En menos de dos días cayeron seis funcionarios militares y policiales

LA HUMANIDAD · 18 ABRIL, 2016 19:42

Ver más de

Vanessa Moreno Losada | @MoreLosada24


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Addier Corona Garcías, Eulises Nestor Luna Meza, Frank Velazco, José Gregorio Segura, Alexander Pantoja y José Francisco Hernández Araujo son los nombres de los hombres que ha perdido la seguridad ciudadana del país en dos días.

Este lunes, 18 de abril, tres funcionarios de la Policía del estado Apure estaban reunidos en una vivienda de la urbanización La Guamita en Valle Verde de San Fernando a las 2:00 pm, cuando varios delincuentes los sorprendieron, les dispararon y les quitaron sus armas de fuego. Addier Corona, de 31 años, y Eulises Luna, de 30 años, murieron en el sitio.

Las armas que se llevaron los malhechores fueron una Beretta PX4, serial PX9683 y una marca Beretta, modelo F92, serial P21935Z.

A esa misma hora, pero en el estado Táchira, Frank Velazco, de 32 años, pasaba por una situación similar. Él y su esposa estaban en la autopista de Táriba, vía Copa de Oro, donde unos delincuentes los alcanzaron. Uno de ellos pide al funcionario de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) que le entregue el anillo de oro que lucía en su mano y al negarse lo mataron. La víctima estaba adscrita a la División de Tránsito.

El hampa ya se había adueñado de la vida de José Gregorio Segura, un funcionario de la Policía del Estado Sucre. Fue asesinado en la autopista Antonio José de Sucre en Cumaná.

Los otros dos nombres corresponden a hombres que murieron el domingo 17 de abril. El inspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), Alexander Pantoja fue alcanzado por las balas de sus propios compañeros en horas de la tarde en Caricuao, Distrito Capital; y el capitán de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), José Hernández, fue degollado en su casa en Guárico.

Por estos casos, el Ministerio Público solo se pronunció públicamente en relación con el homicidio del capitán de la GNB. Divulgó un comunicado en el que asegura que su muerte y la de su esposa serían investigados por una subdirectora y un fiscal de la institución.