Margariteños sufren consecuencias del paro de transporte y la falta de respuesta del Sundde - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 3 NOVIEMBRE, 2017 11:00

Margariteños sufren consecuencias del paro de transporte y la falta de respuesta del Sundde

Texto por Shari Avendaño | @shariavendano

Ver más de

Shari Avendaño | @shariavendano

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“Desde el lunes me han venido a buscar a mi casa, para ir al trabajo porque he salido a buscar autobús para hacer mi ruta normal y no he podido“, aseguró Eras Melys Malaver, publicista de 29 años y habitante de Porlamar .

Pidiendo la cola a familiares, amigos y vecinos, y en algunos casos caminando, parte de los margariteños han conseguido movilizarse hasta sus puestos de trabajo y regresar a sus hogares, como resultado del paro de transporte convocado por el Sindicato de Trabajadores de Tránsito Terrestre del estado Nueva Esparta (Suttene) desde el pasado lunes, 30 de octubre.

El resto se ha visto en la necesidad de ausentarse de sus ocupaciones. Mientras los neoespartanos sufren las consecuencias de la medida gremial, el Suttene se mantiene a la espera de la respuesta de la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) para fijar tarifas de transporte.

De la avenida Rómulo Betancourt a la 4 de Mayo y de allí al sector Los Robles, es la ruta diaria de Malaver, quien trabaja en una firma de Salud en el centro de la entidad. Según explicó, por la zona donde reside pasan autobuses con mucha regularidad pero desde hace aproximadamente dos meses no es así.

Para trasladarse de su habitación al trabajo, solía tardar entre 10 y 15 minutos. A la fecha, puede tardar de 30 a 40 minutos esperando una unidad de transporte público.

“Con la suerte de que una amiga que trae a la niña (al colegio) llega cerca de donde yo vivo. Ella muy amablemente me ha ido a buscar. El lunes ella me vino a buscar y en el trabajo no se trabajó completo el turno“, aseguró Malaver, quien comentó que las dificultades para movilizarse de un lado a otro han acortado la jornada de trabajo.

Sus compañeros han buscado otras opciones para transportarse: pagar un taxi o pedir la cola. No obstante, una parte de ellos vive en municipios “foráneos o dormitorios”, como Juan Griego, y les ha costado mucha llegar.

“Yo vengo porque me vienen a buscar. Esta mañana las paradas estaban full. Salí a las 7:00. A las 7:40 nada”. Su amiga le escribió y la pasó buscando. Afirmó que algunos colegios han recortado su jornada, mientras que otros no trabajan desde el pasado martes: “Aquí hay uno cerca y los niños de aquí se van caminando, pero los profesores no son de por aquí y no han podido ir”.

Cambiar un caucho es una locura

El secretario general de Gobierno del estado Nueva Esparta, David Durán, aseguró en entrevista para Efecto Cocuyo que han “asumido esa posición mediadora” para solventar la situación del transporte en la entidad. Explicó que reconocen lo que viven los transportistas día a día y que es necesario el aumento. No obstante, los precios deben ser producto de “unas mesas de trabajo, de una revisión de las estructuras de costo, de un consenso entre las partes”.

“Pareciera que está más en manos de Caracas, en mayor nivel para que pudiera haber una solución. Debería ser producto del mesas de trabajo, entre el sindicato y las autoridades competentes”, precisó.

El presidente de Suttene, José Luis Isase, reafirmó que mantendrán su posición hasta que tengan respuesta de la sede central del Sundde, En Caracas: “Tenemos que esperar la decisión, si la aprobaron, si la rechazaron, si le hicieron cambios”. Mientras tanto, según el balance hecho por Isase, el 95% de los transportistas se unieron al paro.

Para Malaver, se justifican las peticiones del sector. “Yo considero en cualquier país del mundo el transporte público tiene que ser responsabilidad del Gobierno, no de personas ajenas. La posición de los transportistas es justificada. Ahorita cambiar un caucho es una locura”.

“Poniéndonos en el lugar del dueño del bus, se le hace imposible con la tarifa que tiene”, declaró Malaver, quien además explicó que un familiar que trabaja en el área puede ganar en un día entre 170 mil y 180 mil bolívares diarios, como mucho 200 mil. Tendría que trabajar cuatro meses para comprar un caucho.

A su juicio, debería existir un protocolo de atención directa para los transportistas más afectados. “Que cada responsable de línea tenga su lista de priorizados y que de verdad llegue a toda la colectividad de transportista. Lo del aumento y a pesar puede estar bien porque el trabajo es rudo y corren el riesgo de que lo roben”, concluyó.

Foto: El Sol de Margarita