Luto en las artes venezolanas: fallece a los 81 años el pintor Édgar Sánchez

LA HUMANIDAD · 11 MAYO, 2022 17:46

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Apenas un día después de que Venezuela celebrara el Día Nacional del Artista Plástico, falleció en Caracas el notable pintor larense Édgar Sánchez, Premio Nacional de las Artes Plásticas 1998 y uno de los grandes exponentes de la plástica del siglo XX.

Según confirmaron familiares cercanos, el artista murió este 11 de mayo a los 81 años de edad, luego de sufrir una caída en el taller donde realizaba sus particulares obras, que le dieron un nombre dentro de la movida cultural venezolana. No resistió una operación que le hicieron para salvar su vida.

Nacido en la población de Aguada Grande, estado Lara, el 28 de septiembre de 1940; entre 1954 y 1959 Édgar Sánchez estudia en la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar y Tovar de Barquisimeto. Luego se muda a Caracas para estudiar arquitectura en la Universidad Central de Venezuela, carrera que no concluye.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Galería Freites (@galeria_freites)

En su primera etapa (1964-67) pinta figuras humanas híbridas, monstruosas, en gruesos empastes, chorreados y espesos trazos negros, dentro un espíritu afín al expresionismo norteamericano. En los años 1967 y 68, produce la serie “Huellas en el espacio”, que expone en el Museo de Bellas Artes en 1968, en su primera muestra individual. Son pinturas de pequeño formato en las cuales, sobre un fondo negro, se destacan manchas en blanco y amarillo, formadas por líneas entrecruzadas con veladuras, que llegan a figurar telas de gasa, coletos, redes.

En los años 70, el artista se vuelve el pionero y protagonista del “Boom del dibujo”, de notable significado en el arte venezolano. Su virtuosa técnica se pone al servicio de una honda reflexión existencial que expresa el drama de la condición humana a través de un perfil, un ojo, unos labios con hoyos, surcos, heridas y cicatrices. Hacia 1977, retoma la pintura, en la cual los rostros permanecen en sombras y los cuerpos son plasmados con un realismo extremo, aunque envueltos en misteriosas sombras que en 1978 se tornan volúmenes amenazantes.

En 1980 inicia la serie “Letargo”, grandes telas casi abstractas en grises sólo atravesadas por unos labios. Considera el crítico colombiano Germán Rubiano a “Letargo” como “uno de los trabajos más importantes del arte figurativo internacional de los últimos decenios”. Entre 1982 y 1984, realiza la serie “Piel y personaje”: retratos de seres anónimos, solos, de medio cuerpo, donde la reconstrucción de lo humano se efectúa a partir de referencias de la historia del arte. Paralelamente, en la serie “Piel y paisaje”, está al borde de la abstracción en telas de gran formato y cromatismo violento donde apenas reaparece la representación de bocas.

A fines de los 80, la serie “Pieles-gestaciones” constituye la primera gran síntesis de su trabajo anterior y génesis de futuros desarrollos. Los personajes conforman pequeños grupos, con un esbozo de paisaje en el fondo. A principios de los 90 surgen rostros femeninos en primeros planos. Luego Sánchez introduce copias ampliadas de fotografías (“Figura con personajes de August Sander”, 1994), hay mayor variedad entre los personajes, que son agrupados frente a paisajes campestres o vistas urbanas.

En su obra más reciente, los personajes se integran, según las leyes de la perspectiva renacentista, a espacios urbanos donde lo real se mezcla con la fantasía y donde pueden convivir referencias lejanas, como la fachada del Louvre o una plaza italiana, con ámbitos caraqueños.

Con información de Galería Freites