Equipos destruidos, robos y amenazas contra 14 periodistas este #5Jun

LA HUMANIDAD · 5 JUNIO, 2017 21:09

Ver más de

Julett Pineda Sleinan | @JulePineda


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

«Váyanse de aquí, no graben un coño. Dame la cámara», le dijo un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) a la reportera gráfica de El Nacional, Fabiana Rondón. Junto a otro reportero del medio, se trasladó a las inmediaciones de la base aérea La Carlota para documentar el plantón de este lunes 5 de junio. Sin embargo, los uniformados le impidieron hacer su trabajo.

«Llegamos como a las 2:30 pm. Estábamos ahí donde la escultura de las gotas. Uno de los funcionarios intentó agarrarme por el brazo y logré escapar», contó. Luego, los efectivos arremetieron contra ella y otro colega con disparos de perdigones a quemarropa. Se alejó del sitio y esperó un tiempo. Luego se acercó nuevamente para seguir haciendo la cobertura.

Rondón no fue la única periodista agredida este lunes. De acuerdo con los registros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp), se recibieron denuncias de 14 reporteros que resultaron agredidos mientras cubrían el plantón: 13 de ellos en Caracas y uno en Mérida.

La reportera gráfica corrió con mejor suerte que otros de sus colegas. Más temprano, efectivos de las fuerzas de seguridad lanzaron la cámara de Globovisión desde el segundo piso del distribuidor Altamira. El equipo que cargaban los camarógrafos Luis Reaño y Argenis Medina quedó hecho añicos. Así lo denunció el periodista Vladimir Villegas durante la transmisión de su programa de entrevistas a la 1:00 pm por esa planta televisiva.

En el mismo lugar en donde amedrentaron a Rondón también amenazaron al equipo de Vivo Play. Los periodistas fueron abordados por un GNB que les pidió que se retiraran «si no querían ser tratados como guarimberos«. Reporteros de TV Venezuela, Crónica Uno, Runrunes, El Pitazo y El Cooperante también fueron objeto de ataques por parte de los efectivos.

No solo perdieron equipos de grabación, también celulares, máscaras antigás y billeteras. Algunos incluso fueron blancos de golpes y de perdigonazos.

Pese a la medida de protección para los periodistas solicitada por la Fiscalía el pasado 18 de mayo, las agresiones para afincar la censura van en aumento. Según indicó Marco Ruiz, secretario general del Sntp, la escalada de violencia fue significativa en las últimas horas.

Los 14 casos registrados este 5 de junio se suman a los que se han venido contabilizando desde que comenzaron las protestas. De acuerdo con las cifras del sindicato, desde el 31 de marzo se han procesado 204 agresiones a los trabajadores de la prensa; de éstas, 150 tienen como responsables a efectivos de órganos de seguridad del Estado.

Recomendaciones

Cuando las violaciones de los derechos humanos están a la orden del día, una de las acciones de los cuerpos de seguridad será arremeter contra la prensa, para evitar que queden registro de las actuaciones de sus funcionarios. Es por esta razón que Cristian Fuentes, periodista experto en cobertura de emergencias, recomienda a los reporteros mantenerse fuera de peligro para poder seguir informando.

Estas recomendaciones también aplican a los ciudadanos que estén haciendo registros de los hechos. Una de las más importantes, insistió, es nunca oponer resistencia a los uniformados. «Si el funcionario dice retírate, es mejor mantener la filmación o tomar una que otra foto y retirarse. No caer en conflicto con el funcionario», sugirió. De lo contrario, el reportero está en riesgo de perder el material que ya consiguió e, incluso, de perder el equipo.

Fuentes también sugiere tener siempre presente la máxima de «es mejor un periodista vivo y libre a uno muerto o preso». Los riesgos de enfrentarse a la autoridad incluyen acabar con un equipo destruido o robado, incluso terminar detenido. Ante estas posibilidades, destaca que lo primordial es mantenerse a salvo y, si es necesario, salir del «área caliente» y pasarse al «área tibia«.

Insistió en la importancia de trabajar en un área en donde uno pueda retirarse rápidamente del sitio si se presenta una situación de riesgo y buscar puntos de amplia visibilidad desde donde no se esté expuesto.

«Los medios de comunicación deben ofrecerles a los periodistas los elementos necesarios para las coberturas: cascos, chalecos de la cobertura deseada, máscaras, chaquetas. Lo ideal es que uno vaya seguro», dijo Fuentes. También recomendó que los reporteros tengan conocimientos básicos en el área de primeros auxilios y en la cobertura de emergencias sociales.

Foto: Cristian Hernández/EFE

LA HUMANIDAD · 26 ENERO, 2023

Equipos destruidos, robos y amenazas contra 14 periodistas este #5Jun

Texto por Julett Pineda Sleinan | @JulePineda

«Váyanse de aquí, no graben un coño. Dame la cámara», le dijo un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) a la reportera gráfica de El Nacional, Fabiana Rondón. Junto a otro reportero del medio, se trasladó a las inmediaciones de la base aérea La Carlota para documentar el plantón de este lunes 5 de junio. Sin embargo, los uniformados le impidieron hacer su trabajo.

«Llegamos como a las 2:30 pm. Estábamos ahí donde la escultura de las gotas. Uno de los funcionarios intentó agarrarme por el brazo y logré escapar», contó. Luego, los efectivos arremetieron contra ella y otro colega con disparos de perdigones a quemarropa. Se alejó del sitio y esperó un tiempo. Luego se acercó nuevamente para seguir haciendo la cobertura.

Rondón no fue la única periodista agredida este lunes. De acuerdo con los registros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (Sntp), se recibieron denuncias de 14 reporteros que resultaron agredidos mientras cubrían el plantón: 13 de ellos en Caracas y uno en Mérida.

La reportera gráfica corrió con mejor suerte que otros de sus colegas. Más temprano, efectivos de las fuerzas de seguridad lanzaron la cámara de Globovisión desde el segundo piso del distribuidor Altamira. El equipo que cargaban los camarógrafos Luis Reaño y Argenis Medina quedó hecho añicos. Así lo denunció el periodista Vladimir Villegas durante la transmisión de su programa de entrevistas a la 1:00 pm por esa planta televisiva.

En el mismo lugar en donde amedrentaron a Rondón también amenazaron al equipo de Vivo Play. Los periodistas fueron abordados por un GNB que les pidió que se retiraran «si no querían ser tratados como guarimberos«. Reporteros de TV Venezuela, Crónica Uno, Runrunes, El Pitazo y El Cooperante también fueron objeto de ataques por parte de los efectivos.

No solo perdieron equipos de grabación, también celulares, máscaras antigás y billeteras. Algunos incluso fueron blancos de golpes y de perdigonazos.

Pese a la medida de protección para los periodistas solicitada por la Fiscalía el pasado 18 de mayo, las agresiones para afincar la censura van en aumento. Según indicó Marco Ruiz, secretario general del Sntp, la escalada de violencia fue significativa en las últimas horas.

Los 14 casos registrados este 5 de junio se suman a los que se han venido contabilizando desde que comenzaron las protestas. De acuerdo con las cifras del sindicato, desde el 31 de marzo se han procesado 204 agresiones a los trabajadores de la prensa; de éstas, 150 tienen como responsables a efectivos de órganos de seguridad del Estado.

Recomendaciones

Cuando las violaciones de los derechos humanos están a la orden del día, una de las acciones de los cuerpos de seguridad será arremeter contra la prensa, para evitar que queden registro de las actuaciones de sus funcionarios. Es por esta razón que Cristian Fuentes, periodista experto en cobertura de emergencias, recomienda a los reporteros mantenerse fuera de peligro para poder seguir informando.

Estas recomendaciones también aplican a los ciudadanos que estén haciendo registros de los hechos. Una de las más importantes, insistió, es nunca oponer resistencia a los uniformados. «Si el funcionario dice retírate, es mejor mantener la filmación o tomar una que otra foto y retirarse. No caer en conflicto con el funcionario», sugirió. De lo contrario, el reportero está en riesgo de perder el material que ya consiguió e, incluso, de perder el equipo.

Fuentes también sugiere tener siempre presente la máxima de «es mejor un periodista vivo y libre a uno muerto o preso». Los riesgos de enfrentarse a la autoridad incluyen acabar con un equipo destruido o robado, incluso terminar detenido. Ante estas posibilidades, destaca que lo primordial es mantenerse a salvo y, si es necesario, salir del «área caliente» y pasarse al «área tibia«.

Insistió en la importancia de trabajar en un área en donde uno pueda retirarse rápidamente del sitio si se presenta una situación de riesgo y buscar puntos de amplia visibilidad desde donde no se esté expuesto.

«Los medios de comunicación deben ofrecerles a los periodistas los elementos necesarios para las coberturas: cascos, chalecos de la cobertura deseada, máscaras, chaquetas. Lo ideal es que uno vaya seguro», dijo Fuentes. También recomendó que los reporteros tengan conocimientos básicos en el área de primeros auxilios y en la cobertura de emergencias sociales.

Foto: Cristian Hernández/EFE

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO