Misas de exequias por muerte del cardenal Urosa Savino serán a puertas cerradas

LA HUMANIDAD · 24 SEPTIEMBRE, 2021 09:45

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

A las 9:00 de la mañana de este viernes 24 de septiembre comenzó la primera misa de exequias por la muerte del cardenal y arzobispo emérito de Caracas, Jorge Urosa Savino.

Sin embargo, los accesos a la Catedral de la capital venezolana están cerrados. Las misas serán “en la más estricta intimidad“, según detalló la periodista Fabiana Ortega desde la iglesia, ubicada en la Plaza Bolívar de la capital venezolana.

Este jueves tras ocurrir el deceso del cardenal, el administrador apostólico de la Arquidiócesis de Caracas, monseñor Baltazar Porras, declaró nuevo días de luto en esta jurisdicción eclesiástica, así como el repique de campanas en todas las parroquias durante un lapso de tres días a la hora del Ángelus.

También dispuso la inhumación del cuerpo del cardenal en la Catedral de Caracas, en el Panteón Arzobispal este viernes 24 de septiembre. Sus restos estarán al lado de los 15 arzobispos de Caracas que allí reposan, entre ellos José Humberto Quintero, José Alí Lebrún Moratinos e Ignacio Antonio Velasco.

Cardenal fallece por COVID-19

Urosa Savino murió por COVID-19 la tarde de este jueves 23 de septiembre, después de estar internado desde finales de agosto en una clínica caraqueña. Tenía 79 años de edad y su última labor pastoral fue como arzobispo de Caracas, entre los años 2005 y 2018, pues al cumplir los 75 años debió cumplir con el Código de Derecho Canónico debió retirarse de las actividades al frente de la Arquidiócesis.

La pandemia por el COVID-19 y el aumento de los casos de coronavirus en Caracas este mes de septiembre impiden que haya misas de exequias abiertas al público.

Urosa Savino fue instituido cardenal por el papa Benedicto XVI en marzo del año 2006, con lo que se convirtió en el quinto obispo venezolano en tener esta dignidad dentro de la Iglesia católica. Esto le permitió estar en el cónclave del año 2009 que eligió a Jorge María Bergoglio como nuevo pontífice, tras la renuncia de su antecesor.