Empresarios temen que algunos operadores de turismo no abran tras la pandemia

LA HUMANIDAD · 27 SEPTIEMBRE, 2020 18:30

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
2
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

El turismo es uno de los sectores más afectados por la pandemia del COVID-19, realidad de la que no escapa Venezuela.

Hasta el año pasado, de acuerdo a Conseturismo, el sector generaba unos 300.000 empleos directos y alrededor de 1.000.000 de puestos de trabajo indirectos. Es decir, son miles las familias que dependen del turismo para su sustento económico.

Cuando se cumplen seis meses de operaciones turísticas paralizadas, al presidente de la asociación gremial, Leudo González, le preocupa que si no hay algún grado de reactivación en las próximas semanas “vamos a escuchar de empresas y emprendimientos que no van a poder abrir después de la pandemia”.

Este 27 de septiembre, Día Mundial del Turismo, “el panorama es muy sombrío”.

González opinó que mientras la curva de contagios del coronavirus en el país no comience a aplanarse, “nuestro sector que es altamente interactivo de personas no se va a flexibilizar”.

Turismo local

Sin embargo, el presidente de Conseturismo en entrevista con Efecto Cocuyo, expresó que han hecho un llamado a que se abran actividades “desde lo local”, en aquellas zonas del país donde hay cifras controladas de coronavirus, “para permitir algún oxígeno» a las operadoras turísticas locales.

Como un ejemplo a seguir mencionó a Uruguay, país que ha comenzado a invitar a sus connacionales a hacer turismo en su territorio, en parte por el buen manejo que han logrado de la pandemia.

Comentó que han solicitado al gobierno que puedan incorporarse a trabajar las agencias de viaje, por ejemplo, que “algunas operaciones están haciendo desde su casa” y ya han adelantado protocolos de bioseguridad. Aún no han recibido respuesta.

González refirió que desde el gobierno se han realizado acercamientos a algunos balnearios y zonas de atractivos turísticos, pero al final “no logramos concretar con una apertura controlada gradual”.

Citó el caso de un plan piloto que se implementó, sin éxito, en las playas del estado Vargas.

“El mismo fue desbordado. Ahí es donde hacemos un llamado a la ciudadanía: Mientras no haya un entendimiento de que se deben mantener los controles, de que tienen que cuidarse las normas, no se va a poder ni abrir una playa”, dijo el empresario.

Agregó que solo así será posible “brindar cierto esparcimiento y posibilidades de disfrute que, desde el punto de vista psicosocial, es importante tener en estos momentos”.

Cooperación regional

Leudo González señaló que, desde la Federación de Cámaras de Turismo de Suramérica, asociación de la que Conseturismo forma parte, “estamos trabajando en la posibilidad de que en la región se puedan homologar, armonizar, los lineamientos de bioseguridad”.

¿A dónde se puede volar en América Latina?

Destacó que la prioridad es ofrecer a los turistas, especialmente a los internacionales, la “confianza y seguridad” para que puedan viajar sin mayores contratiempos entre un país y otro.

Preparados para la nueva normalidad

El presidente del Buró de Turismo de Margarita, Julio Arnaldes, diagnosticó que el país, así como la región, ha sufrido un impacto considerable.

«Prácticamente el año 2020 lo vamos a tener que terminar en cero… No está generando ningún tipo de ingresos alternos o subyacentes», dijo a Efecto Cocuyo.

Comentó que entre los sondeos que han realizado a través de múltiples seminarios virtuales, un 30 % de los operadores manifestó que estaba en riesgo de cerrar definitivamente.

No obstante, resaltó que en estos últimos meses los distintos engranajes de la cadena han trabajado muchísimo en los estándares y protocolos para poder enfrentar «la nueva normalidad».  Sostuvo que a nivel de las líneas áreas los avances son notables.

Aerolíneas afinan protocolos de bioseguridad a la espera de autorización de vuelos en Venezuela

Arnaldes reforzó la idea de que una de las primeras fases que podría reactivarse es la del turismo local, donde los turistas visiten un lugar pero luego regresen a pernoctar en sus hogares.

Tecnologías y planificación

Contó que en Nueva Esparta está en desarrollo una aplicación para conocer los aforos de los espacios públicos en la región, particularmente de las playas. Con una metodología tipo semáforo, al consultar la herramienta la persona podrá saber qué tan lleno está el lugar y, por ende, el nivel de riesgo de contagio.

Los prestadores de servicios turísticos también trabajan en realizar la planimetría de los espacios para mantener el distanciamiento físico y otras medidas de bioseguridad. Sin embargo, consideró que «esta nueva realidad» estará llena de ensayos y errores, y que se irán ajustando poco a poco.

El empresario mencionó que también se avanza sobre algunas certificaciones que generen el factor confianza en los usuarios, sobre que esos prestadores de servicios que las tengan se esfuerzan por cumplir los lineamientos biosanitarios.

Insistió en que «siempre tenemos que tener por encima la salud» y que en cuanto a la reapertura del turismo «la región va a abrir y va a echar adelante a la velocidad del último país que esté peor».

Arnaldes consideró que mientras retoman sus actividades naturales, la infraestructura del sector turismo podría ser aprovechada en el país en otras áreas del desarrollo, incluyendo hacer uso de sus unidades de transporte para movilizar empleados sanitarios de un estado a otro.

Indicadores globales

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) estima que entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos están actualmente en riesgo.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo prevé una pérdida del 1,5 al 2,8 % del PIB mundial debido a la crisis de la industria debido al coronavirus.

El pasado mes de agosto el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó que «ha sido tan doloroso ver cómo la pandemia de COVID-19 ha devastado el turismo».

Aseguró que el resto en adelante sería reconstruir el sector de una manera «segura, equitativa y respetuosa con el clima».

LA HUMANIDAD · 19 AGOSTO, 2022

Empresarios temen que algunos operadores de turismo no abran tras la pandemia

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

El turismo es uno de los sectores más afectados por la pandemia del COVID-19, realidad de la que no escapa Venezuela.

Hasta el año pasado, de acuerdo a Conseturismo, el sector generaba unos 300.000 empleos directos y alrededor de 1.000.000 de puestos de trabajo indirectos. Es decir, son miles las familias que dependen del turismo para su sustento económico.

Cuando se cumplen seis meses de operaciones turísticas paralizadas, al presidente de la asociación gremial, Leudo González, le preocupa que si no hay algún grado de reactivación en las próximas semanas “vamos a escuchar de empresas y emprendimientos que no van a poder abrir después de la pandemia”.

Este 27 de septiembre, Día Mundial del Turismo, “el panorama es muy sombrío”.

González opinó que mientras la curva de contagios del coronavirus en el país no comience a aplanarse, “nuestro sector que es altamente interactivo de personas no se va a flexibilizar”.

Turismo local

Sin embargo, el presidente de Conseturismo en entrevista con Efecto Cocuyo, expresó que han hecho un llamado a que se abran actividades “desde lo local”, en aquellas zonas del país donde hay cifras controladas de coronavirus, “para permitir algún oxígeno» a las operadoras turísticas locales.

Como un ejemplo a seguir mencionó a Uruguay, país que ha comenzado a invitar a sus connacionales a hacer turismo en su territorio, en parte por el buen manejo que han logrado de la pandemia.

Comentó que han solicitado al gobierno que puedan incorporarse a trabajar las agencias de viaje, por ejemplo, que “algunas operaciones están haciendo desde su casa” y ya han adelantado protocolos de bioseguridad. Aún no han recibido respuesta.

González refirió que desde el gobierno se han realizado acercamientos a algunos balnearios y zonas de atractivos turísticos, pero al final “no logramos concretar con una apertura controlada gradual”.

Citó el caso de un plan piloto que se implementó, sin éxito, en las playas del estado Vargas.

“El mismo fue desbordado. Ahí es donde hacemos un llamado a la ciudadanía: Mientras no haya un entendimiento de que se deben mantener los controles, de que tienen que cuidarse las normas, no se va a poder ni abrir una playa”, dijo el empresario.

Agregó que solo así será posible “brindar cierto esparcimiento y posibilidades de disfrute que, desde el punto de vista psicosocial, es importante tener en estos momentos”.

Cooperación regional

Leudo González señaló que, desde la Federación de Cámaras de Turismo de Suramérica, asociación de la que Conseturismo forma parte, “estamos trabajando en la posibilidad de que en la región se puedan homologar, armonizar, los lineamientos de bioseguridad”.

¿A dónde se puede volar en América Latina?

Destacó que la prioridad es ofrecer a los turistas, especialmente a los internacionales, la “confianza y seguridad” para que puedan viajar sin mayores contratiempos entre un país y otro.

Preparados para la nueva normalidad

El presidente del Buró de Turismo de Margarita, Julio Arnaldes, diagnosticó que el país, así como la región, ha sufrido un impacto considerable.

«Prácticamente el año 2020 lo vamos a tener que terminar en cero… No está generando ningún tipo de ingresos alternos o subyacentes», dijo a Efecto Cocuyo.

Comentó que entre los sondeos que han realizado a través de múltiples seminarios virtuales, un 30 % de los operadores manifestó que estaba en riesgo de cerrar definitivamente.

No obstante, resaltó que en estos últimos meses los distintos engranajes de la cadena han trabajado muchísimo en los estándares y protocolos para poder enfrentar «la nueva normalidad».  Sostuvo que a nivel de las líneas áreas los avances son notables.

Aerolíneas afinan protocolos de bioseguridad a la espera de autorización de vuelos en Venezuela

Arnaldes reforzó la idea de que una de las primeras fases que podría reactivarse es la del turismo local, donde los turistas visiten un lugar pero luego regresen a pernoctar en sus hogares.

Tecnologías y planificación

Contó que en Nueva Esparta está en desarrollo una aplicación para conocer los aforos de los espacios públicos en la región, particularmente de las playas. Con una metodología tipo semáforo, al consultar la herramienta la persona podrá saber qué tan lleno está el lugar y, por ende, el nivel de riesgo de contagio.

Los prestadores de servicios turísticos también trabajan en realizar la planimetría de los espacios para mantener el distanciamiento físico y otras medidas de bioseguridad. Sin embargo, consideró que «esta nueva realidad» estará llena de ensayos y errores, y que se irán ajustando poco a poco.

El empresario mencionó que también se avanza sobre algunas certificaciones que generen el factor confianza en los usuarios, sobre que esos prestadores de servicios que las tengan se esfuerzan por cumplir los lineamientos biosanitarios.

Insistió en que «siempre tenemos que tener por encima la salud» y que en cuanto a la reapertura del turismo «la región va a abrir y va a echar adelante a la velocidad del último país que esté peor».

Arnaldes consideró que mientras retoman sus actividades naturales, la infraestructura del sector turismo podría ser aprovechada en el país en otras áreas del desarrollo, incluyendo hacer uso de sus unidades de transporte para movilizar empleados sanitarios de un estado a otro.

Indicadores globales

La Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas (OMT) estima que entre 100 y 120 millones de empleos turísticos directos están actualmente en riesgo.

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo prevé una pérdida del 1,5 al 2,8 % del PIB mundial debido a la crisis de la industria debido al coronavirus.

El pasado mes de agosto el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, expresó que «ha sido tan doloroso ver cómo la pandemia de COVID-19 ha devastado el turismo».

Aseguró que el resto en adelante sería reconstruir el sector de una manera «segura, equitativa y respetuosa con el clima».