La pandemia trajo más desnutrición a los pueblos indígenas en la Guajira

LA HUMANIDAD · 9 AGOSTO, 2020 20:18

La pandemia trajo más desnutrición a los pueblos indígenas en la Guajira, alerta ONG

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las poblaciones indígenas de la Guajira (estado Zulia) y la región occidente de Venezuela se enfrentan a la pandemia de COVID-19 y a una epidemia de desnutrición, alerta el Comité de Derechos Humanos de la Guajira este domingo 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas.

La ONG señala que el cierre fronterizo entre Venezuela y Colombia, como consecuencia del coronavirus, dejó a los pueblos ancestrales “a merced del hambre y a una crecida rápida del índice de desnutrición”.

Esta enfermedad comenzó a incrementar en 2015, pero se disparó aún más este año, según el activista wayuu José David González, representante del Comité de Derechos Humanos de la Guajira.

“Las familias se suministraban con alimentos provenientes de Colombia mediante el comercio informal y como resultado del cierre fronterizo el desabastecimiento de alimentos llegó a un nivel muy alto generando el cierre de los comedores fronterizos que fueron habilitados por las agencias internacionales para la atención a venezolanos en situación de pobreza extrema, dejando al indígena a merced del hambre”, se lee en el reporte.

De acuerdo con la ONG, la desnutrición afecta tanto a adultos como niños. Las familias, en algunos casos, comen una vez al día alimentos bajos en grasas, calorías y proteínas.

Las fuentes de agua se encuentran contaminadas o simplemente secas producto de la fuerte sequía y la falta de limpieza de los pozos artesanales.

La ONG hace referencia al aumento de “muertes por hambre” y documenta el fallecimiento de tres niños por causas que estarían relacionadas con la falta de ingesta de alimentos.

El pasado 30 de mayo, en el sector Los Robles, al sur de la Guajira, murió una infante de seis meses producto de la falta de alimentos, según sus padres no hallaron formas de poderle suministrar fórmulas lácteas porque no contaban con ingresos para suplir la emergencia. Una semana antes, la hermana gemela de la bebé había fallecido por las mismas causas.

El 4 de junio, una niña de cinco años murió en el sector Ariguapa. Según sus familiares, lloraba por hambre y a los días entró en colapso y murió.

Agregan que hay por lo menos 100 casos de familias enteras que padecen inseguridad alimentaria en niveles críticos y mencionan el caso de Mairibel González una mujer wayuu que vive en el sector Malichen junto a sus cinco hijos, quienes tienen discapacidad y desnutrición severa.

Cáritas Venezuela también alertó que la desnutrición aguda sigue aumentando durante la pandemia.

Sin hospitales

El Comité de Derechos Humanos de la Guajira también denuncia que las emergencias médicas “quedaron a la deriva” por falta de centros médicos operativos.

El Hospital Binacional de Paraguaipoa pasó a ser un Hospital Centinela, por orden de las autoridades gubernamentales, para atender exclusivamente casos de COVID-19 aunque “no cuenta con las mínimas condiciones y activarlo para este tipo de servicio podría generar un brote de contagios ya que los controles de seguridad e higiene no se prestan”.

El único centro asistencial que está abierto al público es un Centro de Diagnóstico Integral que “está en peores condiciones que el Hospital”, según la ONG, porque tiene fallas eléctricas permanentes, no cuenta con insumos ni camas para albergar a pacientes que requieran hospitalización.

A poco menos de 30 kilómetros de distancia otros dos centros de salud: Hospital I Sinamaica y CDI Karouya “están a punto de ser clausurados por el alto índice de insalubridad que fue reconocido por las mismas autoridades sanitarias tras una visita realizada en Abril de este año”.

Foto: Panampost.