Conozca los secretos de El Chigüire Bipolar en cuarentena #ConLaLuz

LA HUMANIDAD · 16 ABRIL, 2020 21:28

Ver más de

Ronny Rodríguez Rosas | @ronnyrodriguez


¿Cómo valoras esta información?

15
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

El mundo vive una pausa por la pandemia del nuevo coronavirus. Pero en El Chigüire Bipolar hacer humor es una forma de vida que no para ni en cuarentena.

Este jueves, 16 de abril, los fundadores y parte del equipo de esta página de sátira política y social conversaron con la directora general de Efecto Cocuyo, Luz Mely Reyes, para mostrar parte de los secretos de cómo llevan su aislamiento.

A Juan Andrés Ravell y Elio Casale, cofundadores de El Chigüire Bipolar, y a los redactores Jesús Roldán y Edgar Albarrán les costó hablar de sus secretos en cuarentena. Pero Reyes supo cómo llevarlos a revelar parte de sus historias ocultas durante la transmisión del programa #ConLaLuz.

Albarrán es el más joven en el grupo. Vive alquilado con «unas señoras» y por eso dijo que se la «pasa encerrado» todo el día en una habitación.

Para evitar caminar por las paredes, cual hombre araña, ahora usa las videollamadas como una vía de escape o estar en contacto con sus amigos y familiares. Dio este ejemplo: habló con un primo con quien hace «mucho tiempo» no tenía contacto y, en esa llamada, «casi lloramos los dos».

Insistió en que hay que conversar con los más cercanos, especialmente para que quienes están solos no se «vuelvan locos» por el confinamiento. Venezuela, este 16 de abril, cumple un mes en cuarentena.

Roldán dio otra lección: No bebas solo. Lo hizo y no le fue bien. Por ello al menos ahora que toma, seguirá el consejo de Albarrán: hará una videollamada con sus panas. La ciencia es que termines ebrio al beber a la distancia. Tal  como se hace en una reunión cualquiera de amigos.

Aunque es de los que no le gustan los roces en supermercados, «Chucho» está más tranquilo. Mucho antes de que el distanciamiento social fuese obligatorio en el planeta Tierra, él ya lo practicaba.

Y como corolario, confesó que lleva un diario para no hablar solo todo el tiempo, sino para contar, como si en una cárcel viviera confinado, lo que le ocurre a diario.

Fines de semana distintos

Ravell y Casale tienen niños. Por eso ahora aplican la escena bíblica de la multiplicación de los panes. No lo hacen para tener más comida. Pero sí para rendir el tiempo. Ahora además de trabajar, les toca ayudar con las tareas, ser maestros, cocineros a tiempo completo y seguir creando humor para El Chigüire Bipolar.

Casale se puso serio para dar este consejo:»Hay que enfocarse en lo que se pueda controlar, lo que pasa a tu alrededor… No hacerse eco de informaciones falsas, seguir consejos de autoridades en lo que se refiere a higiene. Tratar entre todos poner de nuestra parte para que esto quede atrás».

Ravell aconseja diferenciar los días de la semana del sábado y el domingo. En su caso lo hace con alguna actividad distinta los últimos días de la semana. Desde aproximarse a esas fechas o sobre lo que realizas.

El trascámara de El Chigüire

Pero ya serios, hablaron de las premisas de El Chigüire Bipolar y el éxito que les ha permitido mantenerse en el tiempo. Aunque comenzaron de forma «tosca» en palabras de Roldán, han evolucionado. Ya no es solo sátira política, sino también temas sociales los que los impulsan.

Esto les ha permitido ampliar el abanico de humor. Temas como la violencia de género y la editorial del 28 de diciembre de 2019, son una muestra de ello. Esto lo logran en parte porque muchos colaboradores han emigrado y en otros países no solo hablan, viven o padecen de la política.

«Se han sumado temas y nos damos cuenta que esos posts que tratan de las relaciones humanas personales son buenos», confiesa Ravell. Casela añade que «tenemos tantos años metidos en la política, que esos temas sociales no son indiferentes a Venezuela, pareciera que estuvieran metidos en el congelador mientras se resuelve lo político».

Roldán manifestó que son más elegantes al narrar el humor y Albarrán remató al decir que «hora podemos hacer chistes de lo mismo, pero buscamos no ser predecibles y ser originales».

Detrás de El Chigüire Bipolar hay cientos de ideas. Se discuten, se debaten y solo sale una como noticia. La premisa principal: hacer humor contra el poderoso y nunca contra el vulnerable. La idea ganadora es la que enseguida los hace reír y funciona.

El método de trabajo no ha cambiado por la cuarentena. Siempre ha sido por correos electrónicos y ahora usan más los mensajes por Whatsapp, así que la forma de hacer llegar el contenido no ha variado.

Ravell evalúa la pandemia por el COVID-19 y se sorprende de que el mundo «sea tan civilizado». Lo imaginaba más caótico, pero en líneas generales las personas han sabido sobrevivir al confinamiento.

Pero recuerda que este momento ha servido para verle las costuras a líderes mundiales que son populistas, nacionalistas y autócratas. Ahora quieren más poder. «Los gobiernos más tecnócratas han sido más efectivos», sostiene.

Casale es más figurativo. Se imagina, como se han tomado las decisiones en diversos países, que el mundo es conducido por un chofer ebrio hacia Choroní. Quienes han ido a las costas aragüeñas saben cómo es esa carretera.

Añade que no solo va ebrio, sino ciego o con los ojos vendados. «Tenemos una de las situaciones más difíciles que ha tenido el mundo, pero vemos a presidentes populistas, malcriados, ególatras, se ponen a discutir con la ciencia. Vamos como si la humanidad estuviera metida en un autobús en una carretera hacia Choroní con el peor conductor posible y con los ojos cerrados, esperamos llegar a la playa».

¿Una nueva isla presidencial?

La directora general de Efecto Cocuyo, que estuvo risa y risa durante el programa, les preguntó sobre cuáles serían los personajes si reviviera la isla presidencial.

Entre los personajes que no podrían faltar están los presidentes Jair Bolsonaro (Brasil), Nayibe Bukele (El Salvador), Andrés Manuel López Obrador (México) y Donald Trump (Estados Unidos). A este último lo pondrían como el dueño de un gran hotel en la playa de la isla. Por supuesto que el primer ministro británico Boris Johnson sería otro invitado a la serie.

Te invitamos a darle click a El Chigüire Bipolar para que rías en cuarentena.