Convenio 190 de la OIT: ¿qué es y por qué es clave en la lucha contra la violencia de género?

LA HUMANIDAD · 9 MARZO, 2022 11:19

Ver más de

Ibis Leon | @ibisL

Foto por Mairet Chourio

¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

No fue sino hasta 2019, hace apenas tres años, que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aprobó el Convenio 190 que reconoce expresamente que la violencia sexual y el acoso pueden constituir una violación de los derechos humanos. Esta norma sienta un precedente en esta materia, de ahí su importancia.

La abogada y miembro del Centro Internacional de Formación de la OIT, Andrea Franconi, destacó los considerandos 6, 7 y 13 del Convenio que establecen que “la violencia y el acoso por razón de género afectan de manera desproporcionada a las mujeres y las niñas”, y señala como factores de riesgo los estereotipos de género, las formas múltiples e interseccionales de discriminación y el abuso de las relaciones de poder por razón de género.

La especialista participó en el seminario Violencia y Acoso en el Mundo del Trabajo, que organizó el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Católica Andrés Bello, este miércoles 9 de marzo, y abordó los antecedentes y aspectos esenciales del convenio.

Entre los antecedentes, Franconi mencionó la Declaración de Filadelfia (1944) que señala que “todos los seres humanos, sin distinción de raza, credo o sexo, tienen derecho a perseguir su bienestar material y su desarrollo espiritual en condiciones de libertad y dignidad, de seguridad económica, y en igualdad de oportunidades”. El Convenio sobre la seguridad y salud de los trabajadores (1981) y el Convenio sobre el marco promocional para la seguridad y salud en el trabajo (2006), entre otros.

Violencia y acoso

El tratado define la violencia y el acoso en el mundo del trabajo “como un conjunto de comportamientos y prácticas inaceptables o de amenazas de tales comportamientos y prácticas, ya sea que se manifiesten una sola vez o de manera repetida, que tengan por objeto, que causen o sean susceptibles de causar, un daño físico, psicológico, sexual o económico, e incluye la violencia y el acoso por razón de género y la violencia de género”.

La violencia de género es aquella que “está dirigida contra las personas por razón de su sexo o género o que afectan de manera desproporcionada a personas de un sexo o género determinado e incluye el acoso sexual”.

La normativa internacional garantiza el derecho de toda persona a un mundo del trabajo libre de violencia y acoso.

La cotidianidad de la violencia

El profesor, miembro del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Ucab, Luis Gerardo Gabaldón, abordó las distintas expresiones de violencia que existen en Venezuela desde el ámbito público y privado.

Para el investigador, la violencia pública que ejerce el Estado afecta de forma diferenciada a los sectores más desprotegidos de la población por las condiciones de pobreza en las que se encuentran y el “escaso poder de reclamo social” que tienen.

“Actualmente vemos que (la violencia física) se aplica (desde el Estado) a los disidentes políticos, aunque con una normalización no tan extensa como en aquellos sectores que carecen de reclamo social, que pertenecen a los grupos más depauperados, esto se ve, por ejemplo, en los casos que documenta la Misión de Determinación de los Hechos de la ONU relaciones con las Operaciones de Liberación del Pueblo”, señaló.

En su reflexión, Gabaldón afirmó que la violencia privada registra también una “alta intensidad” en el país y está relacionada a la “disparidad que hay en el acceso al soporte legal”.

El profesor advirtió que el Estado venezolano no tiene el monopolio de la violencia, pues “hay formas emergentes de grupos delictivos organizados, hay violencia con varias vertientes que el gobierno no controla”, un ejemplo de ello son los municipios donde se practica la minería ilegal que ahora concentran altas tasas de homicidios.

Sobre las medidas que se pueden adoptar para bajar los niveles de violencia en el ámbito privado, el investigador se refirió al uso de mecanismos de negociación con interlocutores creíbles que puedan incrementar la eficacia social para la resolución de los conflictos.

El director del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Ucab, César Augusto Carballo Mena, fue el moderador del seminario.