Incendios forestales consumen a los "desprotegidos" Andes venezolanos - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 30 MARZO, 2016 01:40

Incendios forestales consumen a los «desprotegidos» Andes venezolanos

Texto por Mariel Lozada | @marielozadab

Ver más de

Mariel Lozada | @marielozadab

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

“La recuperación de las áreas quemadas la verán mis nietos”, dijo un trabajador de Inparques en Mérida que prefirió no decir su nombre. Según Henry Peña, de los Bomberos Forestales del estado Mérida, han ocurrido 350 incendios desde la segunda semana de diciembre. De esos 300, cerca de 120 han sido de carácter forestal.

Aunque no maneja las cifras totales de hectáreas consumidas por el fuego, nada más en los dos de mayor extensión registrados (en Sierra de La Culata y en Milla), fueron más de 600 las hectáreas afectadas.

Si bien la vegetación afectada fue principalmente de carácter secundario (helechos, pastos y gramíneas), que Peña asegura vuelven a crecer cuando llegue el período de lluvia, el fuego llegó hasta los bosques naturales con vegetación autóctona. El mismo trabajador aseguró que, aunque no sabe las cifras exactas, se perdieron hectáreas de un valor inmensurable de selva nublada y de páramo.

No se pueden tener las cifras exactas porque no hay comunicación eficiente con los trabajadores debido a las deficiencias de la institución, dependencia del Estado. “Esta temporada de incendios agarró al instituto totalmente desprotegido. No hubo planificación”, aseguró el trabajador.

Peña también señaló las pérdidas vegetales. “Un bosque primario, con platas maduras y árboles, no se recupera. Eso se pierde”, comentó. “Salvo que se establezcan programas bien específicos, que permitan reponer algunas especies”

El trabajador de Inparques comentó que es muy difícil organizar programas de reforestación por el estado en el que se encuentran las instituciones encargadas. “El ambiente no es prioridad para el Estado. Inparques está ‘pal perro’, como se dice en el argot popular”.

Los bomberos y personal de Inparques trabajan con las uñas. Hace menos de dos años, el 19 de septiembre de 2014, el presidente de la República, Nicolás Maduro, aprobó más de 510 millones de bolívares y 15,4 millones de dólares para el plan de fortalecimiento del sistema nacional de parques y monumentos nacionales, según informó la Agencia Venezolana de Noticias.

Peña comentó que luego de evaluarse el suelo, se puede ver otra opción: si un proceso de sucesión (recuperación natural) sirve. Señaló que, aunque es lenta, a veces es la opción más viable.

Sin embargo, indiferentemente de la opción que se utilice, no será hasta dentro de muchos años que nuestro páramo vuelva a ser lo que era. “Un proceso que le llevó a la naturaleza siglos no se puede hacer de un día para otro”.

Como en los incendios del Henri Pittier, se maneja la hipótesis que los del estado andino hayan sido provocados por personas. Según Peña, la principal causa es el uso de fuego para limpieza de terreno. La segunda, simple vandalismo.

En caso de organizar un trabajo de reforestación, el guardabosques asegura que deben tomarse medidas estrictas de seguridad para evitar que esto vuelva a suceder. “La gente lo ve quemado y piensa que allí no hay nada que perder, se ponen a construir o sembrar. Así vamos perdiendo terrenos naturales”.

En las redes sociales ocasionó gran revuelo el incendio de Los Chorros, puesto que fue en las cercanías del Zoológico, emblema de la ciudad. Las llamas estuvieron a escasos 50 metros de algunas de jaulas de los animales, pero Peña comentó que se logró solucionar sin hechos que lamentar y el parque ya abrió sus puertas al público.

Arde el Táchira

Los 282 incendios de vegetación que se han registrado en el primer trimestre del 2016 en el estado fronterizo han dejado como consecuencia 537 hectáreas consumidas, según cifras dadas a Efecto Cocuyo por Yesnardo Canal, director de Protección Civil en la entidad.

Ahí ya tienen planes de reforestación. Empezarán por las cuencas, que es donde realmente se puede trabajar, porque zonas más parameras son de muy difícil acceso. El plan debe empezar cerca del 25 de abril, y trabajarán una semana al mes.

Sin embargo, según Unai Becerra, de la Organización no Gubernamental Venezuela Verde, antes de un año no se puede ver si un plan de reforestación funciona. Se tarda al menos seis meses empezar a ver si una semilla germina o no.

Carnal también comentó que, debido a los incendios y a la sequía, dos ríos de la zona se han quedado sin caudal. Ríos de mediano tamaño, que surten a la zona norte del municipio San Cristóbal, han sido reducidos a “un hilito” por las duras condiciones ambientales.

Jesús Berbesí, productor de la zona, relató que los incendios están teniendo consecuencias negativas para los tachirenses, especialmente por las enfermedades respiratorias causadas por la calima. Como la mayoría ocurren en zonas habitadas, en algunos casos se han registrado destrozos a viviendas. “En la vía hacia Capacho, hubo un incendio que afectó varias casas y ranchos”, comentó.

La ausencia de las lluvias en los primeros meses del año ha empeorado la situación. En el municipio García de Hevia han caído lluvias dispersas desde hace más o menos un mes. Ureña y Capacho está totalmente secos. Y la parte que conecta a los llanos está sufriendo una fuerte sequía, según refirió Berbesí.