Movimiento estudiantil ucevista y la sociedad civil celebran los 300 de la UCV

LA HUMANIDAD · 22 DICIEMBRE, 2021 18:15

Ver más de

Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El rol que representa para la democracia la autonomía universitaria, fue el punto central en la celebración de los 300 años de fundación de la la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Este miércoles, 22 de diciembre, el movimiento estudiantil realizó un encuentro en la Ciudad Universitaria para conmemorar los 300 años de fundación de esta casa de estudio, la más antigua de Venezuela.

La celebración estuvo estructurada en tres conversatorios con egresados, un homenaje floral a José María Vargas y la presentación de un manifiesto que expresó la visión que tienen los estudiantes sobre el futuro de la universidad.

Este manifiesto destacan cómo el valor de la autonomía universitaria, la lucha democrática, el poder de renovarse y de innovar han enaltecido el aporte de la UCV durante sus 300 años de historia.

«Creemos que el rol que tiene la UCV en el país la lleva a tener presentes estos puntos mencionados en su camino, para verdaderamente representar el espíritu ucevista», señalan.

A nivel académico, y luego de más de 19 meses sin clases presenciales, los estudiantes se refirieron a «la imperiosa necesidad de mantener actualizados y a la vanguardia los programas académicos de cada escuela, así como apoyar las investigaciones y concursos que nutren a la Academia. Además del obligatorio mantenimiento de este patrimonio de la humanidad, la Ciudad Universitaria de Caracas».

En medio de una situación política, social y económica poco favorecedora para Venezuela, hicieron hincapié en que la pluralidad de las ideas debe dar vida a la universidad a través de «debates que pasan desde la protección frente a problemas que han permanecido ocultos e impunes como el acoso sexual, la desprotección de las mujeres, homosexuales y personas con dificultades motrices o físicas, así como la promoción de la sana y provechosa permanencia de profesores y estudiantes según sus méritos académicos, circunstancia que ha demostrado ser causa, entre muchas otras, del empobrecimiento de la creación intelectual de los espacios universitarios».

Sin embargo, reconocen que muy a pesar de los esfuerzos de buena parte de la comunidad ucevista, los valores antes mencionados no están garantizados en esta cada de estudio, «siendo una de las grandes razones que alejan a los jóvenes del capacitarse y que los acercan al empleo informal no siempre bien remunerado, la emigración, y en los casos más lamentables al crimen organizado», pues se calcula que ha perdido un tercio de su población estudiantil y cerca de 1.200 profesores en los últimos seis años.

En este manifiesto se reclama, también, que «es una realidad que el régimen que sigue respaldando sus desmanes con una ideología cuestionable permea y afecta las posibilidades de una renovación universitaria. Imposibilitando aquella necesidad que tiene la universidad de re-pensarse a sí misma, de evaluar su importancia dentro del dinamismo social y de reforzar los fundamentos democráticos para el país». No obstante, la representación estudiantil visualiza que durante 2022 se pudieran realizar elecciones universitarias, después de más de 10 años, si el TSJ no interfiere en el proceso.

Así, piden que a partir de sus 300 años, la universidad «cuente con la suficiente flexibilidad institucional, voluntad en su liderazgo, compromiso social y por supuesto, apoyo desde el Estado como para que el paso por sus aulas sea una mayor garantía de oportunidades para los jóvenes del país».

Sobre este último punto, advierten que es un reto hacer que la universidad sea sostenible económicamente, lo cual requerirá que su comunidad decida «con argumentos racionales y transparencia, cómo financiar su actividad académica», puesto que la negativa del presupuesto que le corresponde suministrar al Estado ha puesto en jaque su funcionamiento.

Por último, los estudiantes ucevistas aspiran a «una UCV como reflejo de la excelencia, un país libre y democrático para todos» y se comprometen con ello como con «un sueño» que construirán «hasta volverlo realidad».

La sociedad civil rinde homenaje

El Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), Fedecámaras, el Colegio de Contadores Públicos de Miranda y diferentes miembros de la sociedad civil le rindieron homenaje a la Universidad Central de Venezuela este miércoles por sus 300 años de fundación.

«Ante sus enormes dificultades de hoy, ante quienes irrespetando su historia y autonomía le han tendido un cerco económico, atacándola perversa y despiadadamente con maniobras políticas, la Universidad Central de Venezuela tendrá siempre en el Colegio de Ingenieros de Venezuela un aliado incondicional, porque su lucha es la nuestra y la de todos los venezolanos. ¡Honor y Gloria a nuestra Universidad Central de Venezuela en su tricentenario!«, manifestó la organización en un comunicado de este martes 22 de diciembre. 

El Colegio de Ingenieros de Venezuela sostiene que desde su creación ha mantenido una relación muy estrecha y de cooperación con la Universidad Central de Venezuela y recuerda que en 1874 se procedió a crear la Facultad de Ciencias Exactas, la cual otorgó títulos de agrimensor e ingeniero en su primera promoción en 1877.

Posteriormente, en 1911 se funda en la UCV el Centro de Estudiantes de Ingeniería y entre los años 1931 a 1935
se establecen los estudios de Ingeniería Civil dentro de la Facultad de Matemáticas y Física. Además, destacan que uno de los fundadores del CIV, el Ing. Alejandro Ibarra, fue Rector de la UCV en 1870, ocupando ese cargo hasta 1873, después de haber ejercido allí como catedrático de Física y Filosofía desde 1834.

Igualmente, a través de redes sociales fueron muchos los egresados, estudiantes y docentes quienes compartieron anécdotas, muestras de agradecimiento y celebración por el aniversario de «la casa que vence las sombras».

LA HUMANIDAD · 3 OCTUBRE, 2022

Movimiento estudiantil ucevista y la sociedad civil celebran los 300 de la UCV

Texto por Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar

El rol que representa para la democracia la autonomía universitaria, fue el punto central en la celebración de los 300 años de fundación de la la Universidad Central de Venezuela (UCV).

Este miércoles, 22 de diciembre, el movimiento estudiantil realizó un encuentro en la Ciudad Universitaria para conmemorar los 300 años de fundación de esta casa de estudio, la más antigua de Venezuela.

La celebración estuvo estructurada en tres conversatorios con egresados, un homenaje floral a José María Vargas y la presentación de un manifiesto que expresó la visión que tienen los estudiantes sobre el futuro de la universidad.

Este manifiesto destacan cómo el valor de la autonomía universitaria, la lucha democrática, el poder de renovarse y de innovar han enaltecido el aporte de la UCV durante sus 300 años de historia.

«Creemos que el rol que tiene la UCV en el país la lleva a tener presentes estos puntos mencionados en su camino, para verdaderamente representar el espíritu ucevista», señalan.

A nivel académico, y luego de más de 19 meses sin clases presenciales, los estudiantes se refirieron a «la imperiosa necesidad de mantener actualizados y a la vanguardia los programas académicos de cada escuela, así como apoyar las investigaciones y concursos que nutren a la Academia. Además del obligatorio mantenimiento de este patrimonio de la humanidad, la Ciudad Universitaria de Caracas».

En medio de una situación política, social y económica poco favorecedora para Venezuela, hicieron hincapié en que la pluralidad de las ideas debe dar vida a la universidad a través de «debates que pasan desde la protección frente a problemas que han permanecido ocultos e impunes como el acoso sexual, la desprotección de las mujeres, homosexuales y personas con dificultades motrices o físicas, así como la promoción de la sana y provechosa permanencia de profesores y estudiantes según sus méritos académicos, circunstancia que ha demostrado ser causa, entre muchas otras, del empobrecimiento de la creación intelectual de los espacios universitarios».

Sin embargo, reconocen que muy a pesar de los esfuerzos de buena parte de la comunidad ucevista, los valores antes mencionados no están garantizados en esta cada de estudio, «siendo una de las grandes razones que alejan a los jóvenes del capacitarse y que los acercan al empleo informal no siempre bien remunerado, la emigración, y en los casos más lamentables al crimen organizado», pues se calcula que ha perdido un tercio de su población estudiantil y cerca de 1.200 profesores en los últimos seis años.

En este manifiesto se reclama, también, que «es una realidad que el régimen que sigue respaldando sus desmanes con una ideología cuestionable permea y afecta las posibilidades de una renovación universitaria. Imposibilitando aquella necesidad que tiene la universidad de re-pensarse a sí misma, de evaluar su importancia dentro del dinamismo social y de reforzar los fundamentos democráticos para el país». No obstante, la representación estudiantil visualiza que durante 2022 se pudieran realizar elecciones universitarias, después de más de 10 años, si el TSJ no interfiere en el proceso.

Así, piden que a partir de sus 300 años, la universidad «cuente con la suficiente flexibilidad institucional, voluntad en su liderazgo, compromiso social y por supuesto, apoyo desde el Estado como para que el paso por sus aulas sea una mayor garantía de oportunidades para los jóvenes del país».

Sobre este último punto, advierten que es un reto hacer que la universidad sea sostenible económicamente, lo cual requerirá que su comunidad decida «con argumentos racionales y transparencia, cómo financiar su actividad académica», puesto que la negativa del presupuesto que le corresponde suministrar al Estado ha puesto en jaque su funcionamiento.

Por último, los estudiantes ucevistas aspiran a «una UCV como reflejo de la excelencia, un país libre y democrático para todos» y se comprometen con ello como con «un sueño» que construirán «hasta volverlo realidad».

La sociedad civil rinde homenaje

El Colegio de Ingenieros de Venezuela (CIV), Fedecámaras, el Colegio de Contadores Públicos de Miranda y diferentes miembros de la sociedad civil le rindieron homenaje a la Universidad Central de Venezuela este miércoles por sus 300 años de fundación.

«Ante sus enormes dificultades de hoy, ante quienes irrespetando su historia y autonomía le han tendido un cerco económico, atacándola perversa y despiadadamente con maniobras políticas, la Universidad Central de Venezuela tendrá siempre en el Colegio de Ingenieros de Venezuela un aliado incondicional, porque su lucha es la nuestra y la de todos los venezolanos. ¡Honor y Gloria a nuestra Universidad Central de Venezuela en su tricentenario!«, manifestó la organización en un comunicado de este martes 22 de diciembre. 

El Colegio de Ingenieros de Venezuela sostiene que desde su creación ha mantenido una relación muy estrecha y de cooperación con la Universidad Central de Venezuela y recuerda que en 1874 se procedió a crear la Facultad de Ciencias Exactas, la cual otorgó títulos de agrimensor e ingeniero en su primera promoción en 1877.

Posteriormente, en 1911 se funda en la UCV el Centro de Estudiantes de Ingeniería y entre los años 1931 a 1935
se establecen los estudios de Ingeniería Civil dentro de la Facultad de Matemáticas y Física. Además, destacan que uno de los fundadores del CIV, el Ing. Alejandro Ibarra, fue Rector de la UCV en 1870, ocupando ese cargo hasta 1873, después de haber ejercido allí como catedrático de Física y Filosofía desde 1834.

Igualmente, a través de redes sociales fueron muchos los egresados, estudiantes y docentes quienes compartieron anécdotas, muestras de agradecimiento y celebración por el aniversario de «la casa que vence las sombras».

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO