Muhammad Ali desde los ojos de dos venezolanos que lo conocieron - Efecto Cocuyo

DEPORTES · 10 JUNIO, 2016 10:22

Muhammad Ali desde los ojos de dos venezolanos que lo conocieron

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Para Jairo Cuba, todo empezó a los 16 años, cuando vio la primera pelea de Muhammad Ali contra Joe Frazer. “Desde ese momento, yo me quedé pegado”, confiesa. A partir de ahí, Cuba se enganchó al boxeo: ahora es comentarista del pugilismo y promotor del mismo deporte.

El astro del ring falleció el pasado 4 de junio, luego de ser hospitalizado por un paro respiratorio. Este viernes 10 de junio, familiares, amigos, artistas, políticos y fans se despiden tanto de Cassius Clay como de Muhammad Ali en su natal Louisville, en Kentucky. Desde la distancia, con una cita del boxeador que se ha convertido en una máxima, Jairo también dice adiós a su ídolo desde tierras venezolanas.

“Vuela como una mariposa y pica como una abeja” fue su cita favorita de Ali, a quien no solo considera que fue el más grande del pugilismo, sino también un luchador, un bailarín, un poeta y un showman.

Aunque sabe que “no hay muerto malo”, el comentarista deportivo asegura que todas las glorias y halagos que ha recibido el atleta después de su fallecimiento son más que merecidos. “Mucha gente dice que el mejor peleador de la historia era Jackie Robinson, pero no. El mejor peleador que yo he visto se llama Muhammad Ali. Es indiscutible”, difiere.

El mejor que ha visto, en primera persona, porque aunque ya no era ni ágil ni atinado con los golpes, cuando Jairo vio a su ídolo en vivo, en una convención de boxeo celebrada en Nueva Jersey en 1997, sintió la misma admiración de aquel pugilato que vio de adolescente.

Yo pude conocerlo, ya con su mal de Parkinson”, cuenta el venezolano, “no es lo mismo encontrárselo a los 16 años que a los 36. Lo vi bailando, pero ya estaba lento. Hacía trucos de magia con las manos y era muy envolvente”.

Rafael Morón, mánager de los pugilistas Mayerling «La Monita» Rivas y Johan Pérez, también le debe su pasión a Ali. «Yo pienso que todos los que estamos en el boxeo, estamos influenciados por él de alguna manera«, apunta. Al igual que Jairo, el promotor también conoció al ídolo en la conferencia de finales de los 90.

Screen Shot 2016-06-09 at 8.20.28 PM

Jairo Cuba (izquierda) y Rafael Morón

De Ali gustaba todo: su estilo, sus condiciones físicas, sus movimientos de pierna, su velocidad en las manos y su inteligencia en el ring. De ahí que dijera que volaba como una mariposa. Sin embargo, la admiración por el deportista no se quedó solamente en el cuadrilátero, sino en sus principios: su lucha por los derechos civiles y su negativa a participar en la Guerra de Vietnam.

Aunque son otros tiempos, Jairo asegura que el último en manejar el estilo de Ali es Floyd Mayweather. No obstante, sigue estando en otra escala, mucho más abajo. “Categóricamente no existe nadie que se le pueda acercar. El boxeo ahora es mucho más ofensivo. Hay muy buenos peleadores, pero ahora es diferente”, afirma.

De joven, recuerda haber rezado en más de un combate para que el astro se alzara con la victoria. En los momentos decisivos, en la tensión de las cuatro esquinas del sitio de pelea, la fe de Jairo intercedía por su ídolo desde un televisor en Venezuela. Los rezos del joven se unían a otras tantas oraciones de los devotos de Ali en todo el mundo, que seguían cada puño detrás de la pantalla.

De las peleas, su favorita fue el lengendario “Rugido de la selva” contra George Foreman, que tuvo lugar en el Congo en 1974. “Él no era el favorito y el otro venía de un récord de knockouts. Teníamos el temor de que nos fueran a noquear al ídolo”, recuerda.

La clásica batalla la ve cada vez que puede. Las otras peleas de Ali, Jairo las rememora y retransmite una y otra vez en un programa llamado Boxeo Total. Entre técnicas y maniobras del fallecido pugilista, el fanático cuenta con nostalgia que ha pasado casi todas las peleas de su héroe y que las ha narrado en tiempo real. Todas como si fuera la primera vez que las transmite, con el típico récord de audiencia que lograba Ali.

Tanto Rafael Morón como Jairo Cuba lamentan la partida del atleta más importante del pugilismo. «En mi caso, representó demasiado. Me cambió la vida, empecé como hobby, como un aficionado, y ya estoy aquí desde hace 20 y pico de años», cuenta el mánager de Pérez y Rivas.

Para Jairo, fue el principio de su carrera. «Todo empezó por él. Con él fue que llegó la magia de la televisión, él logró ratings tan importantes como el de la llegada del hombre a la luna», dice Jairo, «él mismo se proclamó el más grande y, para mí, fue el más grande«.

Foto principal: EFE

Si quieres saber más sobre este tema, lee también: