Mujeres periodistas dan claves para defender libertad de expresión en Venezuela

LA HUMANIDAD · 6 NOVIEMBRE, 2020 15:12

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Carolina González, Ana Rodríguez y Naky Soto disertaron sobre algunas claves para defender la libertad de expresión en el país, en el seminario web «Alzamos la voz por la libertad de expresión«, organizado por las organizaciones Espacio Público y PEN Venezuela.

Crear redes de periodistas, trabajar en equipo, dejar a un lado la primicia o la práctica del lobo solitario, adaptarse a las nuevas tecnologías, conocer las leyes venezolanas y sobre todo entender que se defiende la democracia y la libertad en el país, fueron parte de los consejos que ofrecieron en la actividad que se realizó la mañana de este viernes 6 de noviembre.

Carolina González: El Carabobeño es un batallador

La jefa de redacción de El Carabobeño, Carolina González, detalló cómo desapareció la versión impresa de este medio, que se fundó a finales de la dictadura de Juan Vicente Gómez en el año 1933. El periódico comenzó a sufrir las restricciones de papel periódico en 2014 y en marzo de 2016 dejó de circular, aunque se mantuvo unos meses más como semanario, entre septiembre de 2016 y febrero de 2017.

«El Carabobeño es un batallador, está enfrentando la censura. Es un medio que se resiste a morir y como periodistas decidimos hacerlo», dijo González e insistió en cómo defender la libertad de expresión en el actual contexto.

De tener una plantilla de 60 periodistas y cinco corresponsalías, ante la impuesta transformación digital por las políticas del gobierno de Nicolás Maduro y el entonces gobernador de Carabobo, Francisco Ameliach, este medio se mantiene con cinco comunicadores en la web y con alianzas con medios digitales nacionales como Espacio Público.

González recordó los ataques de los que fue víctima en 2017 cuando una bomba lacrimógena le produjo daños en su rostro, con consecuencias aún visibles en uno de sus ojos.

Reconoció que el medio no estaba preparado para este cambio, pero al verse obligados ahora con las limitaciones de conectividad de Internet y el deterioro de los servicios públicos, aún llegan a una audiencia más amplia que la que alguna vez tuvo el formato impreso.

Ana Rodríguez: Conocer leyes y tejer redes

La corresponsal de Telemundo en Venezuela, Ana Rodríguez, contó sus experiencias más duras en el ejercicio de la profesión. Una de ellas en 2019 cuando junto con su esposo, también periodista, fueron detenidos durante 12 horas en Miraflores y luego la agresión, que tanto ella como su pareja y otro grupo de trabajadores de los medios de comunicación, vivieron en febrero de 2020 en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía, donde cubrieron el regreso de Juan Guaidó al país.

Para Rodríguez, estos dos hechos le enseñaron a ella y un grupo importante de periodistas varias cosas. Primero que se deben conocer las leyes venezolanas para determinar cuándo se viola el debido proceso, tejer redes entre los periodistas, cuidarse entre sí y también conocer los mecanismos de autoprotección física y emocional, además de aprender de los mecanismos de defensa internacional con instancias como la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, Reporteros Sin Fronteras y otras organizaciones externas.

En su experiencia como periodista ha vivido agresiones, la censura desde los organismos gubernamentales y las intimidaciones. Sin embargó, llamó a la reinvención en cada momento de esos hechos, porque con otras palabras se puede decir lo que el gobierno no quiere que se diga y seguir informando.

«Nuestra principal motivación es que debemos seguir adelante en pro de la democracia, luchar contra la censura que se disfraza de distintas maneras y protegernos», dijo.

Naky Soto: Agresiones y respuestas multidimensionales

Naky Soto reconoció que en Venezuela las agresiones contra periodistas y ciudadanía son multidimensionales; pero esto mismo le ha permitido tanto a los comunicadores como a la gente dar respuestas multidimensionales.

Resaltó que al ser un país sin prensa, las generaciones anteriores se han ido adaptando a las nuevas tecnologías y a recibir la información por redes, lo que para ella enriquece más la información, porque quien la recibe la decodifica en lenguaje más sencillo para que su entorno lo comprenda.

«Se trata de construir en conjunto lo que dice el medio, lo que dice el periodistas en sus redes sociales, cómo reaccionan la familia y conocidos, eso le da una dimensión distinta, porque estás construyendo una noticia más nutrida porque te llega por rutas muy diversas».

Insistió en el derecho de las y los venezolanos a acceder a la información pública, pese a la opacidad que reina en el gobierno de Nicolás Maduro. Citó como ejemplo la Ley Antibloqueo, que para ella es «un adalid a la opacidad».

Solidaridad de mujeres periodistas

Dijo que la ciudadanía busca cómo hacerse más eficiente para recibir información y una de las formas es través de la recabación de datos, lo que sirve para documentar los ataques, no en el momento cuando ocurren como le pasó a su esposo Luis Carlos Díaz, sino para ir armando después una especie de «ayuda-memoria» de los hechos, pero que es vital para defender la libertad de expresión.

«La organización hace una diferencia monumental a la hora de la emergencia, tienes que tener instrumentos antes de que se presente esa crisis», aconsejó al referirse a las agresiones, desaparición forzada y posterior proceso sobre Luis Carlos en marzo de 2019.

En el cierre de la actividad participó la periodista Milagros Socorro quien destacó la participación de González, Rodríguez y Soto.

«Las oigo y digo que no hemos arado en el mar… lo que hemos sembrado y vamos a cosechar. Primero un foro de mujeres, de mujeres periodistas que están pegadas a la realidad de Venezuela, mujeres emprendedoras y después hablando desde la sensibilidad y la subjetividad. Eso me parece importantísimo, porque la solidaridad se ejerce desde un compromiso, desde ese compromiso con el yo para elegir un tono y un género para contar la realidad desde donde la están viviendo», resaltó.

El evento fue moderado por la periodista Laura Helena Castillo, quien lleva adelante la iniciativa de periodismo El Bus TV.