Con colas y gente en la calle, así se vive Caracas horas antes de Navidad (Fotos)

CORONAVIRUS · 24 DICIEMBRE, 2020 12:08

Ver más de

Ivan Reyes | @IvanEReyes

Foto por Iván E. Reyes

¿Cómo valoras esta información?

77
QUÉ CHÉVERE
4
QUÉ INDIGNANTE
6
QUÉ CHIMBO

Aglomeraciones por doquier. Colas por gasolina y tráfico pesado en la calle. La Caracas previa a la Navidad pareciera no recordar la pandemia del COVID-19 en Venezuela, que hasta este miércoles 23 de diciembre ha dejado 1.003 fallecidos y 111.024 casos del nuevo coronavirus.

Salvo por el uso correcto del tapabocas (en algunos casos), la imagen que deja la capital venezolana es de movimiento en la calle. Las personas buscan resolver regalos navideños a última hora y algunas buscan ofertas en lugares como Petare, Sabana Grande y La Hoyada.

El uso correcto del tapabocas (o el uso en general) pareciera ser algo del olvido para algunos venezolanos

Sabana Grande se llenó de gente

En el Bulevar de Sabana Grande el contraste con meses anteriores es considerable. De tener todas las tiendas cerradas y penas algunas personas caminando por sus vía principal, pasó a reunir a cientos de personas y, especialmente, la vuelta de los buhoneros del bulevar, situación que no ocurría desde hace varios años.

El Bulevar de Sabana Grande presentó una gran cantidad de personas el 23 de diciembre

El comercio informal se desplegó en el conocido bulevar caraqueño

Las familias también salieron a buscar regalos o simplemente a comer un helado. El hecho es que este bulevar se estaba lleno, como en los diciembres anteriores. La diferencia principal es que ahora todos los precios visibles son en dólares.

El comercio informal y formal tasa sus precios en dólares

Los juguetes más económicos costaban entre 3 y 5 dólares

Los niños también salieron a las calles para jugar y acompañar a sus familiares

Los comercios petareños estaban abiertos desde temprano

Mientras tanto, en Petare, al extremo este del Área Metropolitana de Caracas, las zonas cercanas a la avenida Francisco de Miranda se mostraron llenas de personas.

En Petare las personas buscaban hacer compras de juguetes, ropa, comidas y bebidas

Las tiendas de Petare también se mostraron llenas

Los precios en dólares también son una constante en las calles de Caracas

Situación similar se vio en La Hoyada y los alrededores de la avenida Bolívar, donde los comerciantes informales tomaron las calles para vender ropa, frutas, juguetes y otros productos.

Los vendedores esperan hacer algo de dinero en estas fechas festivas

Los alrededores de la avenida Bolívar en su lado oeste se mostraron abarrotados de personas

Aunque en La Hoyada hay constante patrullaje policial de funcionarios de la Policía de Caracas, es evidente que en el lugar no se respetan las mínimas condiciones de bioseguridad.

El uso correcto del tapabocas es una de las medidas necesarias para evitar la COVID-19

Los vendedores de perros calientes de La Hoyada también trabajan en momentos previos a la navidad

Colas por gasolina en vísperas de navidad

Caracas se llenó de colas por gasolina desde el mes de marzo de este año. Sin embargo, entre junio y septiembre este panorama disminuyó con la llegada del combustible iraní. La ilusión terminó en octubre, cuando de nuevo se volvieron a ver largas colas para surtir gasolina. Las filas se mantienen este diciembre, incluso en estaciones de servicio con combustible a precio internacional.

La espera por gasolina es una constante en Caracas

Efecto Cocuyo recorrió algunas de las principales bombas del Área Metropolitana de Caracas y constató que las colas son parte del panorama general de la ciudad. La fila de La Estrella nuevamente tenía hasta un kilómetro de cola.

Las filas para gasolina subsidiada pueden llegar hasta un kilómetro

Mientras que la estación de servicio Buenavista en Petare mostraba una cara similar.

La estación de servicio ubicada en la entrada de Petare suele tener una larga fila de vehículos

En bombas a precio internacional, como Las Mercedes o Blandín I y II, las colas también estaban presentes. A diferencia de las estaciones subsidiadas, en las gasolineras a precio internacional las colas pueden ser más rápidas. Los usuarios pasan entre una y dos horas para surtir combustible, a diferencia de la estaciones subsidiadas donde las colas pueden ser de hasta más de doce horas.

La cola en Las Mercedes podía extenderse hasta Bello Monte

La fila para la estación de servicio Blandín I llegaba hasta la avenida Francisco de Miranda