Movimiento feminista convoca a marcha por el Día de Acción Global por un aborto legal y seguro

LA HUMANIDAD · 22 SEPTIEMBRE, 2021 18:40

Ver más de

Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar


¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

Más de 50 organizaciones feministas venezolanas convocaron a una marcha en Caracas el próximo 28 de septiembre, con motivo del Día de Acción Global por un aborto legal y seguro, que partirá desde la plaza Morelos hasta la sede Asamblea Nacional, para exigir al Estado la despenalización judicial y social del aborto en el país.

Estas organizaciones se han agrupado en el movimiento Ruta Verde y pretenden ser atendidas por alguna comisión del Parlamento, a la que entregarán un comunicado que exige:

  1. Derogar los delitos sobre el aborto previstos en los artículos 430 (aborto procurado), 431 (aborto consentido), 433 (aborto agravado) y el 434 (aborto por honor) del Código Penal.
  2. Redactar, con la participación de las organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes, la legislación para garantizar el derecho de las mujeres al aborto seguro, de modo que sea discutida en la agenda legislativa 2021-2022.
  3. Promover el debate en torno al aborto legal y seguro, basado en los derechos humanos, la ética y la evidencia científica, libre de consideraciones morales y religiosas como corresponde en un Estado laico.

Principalmente, abogan por despenalizar el aborto cuando se presenten tres causales claves: cuando a vida o la salud de la mujer esté en peligro, cuando el embarazo ha sido producto de incesto o violación y cuando el feto pueda ser incompatible con la vida por malformaciones o patologías similares. 

Posteriormente, han abogado por considerar la despenalización del aborto cuando sean niñas y adolescentes quienes enfrenten el embarazo o cuando la mujer no cuente con las condiciones socioeconómicas para continuar con él.

Estas causales han sido señaladas en la introducción de un recurso de nulidad en contra los artículos antes mencionados ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que se entregó en 2018, y otro recurso de adhesión que se entregó al año siguiente por parte de estas organizaciones civiles.

No obstante, Yelena Carpio, abogada y representante de las organizaciones Tinta Verde y Faldas R, quien participó en la redacción del último recurso, denuncia que el TSJ no emitió ningún tipo de respuesta y se mantuvo en silencio total desde entonces.

Así, sostuvieron que la despenalización del aborto no vendrá por iniciativa propia de los políticos —que deben legislar en función de las necesidades de la población— sino del debate público sobre sus causas y consecuencias, tal y como ha ocurrido en varios países de la región.

Por esto, se exige que el aborto, como problema de salud pública, debe ser incorporado dentro de los programas de educación formal que incluyan y mejoren la calidad de la educación sexual y reproductiva en el país.

Por último, advierten que “no existen argumentos científicos ni jurídicos que sustente la criminalización del aborto” y que “lo previsto en el Código Penal, sin modificaciones desde hace más de cien años, no supera una interpretación coherente del marco constitucional e internacional de los derechos humanos”.

¿Por qué abogan por el aborto legal y seguro en Venezuela?

En materia de derechos humanos, estas organizaciones exigen que se reconozca que el aborto es un derecho sexual y reproductivo que recae en las mujeres y que les permite decidir sobre sus cuerpos y sus proyectos de vida.

En materia de salud pública, denuncian que el aborto es la tercera causa de mortalidad materna y que nueve de cada 10 mujeres en el país tiene embarazos no deseados, según Magdimar León, representante de la Asociación Venezolana para una Educación Sexual Alternativa (Avesa).

Por esto advierten que la criminalización del aborto en Venezuela promueve que las mujeres que toman esta decisión acudan a los mercados negros y lo practiquen en ambientes de peligrosidad y alto riesgo.

“Nos llaman mujeres y personas completamente decididas a abortar, que no están dudando, y lo van a hacer con las herramientas que tienen a la mano”, sostiene Carolina Santiago, representante de la organización civil de Faldas de R, la cual cuenta con una línea de atención.

Además, señalan que la practica clandestina del aborto golpea particularmente a aquellas mujeres y jóvenes que se encuentran en situación de pobreza, ya que no pueden acceder a los medicamentos y a la atención médica que este procedimiento requiere y, en caso de ser descubiertas, corren el riesgo de ser privadas de libertad, de ser “disminuidas en su integridad física o a morir en el intento de aspirar a un proyecto de vida viable”.

Respecto a las mujeres que decidieran tomar la decisión de abortar en el país, estas organizaciones recomiendan que, en primer lugar, sea una decisión informada y, segundo, que busquen el acompañamiento de alguna persona que las apoye y les ofrezca soporte emocional durante el proceso para evitar que enfrenten esta situación solas.