Escritor venezolano Edgar Borges presenta en Madrid “El olvido de Bruno” - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 15 SEPTIEMBRE, 2016 12:40

Escritor venezolano Edgar Borges presenta en Madrid “El olvido de Bruno”

Texto por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Este jueves, 1 de septiembre, la librería La Sombra y ediciones Carena y Frontera Dos invitan a la presentación de “El viaje literario a dos voces: la memoria y la montaña”, con la participación de los reconocidos escritores Edgar Borges  e Ignacio Castro RSe trataey.

Durante el encuentro, los autores intercambiarán reflexiones sobre sus obras El Olvido de Bruno y Roxe de Sebes. Mil días en la montaña, respectivamente.

Ignacio Castro Rey (Santiago de Compostela, 1952) filósofo, crítico de arte, ensayista y profesor, hablará del viaje de la memoria a través del libro “El olvido de Bruno”, del venezolano Edgar Borges.

Se trata de una novela que cuenta la historia de un hombre que sufre una enfermedad que lo hace dudar de la realidad: el Alzheimer.

Bruno, sin embargo, no está solo. A su alrededor están las vibrantes historias que suceden en un barrio; una plaza con cinco delincuentes retirados; un árbol antiguo; tres columpios destartalados; un amigo; una muchedumbre sedienta de venganza; el canto de Edith Piaf y la música de Richard Wagner; la luz; la lluvia; una bar abandonado; un colegio en silencio; tres niños que golpean hombres. Recuerdos, fotografías; fragmentos. La casa es el espacio extraviado que Bruno busca en la calle.

Edgar Borges (Caracas, Venezuela, 1966) reside en España desde el 2007. Es autor de obras de ficción y de ensayos periodísticos que cuestionan la lógica de una realidad uniforme, analizará el viaje existencial y espacial representado en la montaña que protagoniza la obra de Castro Rey “Roxe de Sebes. Mil días en la montaña”.

Obra que recoge las experiencias y reflexiones del autor durante su retiro voluntario en la Serra do Courel. ¿Cómo seguir siendo idealista, incluso romántico, y al mismo tiempo participar en un universo social donde la Revolución se mostrara imposible?

El escenario donde se mantuvo esta pregunta fue una casa blanca, gris y azul clavada entre montañas de hierba. Esa cabaña de piedra y madera se convirtió en el lugar señero para desatar la madeja del presente y ensayar otra vez una orientación en la multitud de recuerdos, imágenes y ecos dispersos que venían de atrás. Roxe de Sebes fue el epicentro de una temible calma que permitió atravesar el rompecabezas de lo vivido.