«La educación venezolana entró en una fase de implosión», advierte Leonardo Carvajal

LA HUMANIDAD · 27 MAYO, 2019 19:51

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El bullicio de los estudiantes en los pasillos de la Escuela de Educación de la Universidad Central de Venezuela (UCV), donde el profesor Leonardo Carvajal dio clases por 23 años, ahora es parte de un recuerdo lejano. El silencio en esos espacios y la reducción de las matrículas en otras instituciones que forman a los maestros del país, es una de las razones por las que el docente cree que la educación en Venezuela está en franca decadencia.

«Decir emergencia es decir poco. La educación venezolana entró en una fase de implosión desde este curso escolar. Se va derrumbando desde adentro y, como en el caso de las Torres Gemelas, a medida que avanza la implosión, la catástrofe es mayor», expresa.

Al ser consultado sobre la calidad de la educación que se imparte actualmente en las escuelas de los sectores público y privado, Carvajal advierte que ese criterio «se ha convertido prácticamente en una exquisitez, en una especie de caviar» cuando en realidad hace falta lo esencial:

«Que los niños, niñas y adolescentes estén bien alimentados y cuenten con todos los recursos para el aprendizaje, y que los docentes sean bien remunerados, porque así van a poder dedicarse a enseñar en un solo plantel y no tener que acudir a dos o tres empleos para subsistir».

Sin incentivos

El doctor en Educación y profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (Ucab) es categórico al asegurar que durante el chavismo el concepto de calidad ha sido «arrinconado en una esquina y pateado». Pone como un ejemplo de esta política los casi inexistentes presupuestos de las casas de estudio y, una vez más, la precariedad de los sueldos de los educadores.

«El profesor universitario en cualquier país es un típico exponente de la clase media. Si tú a esos personajes los trasladas a un nivel prácticamente infrahumano, entonces estás liquidando cualquier incentivo para cualquier profesión, para aquella joven generación», señala.

A Carvajal le cuesta medir el retroceso que ha tenido la educación pero advierte que ya en los años ochenta los bachilleres comenzaban a presentar deficiencia cuando entraban en la universidad y, en ese momento, «era impensable que en un liceo de la República o un colegio privado los alumnos no tuvieran profesor de química todo el tercer año de bachillerato».

Claves para detener la implosión

Respecto a qué hacer en este sector de cara a un posible cambio político en Venezuela enumeró las propuestas que realizó en el contexto de un encuentro del Plan País con otros especialistas del área:

✏️Garantizar el funcionamiento del Programa de Alimentación Escolar (PAE) al 100% en los planteles oficiales

✏️Incrementar el salario de los educadores y crear un sistema de evaluación del desempeño

✏️Dotar a los niños, niñas y adolescentes de primaria y secundaria de la Colección Bicentenario y las computadoras Canaima, corrigiendo las inaceptables desviaciones ideologizantes

✏️Desarrollar planes de capacitación para maestros y profesores que les permitan interactuar con sus estudiantes en la dimensión digital

✏️Crear en educación media una materia denominada trabajo, economía y producción, que implique un plan para que los adolescentes realicen pasantías de trabajo en organizaciones económicas, sociales y culturales

✏️Depurar de las escuelas oficiales a los miembros de la directiva que incurrieran en la persecución de los trabajadores por sus ideas políticas.

Foto: Mairet Chourio – @MairetChourio

Lea también: 

Autoridades no consideran a la educación un área esencial, advierte Cecodap