta de lo que es ahora. En su memoria, el país bullía entre brillantes exposiciones y eventos hasta que comenzó el nuevo siglo.

Rememora a su madre, símbolo inequívoco de la promoción del arte en Venezuela, quien se dedicó a llenar el MACC con obras de talla mundial, hasta crear una colección que estaba valorada en 30 millones de dólares para 2009, según la periodista Marianela Balbi en su libro El rapto de la odalisca. Las obras más valiosas son las de Pablo Picasso, George Braque, Fernard Leger, Josef Albers, Francis Bacon, Serge Poliakoff, Henri Moore y George Segal.

“Cuando una nación logra tener obras tan importantes que conforman la historia a nivel universal, eso es parte de tu país, de tu legado, de tu cultura. No tiene que ser venezolano para que forme parte de tus raíces”, expresa Meneses.

Alarmada por las palabras de Sergio Monsalve el pasado 12 de diciembre, llamó directamente a Ernesto Villegas para preguntar qué estaba ocurriendo en el museo. El ministro reiteró su negativa a la clausura y la invitó a visitar el lugar.

Hace más de una década que Adriana Meneses no pisa el Macc, pero se mantiene constantemente informada de lo que ocurre en su interior, desde Miami. Para Ímber, el museo era un hijo más, comenta. En sus tiempos, fue una institución pionera, donde incluso existía un departamento para personas con discapacidad visual, que contaba con catálogos braille.

A Meneses le preocupa el estado de este y los demás museos a nivel nacional, que no funcionan a cabalidad desde hace años. Menciona que la importancia de estas instituciones radica en lo mucho que enriquecen a toda una sociedad. 

“Las colecciones de arte son el patrimonio y el legado del país. Muchas veces el ciudadano normal puede pensar que no. En Venezuela, estás todo el tiempo rodeado de arte, un arte que te pertenece, que forma parte de lo que tú eres. El patrimonio de un país, lo quiera la persona o no, pasa a formar parte de lo que tú significas como ciudadano”, comentó a Efecto Cocuyo

¿Cerrará realmente el Museo de Arte Contemporáneo? 

Álvaro González afirma que el museo no cerrará sus puertas, sino que será reparado y seguirá funcionando mientras. Esto forma parte del proyecto de rehabilitación iniciado en 2019, pero pausado por la pandemia del COVID-19 durante 2020 y parte de 2021, plantea.

Clemente Martínez, presidente de la Fundación Museos Nacionales (FMN), también confirmó que la institución no será clausurada. 

Ernesto Villegas inauguró la primera bóveda museística visitable de Venezuela dentro del Macc, el 31 de enero del año pasado. La decisión se deriva de la iniciativa que dirige González y que tiene previsto continuar en 2022, según informó el curador. 

Aún así, no hay más exposiciones programadas en el Museo de Arte Contemporáneo de Caracas para el año entrante. La última del 2021 es «Cronus, memorias de un imaginario» del artista venezolano Alejandro Plaza. Se encuentra en la sala 8, a la que se accede a través del Jardín de Esculturas, donde funciona un café con un menú de pizzas y hamburguesas. Allí llegan los rastros de humedad en el recinto. 

Esta semana, la exhibición de Plaza solo abrió el martes y el miércoles. El resto de los días permaneció cerrada, como la puerta principal. 

Finalmente, la inquietud reina en los círculos culturales y entre los amantes del arte en Venezuela. Con el historial de robos (siendo los más recientes los ocurridos el 12 de noviembre de 2020), fallos y denuncias, no queda claro qué le deparará el futuro a la institución, que a duras penas ha sobrevivido la última década con pasillos parcialmente vacíos.