"Me siento mal", dice adolescente que no pudo terminar el año escolar a distancia

LA HUMANIDAD · 7 JULIO, 2020 09:00

“Me siento mal”, dice adolescente que no pudo terminar el año escolar a distancia

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

12
QUÉ CHÉVERE
13
QUÉ INDIGNANTE
31
QUÉ CHIMBO

La administración de Nicolás Maduro reportó los primeros casos de coronavirus en Venezuela el viernes 13 de marzo. Ese mismo día, anunció la suspensión de clases en todos los niveles a partir del lunes 16.

Sin tener Internet en su casa, en el barrio San Blas de Petare, y con el televisor dañado, Nayelí se enteró de la medida porque le avisó una compañera de su salón que la llamó a su teléfono de baja gama.

La adolescente, de 17 años de edad, lograría luego comunicarse con la coordinadora de bachillerato del colegio privado donde estudiaba, en el municipio Sucre del estado Miranda.

“Dijeron que solo se podían entregar los trabajos por correo (electrónico), pero como yo no tengo Internet…”, relata Nayelí a principios de julio, al confesar que abandonó los estudios, porque no tenía condiciones ni recursos para seguir a distancia.

Después de esa conversación con la educadora, la estudiante asegura que nadie más del plantel intentó contactarla o plantearle una alternativa para que sacara adelante el segundo y tercer lapso de su tercer año.

La adolescente logró hacer unas primeras asignaciones en visitas esporádicas a casa de una tía, en el barrio Juventud Bolivariana, también en Petare.

Un conocido recibía los correos del colegio y se los enviaba a su tía. “Pero con el tiempo dejaron de hacerle el favor”, cuenta la mujer. Sumado a esto, la conexión a Internet en su hogar también era muy inestable y no siempre la muchacha podía descargar archivos, buscar información o enviar un correo.

Otra opción que tenía, señala Nayelí, era ir a un cíber, pero los que estaban en la zona cerraron tras el llamado a cuarentena. Al final, dejó de intentarlo.

A un día de terminar el año escolar 2019-2020, expresa: “me siento mal. Ya yo he repetido dos veces…  ahora volver a repetir. Mi mamá dice que hay que esperar a que termine la pandemia“.