Distancia en el transporte público queda en manos de la Policía

CORONAVIRUS · 17 JUNIO, 2020 22:12

Distancia en el transporte público de Caracas queda en manos de la Policía

Texto por María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin Fotos por Mairet Chourio

Ver más de

María Victoria Fermín Kancev | @vickyfermin

¿Cómo valoras esta información?

7
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
3
QUÉ CHIMBO

Durante la primera semana de la flexibilización de la cuarentena por el COVID-19, Ana* tuvo que usar el transporte público porque no había podido echar gasolina a su carro.

Para regresar a casa caminó desde la avenida Urdaneta hasta Capitolio, para tomar ahí una camioneta. Recordó que los primeros días “había que esperar un buen tiempo” para que llegara la unidad.

Además, la gente no respetaba la distancia mientras hacía la cola, se aglomeraba.”Tenía que voltearme y decirle a la persona que tenía detrás que por favor se alejara un poco”, comentó.

Una vez, a su lado se sentó una joven que no llevaba mascarilla. Ana tenía una extra y estaba dispuesta a regalársela. “Le pregunté si no tenía tapabocas y la muchacha me respondió que era cajera y había usado uno todo el día,  que le dolía la garganta y no se lo iba a poner”.

En otra ocasión, cuando Ana iba sentada en los primeros puestos de la camioneta, entró un vendedor ambulante y se quitó el tapabocas para comenzar a gritar que vendía chocolates por un dólar.

“Sentía que me estaba escupiendo encima, yo bajaba la cabeza para que no me cayera nada. Con el tiempo descubrí que era mejor sentarse en los asientos del medio”, contó.

En un tercer viaje le tocó ir de pie. “Te mandaba a ir para atrás (del autobús). Sentías que toda la gente te rozaba”.

A criterio de la Policía

Semana y media después de la experiencia de Ana, quien logró echar gasolina y usar su carro para trasladarse, las autoridades insisten en que se garantice el distanciamiento físico en las unidades de transporte público y se tomen todas las medidas necesarias de bioseguridad.

Así lo indicó el secretario ejecutivo del Bloque Suroeste de Caracas, Nelson Vivas. “Hay un gran número de policías haciendo cumplir la resolución de la Alcaldía (del municipio Libertador), especialmente en la avenida Baralt”, dijo.

Explicó a Efecto Cocuyo que cuando una unidad pasa por Quinta Crespo, vía Capitolio, los funcionarios se montan en el vehículo y empiezan a bajar gente para hacer que operen a un 50 % de su capacidad, según establece la ordenanza relativa a las Condiciones Especiales de Distanciamiento Físico y Bioseguridad para la prevención del contagio por COVID-19, que entró en vigencia el 15 de junio.

“Es a su criterio. Las denuncias que nos llegan es que la Policía baja a los hombres y a los más jóvenes. Dejan a las mujeres y los adultos mayores”, detalló.

La normativa también establece que las unidades deben mantener las ventanillas abiertas y tener carteles con las normas de higiene sobre el COVID-19, que incluyen el uso de en todo momento de mascarillas o tapabocas, así como guantes.

Su incumplimiento acarreará tres tipos de sanciones ancladas a la unidad tributaria municipal (UTM): las leves implican una multa de 200 UTM, las graves 500 UTM, y las muy graves 1000 UTM, reseñó El Universal.

El transportista indicó que en las horas pico hay un poco más de flexibilización y en una unidad que tiene usualmente 32 puestos los funcionarios de seguridad dejan montar a unas 20 personas, aun cuando la ordenanza de Libertador establece que la ocupación máxima de estas unidades debe ser de 16 usuarios.

Vivas mencionó los principales problemas presentan en horas de la mañana en zonas como Caricuao o Antímano donde los pasajeros “se montan a lo bravo”, porque las unidades operativas no se dan abasto.

“De salir todo el mundo a trabajar, aquí es el usuario al que le va a pasar por encima”, opinó.

El también presidente de la línea Unión Conductores La India denunció que a algunos compañeros, si llevan a más de 30 pasajeros, funcionarios del Instituto Nacional de Transporte Terrestre (Intt) les dicen que “para no pasarles el carro a Fiscalía“, deben hacer un video enviando un mensaje a sus colegas choferes .

“Yo llamé a William Galdona (coordinador regional del Intt en Caracas) para hacer la denuncia”, expresó.

Medida poco rentable

El integrante del Frente Unido del Transporte José Sayago reiteró que tras reuniones del gremio con el gobierno de Nicolás Maduro les han permitido en algunos casos llenar todos los puestos de las unidades, con la excepción de que no trasladen pasajeros de pie.

Insistió en que el déficit de los autobuses en Caracas dificulta cumplir las medidas, sin contar que “el pasaje es muy barato, poco rentable y no permite mantener las unidades”.

Sayago relató que en los últimos días se han presentado problemas con los usuarios que, pese a las indicaciones, “quieren montarse por las buenas o por las malas” y refirió una protesta en La Paz. “No hay infraestructura para estas medidas, reiteró”.

El vocero comentó que, pese a que han solicitado recursos para tal fin, son los choferes los que corren con los gastos de realizar la desinfección a sus unidades.

Agregó que sobre el pasaje en el transporte público, se sigue discutiendo un aumento de las tarifas en las mesas de trabajo que instaló la administración de Maduro.

“Estamos cobrando 10.000 bolívares y estamos pidiendo Bs. 15.000”, dijo, aunque recordó que desde el Frente que integran han pedido que la tarifa se ancle en 10 centavos de dólar a la tasa del Banco Central de Venezuela.

Opinó que una solución es que el Estado, así como da bonos de la patria, cree un bono de transporte público y celebró que la empresa privada ya haya tomado esa iniciativa con sus trabajadores.

*A solicitud de la entrevistada se usó un nombre ficticio