Diferendo Venezuela-Guyana en claves - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 27 SEPTIEMBRE, 2015 01:21

Diferendo Venezuela-Guyana en claves

Texto por Maria Laura Chang | @marilachang

Ver más de

Maria Laura Chang | @marilachang

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 

La disputa territorial entre Venezuela y Guyana se reavivó en marzo de este año cuando la petrolera estadounidense Exxon Mobil inició exploraciones en el Esequibo autorizadas por el Gobierno del presidente David Granger,  a pesar de las prohibiciones contenidas en el Acuerdo de Ginebra. El conflicto continúa y esta semana el ministro de Asuntos Exteriores de la vecina nación, Carl Greenidge, denunció la presencia “ilegal” de barcos armados de Venezuela en un río que considera parte de su territorio.

Se espera que este domingo 27 de septiembre los mandatarios Maduro y Granger se reúnan en Nueva York, donde se celebra la Asamblea General de las Naciones Unidas, luego de que ambos expresaran la intención de conversar. Sin embargo, el gobernante guyanés negó que este encuentro signifique una solución. La via, en su opinión, sería la Corte Internacional de Justicia.

-En marzo, Venezuela hizo público un reclamo a Guyana luego de que el Gobierno de Granger autorizara las exploraciones por parte de la petrolera Exxon Mobil en una zona marítima del Esequibo que aún está por delimitar. El Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966 por ambas naciones,  prohíbe que se haga cualquier tipo de actividad en la zona que Venezuela reclama como suyo. El Gobierno guyanés exhortó a Venezuela a “no obstaculizar el desarrollo de Guyana y de su pueblo”.

-Luego de tres meses de exploración, en mayo de este año, la compañía estadounidense Exxon Mobil consiguió importantes yacimientos petrolíferos en el campo Stabroek Block, a 200 kilómetros de la costa de Guyana. Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores de la nación se le advirtió a Venezuela que no emprendiera acciones para evitar los trabajos de búsqueda de combustible en aguas territoriales de la antigua colonia británica.

-El 27 de mayo el Gobierno nacional emitió un decreto que incluía la creación de las Zonas Operativas de Defensa Integral Marítima e Insular (Redimain) que operararían –también- “en las áreas marinas y submarinas que corresponden a la zona en reclamación”. Esto implicaba una ampliación de la frontera marítima venezolana hacía el Esequibo. El 7 de julio ese decreto fue derogado y en la nueva versión publicada en Gaceta no se especificaron las coordenadas de esas zonas. Antes de emitir el decreto, Venezuela había escrito en dos ocasiones a la filial local de la petrolera pidiéndole que se abstuviera de explorar los recursos en el área.

-El 6 de julio, el presidente Maduro acudió a la Asamblea Nacional y anunció una serie de medidas en relación con el conflicto: llamó a consulta a la embajadora de Venezuela en Georgetown, redujo el personal en la embajada e hizo una revisión exhaustiva de las relaciones con Guyana. Precisó que acudiría  a organismos internacionales como Unasur, ONU y Celac para presentar pruebas de que la zona en reclamación le pertenece a Venezuela. El mandatario Granger condenó esta decisión.

-En julio los gobiernos de ambos países pidieron la mediación del secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en la disputa fronteriza sobre el dominio del Esequibo.

-El ministro de Asuntos Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, denunció este 23 de septiembre que “están enviando (desde Venezuela) barcos armados al río Coeroeni, que (…) pertenece a las aguas de Guyana. Además de la movilización de tropas y equipo, incluido un lanzamisiles al otro lado de la frontera, hasta lo que tengo entendido han posicionado ilegalmente embarcaciones en aguas de Guyana”.

-El presidente Granger aseguró que irá a la Corte Internacional de Justicia adscrita a la ONU, para solventar el diferendo en un ámbito jurídico. En entrevista con The Associated Press, el mandatario agregó que está dispuesto a reunirse con el presidente Nicolás Maduro en Nueva York, pero advirtió que cualquier negociación está condenada a ser “inútil”.