“Don’t Look Up”, la película que unos aman u odian y que es de las más vistas en Netflix

LA HUMANIDAD · 29 DICIEMBRE, 2021 16:27

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Tener en pantalla a un elenco con nombres como los de Meryl Streep, Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence, Mark Rylance y Jonah Hill suena como algo muy bueno. Es como si la película se rodara prácticamente sola; a fin de cuentas, son actrices y actores consagrados en la industria del cine.

Este es uno de los elementos más llamativos del filme “Don’t Look Up” y todo iría, según la lógica, si no se tratara de una sátira dirigida por Adam McKay, quien tiene como socio principal al comediante Will Ferrell.

“Don’t Look Up» (No miren arriba, en Latinoamérica) fue estrenada el 10 de diciembre de este año. La película tuvo un estreno limitado en cines, con la intención de que sea competidora en la temporada de premios que se dará en el primer trimestre de 2022. No obstante, el grueso del público tuvo alcance al filme a partir del 24 de diciembre, cuando fue estrenado en la plataforma Netflix.

La premisa es sencilla: una científica (Jennifer Lawrence) descubre un cometa y al principio son todo risas y alegría. Pero el tono se vuelve agrio con la llegada de otro científico (Leonardo DiCaprio), quien hace calculaciones del cometa y descubre que el mismo se estrellará en la Tierra en un plazo de seis meses.

Los personajes de DiCaprio y Lawrence viajan a Washington, D.C. para reunirse con la presidenta de Estados Unidos, quien se parece mucho a Donald Trump, pero que también aparece abrazada con Bill Clinton en una foto (¿Hillary?). Los protagonistas se dan cuenta que, aunque la información que traen es de vital importancia, la mandataria y su círculo ni se molestan en recibirlos. Es aquí cuando comienza la sátira que ha tomado por asalto los debates en redes sociales donde no hay un punto medio: o la aman, o la odian.

“Don’t Look Up”, una sátira no tan sátira

Aunque la película usa hipérboles constantemente y trata de ridiculizar prácticamente todo lo que toca, McKay se acerca de forma crítica a cómo vive gran parte de la sociedad estadounidense en este momento y quizá buena parte del mundo occidental. Personas que niegan hechos comprobados científicamente (como el calentamiento global), teorías de conspiración, gente ahogada en el mundo de las redes sociales y programas de televisión que le dan más importancia a la vida de los artistas que a un hecho que puede acabar con la humanidad. Todo eso está en este filme, pero fácilmente podría tratarse de un día cualquiera en medio de la pandemia por la COVID-19.

Sin embargo, la molestia de muchas personas en redes sociales es que sienten que el humor del filme no es ni tan bueno ni tan inteligente como pinta ser. Esto, evidentemente, es subjetivo. No obstante, basta con ver algunas de las películas escritas y dirigidas por Adam McKay para darse cuenta que su humor no siempre busca ser inteligente y que, más bien, caricaturiza a los personajes.

Películas como “Anchorman (2004)” y “Talladega Nights (2006)” hicieron famoso a este escritor y director. Ambas tienen dos cosas en común: son extremadamente caricaturescas y tienen como protagonista a Will Ferrell, uno de los comediantes más reconocidos en Hollywood, pero no necesariamente el mejor. McKay tomó un tono más serio en Vice (2018), pero todavía usaba la clave del humor satírico para contar sus historias, cosa que explotó al máximo en “Don’t Look Up”.

Para bien o para mal, la nueva película de McKay es de las más vistas en la historia de Netflix. En apenas cinco días de haber sido subida a la plataforma por suscripción, “Don’t Look Up” tuvo más de 111 millones de horas de visualización. Evidentemente esto no quiere decir que la película es buena o mala, pero si algo tiene Netflix es que sabe vender sus historias y lo ha demostrado una vez más.

La carrera espacial de los ricos y el control de lo virtual

El filme también explora la relación entre los políticos estadounidenses y grandes empresarios. De hecho, el personaje interpretado por Mark Rylance puede ser muy similar a Elon Musk con un poco de Jeff Bezos y Richard Branson. Otro de los puntos mostrados en la película es la suerte de nihilismo con la que vive buena parte de la juventud estadounidense y el desinterés que hay en temas de interés nacional, así como la desconfianza en medios de comunicación que se encargan de silenciar algunos temas para darle auge a otros, según lo marque la agenda.

El personaje de Rylance, confiesa en un punto que conoce mejor a las personas que las personas mismas y esto se debe a que, gracias a sus aplicaciones móviles, puede perfilar casi a la perfección a sus usuarios. Esto recuerda al poder que tienen plataformas como Facebook, YouTube, Spotify, Google, Amazon y hasta el propio Netflix (para más información ver The Social Dilemma), que cuentan con amplios datos sobre sus usuarios.

Otras películas que ver en Netflix

Si ya vio “Don’t Look Up” y no le gustó, Netflix tiene más opciones, especialmente ahora con el esparcimiento de la variante ómicron de la COVID-19. Dentro de las películas más resaltantes que ofrece la plataforma está “È stata la mano di Dio (Fue la mano de Dios)” del aclamado director italiano Paolo Sorrentino, reconocido por películas como “La grande bellezza” con la que ganó el Oscar y el Globo de Oro a la mejor película extranjera.

Otras buenas opciones en Netflix son “The Power of the Dog (El poder del perro)” y “The Unforgivable”, ambas de 2021. Si está en ánimos de ver una película de acción al estilo Hollywood está “Red Notice”, protagonizada por Gal Gadot, Ryan Reynolds y Dwayne Johnson (La Roca).