Cuatro claves de la Academia de Ciencias a tener en cuenta sobre el regreso a clases

LA HUMANIDAD · 8 OCTUBRE, 2021 19:49

Ver más de

Reymar Reyes Moncayo | @MoncayoReymar


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales (Acfiman) propuso el cumplimiento de cuatro condiciones de bioseguridad, que implementadas simultáneamente, y bajo las condiciones actuales del país, pueden reducir el posible impacto de la COVID-19 sobre los docentes, estudiantes y familiares”, de cara al regreso a clases presenciales pautado para el 25 de octubre.

Las recomendaciones las plantea la corporación a través de dos documentos elaborados por científicos de la Acfiman y colaboradores expertos en educación. 

Las cuatro claves sanitarias expresadas en los documentos son:


1.- Vacunación del personal

Uno de los mayores peligros es que la infección de la población en edad escolar no ha sido inmunizada, ante la falta de aprobación de vacunas para este grupo etáreo por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque ya varios países en el mundo han comenzado a vacunar a niñas, niños y adolescentes.

“Los estudiantes con infecciones asintomáticas pueden contagiar al personal docente o llevar la infección a sus hogares, en donde frecuentemente viven adultos en edades vulnerables. Es este precisamente uno de los mayores
peligros que acarrea la apertura de los centros educativos sobre la población”, advirtieron.

Por ello desde la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales insisten en que “la vacunación de toda la población venezolana debe ser prioridad”, con énfasis en el personal educativo y todos los involucrados en este proceso.

“La vacunación de los docentes no solo reduce el riesgo de contagio y hospitalización en la comunidad educativa, sino también disminuye las probabilidades de infecciones en los alumnos y su traslado hacia familiares cercanos”.

2. Uso obligatorio y apropiado de la mascarilla

La Academia recomienda el uso de mascarillas en las aulas de clase, especialmente si son quirúrgicas, al demostrar que son más efectivas en la disminución de los contagios.

“El uso de mascarilla, sin embargo, puede reducir significativamente la probabilidad de infección. Al cabo de seis horas, el riesgo de infección es menos de la mitad en un estudiante con mascarilla quirúrgica que en un estudiante sin mascarilla. La mascarilla de tela también puede reducir el riesgo de infección, aunque en menor grado que la mascarilla quirúrgica”, señalan.

3.- Aforo o capacidad de las aulas

El uso de las mascarillas debe ir acompañado de la reducción del aforo o capacidad de estudiantes en las aulas de clase, el correcto distanciamiento físico y una ventilación adecuada de los salones o aulas.

“El distanciamiento físico entre los alumnos mediante la reducción de aforos y la ventilación dentro de las aulas son medidas que pueden contribuir a reducir el número de partículas del virus en el aire y el riesgo de inhalarlas ante la presencia de una persona infectada. En este sentido, el uso apropiado de mascarillas puede contribuir tanto a disminuir la transmisión a partir de una persona infectada, como a prevenir la infección en una persona sana”.

La Academia preparó tres escenarios de simulaciones y en el mejor de ellos es “cuando se combinan estrategias de asistencia intermitente de estudiantes a clases con la reducción del aforo del plantel, al desfasar las actividades de los grupos de estudiantes”. Aunque explican que no pretenden imponer ni definir las condiciones del regreso a clases.

“El reinicio a clases en grupos desfasados como medida efectiva para reducir el impacto esperado del inicio de actividades escolares en la propagación de la COVID-19 en la población venezolana, pero requiere de la apertura continua de los planteles escolares para recibir todas las semanas a grupos de estudiantes y maximizar el tiempo de escolarización. La división de la población estudiantil deberá ser flexible para responder a las necesidades particulares de cada nivel educativo (preescolar, primaria y bachillerato) y de cada plantel educativo”, recomiendan.

4. Sistema de monitoreo

Las niños, niñas y adolescentes presentan mayor incidencia de contagio asintomático, a través de encuestas que permita detectar y aislar infecciones. Además, debe permitirse a los planteles tomar las medidas necesarias a fin de detener un posible brote epidémico, suspendiendo las actividades, en caso que lo amerite.

Consideraciones educativas

La Acfiman suma a estas condiciones de bioseguridad otras medidas educativas y sociales, que deberían cumplirse para que haya un retorno a clases

Sostienen que es “imprescindible garantizar el suministro de agua y electricidad, así como el mantenimiento de los sanitarios y dotar a todos de las mascarillas recomendadas (K-95), instalar dispositivos de desinfección, gel o alcohol en la entrada de las aulas, y asegurar el distanciamiento físico de los estudiantes”.

También advierten que “es necesario atender la deficiencia del transporte público y la inexistencia de un sistema de transporte escolar en las escuelas oficiales con ventanas abiertas y distanciamiento entre usuarios, manteniendo el uso de mascarillas y el empleo de desinfectantes”.

En materia de beneficios sociales, consideran que “Es imperioso reactivar los programas de alimentación en las escuelas, especialmente del Programa de Alimentación Escolar (PAE)” y ajustar la escala de salarios de maestros y profesores a la realidad nacional, quienes perciben entre USD$ 4 y USD$ 15 al mes.

Pulse aquí para leer los documentos originales:

Documento aspectos epidemiológicos

Documento aspectos educativos