Colas del Bicentenario de Plaza Venezuela no las brinca ni un venado

ECONOMÍA · 8 AGOSTO, 2015 19:51

Ver más de

Reynaldo Mozo Zambrano | @reymozo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Las colas en Abasto Bicentenario no conocen de límites. La mañana de este sábado 8 de agosto una fila de personas esperaba desde la entrada del establecimiento hasta  los alrededores de la estación del metro de Zona Rental. Efectivos de la Guardia Nacional (GNB) y de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) custodiaban la cola desde principio hasta fin.

El viernes 7 de agosto, Carlos, quien prefirió reservarse su apellido, empezó a hacer cola a partir de las 3 de la tarde para adquirir los alimentos. La intención era pernoctar en las afueras del establecimiento para hacer el mercado a primera hora del día siguiente. Es una práctica rutinaria en las últimas semanas. La misma táctica que llevó adelante el señor Guillermo Gil el viernes 31 de julio, cuando durmió en las proximidades del supermercado para garantizarse entrar y adquirir sus alimentos a precios regulados.

Pero el plan no resultó este fin de semana.  Efectivos de la GNB no permitieron que los compradores se quedaran haciendo cola hasta el día siguiente. Carlos aseguró que los militares amenazaron con desalojarlos con un equipo antimotín si no se retiraban del sitio. Perdió cinco horas de estar en fila y al día siguiente regresó a las 5 de la mañana. Luego de más de diez horas pudo comprar «arroz, carne, pollo y leche.  Es lamentable, aunque tuve suerte de  adquirir lo que quería. Muchas otras personas no pudieron”, dijo Carlos mientras caminaba junto al muchacho que le llevaba las bolsas hasta el taxi que lo esperaba.

Una señora, que no suministró su identidad, no corrió con la misma suerte. Pasadas las 3 de la tarde, salía del supermercado con una cara nada contenta. Al preguntarle qué compró, respondió  que llegó demasiado tarde y que otros compradores se habían llevado todo.

A las 3 de la tarde ya no había arroz, pollo ni carne y tampoco gente sentada en plena acera a la espera de entrar al Bicentenario de Plaza Venezuela.