Bachilleres sin respuestas sobre nuevos ingresos a universidades

LA HUMANIDAD · 2 ABRIL, 2016 11:15

Ver más de

Abraham Salazar | @ab3z


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Marzo, abril y mayo solían ser meses movidos en las universidades públicas por la realización de las pruebas internas. Este año, más de dos millones de bachilleres, entre los que se cuentan quienes cursan 5to año de educación media, se encuentran a la espera de que se tome una decisión concreta por parte de las autoridades universitarias y el ministerio con respecto a los cupos que se ofrecen en las instituciones.

El cronograma de pruebas internas de la Universidad Central de Venezuela del 2015 comenzó en febrero y terminó en marzo. Sin embargo, aún no se tiene información precisa sobre las evaluaciones de este año. La Facultad de Humanidades y Educación de la institución aseguró a través de su cuenta de Twitter que la evaluación no se realizaría este año.

Hasta la fecha el único mecanismo por el cual los bachilleres tienen una oportunidad para ingresar es a través del Sistema Nacional de Ingreso Universitario de la Oficina de Planificación del Sector Universitario (OPSU), el cual comenzó a funcionar el pasado 14 de marzo.

Las universidades autónomas aún se mantienen en discusión con respecto al tema de la asignación de cupos junto con el resto de las instituciones que componen el sistema. Hace más de dos semanas, los días 10 y 11 de marzo, se llevó a cabo en Barquisimeto una reunión de Consejo con el Núcleo de Secretarios de diferentes universidades del país y el viceministro para la Articulación con las Instituciones del Ministerio para la Educación Universitaria, Andrés Eloy Ruiz.

En dicho encuentro se esperaba la participación del titular de esta cartera, Jorge Arreaza y representantes de la OPSU, pero no asistieron. Sin embargo, el primero se ha pronunciado con referencia al conflicto, mas no ha precisado información respecto a las pruebas internas.

En la reunión de Secretarios, con base en los informes presentados por las universidades autónomas, se evaluó la designación de cupos por parte de la OPSU el Sistema de Ingreso 2015. A pesar de que se contó con la presencia de los Secretarios de las universidades que conforman la Asociación de Rectores Bolivarianos, estos no presentaron documentos.

Las Universidad Central de Venezuela (UCV), Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), La Universidad del Zulia (LUZ) y Universidad Simón Bolívar (USB), coincidieron en sus informes al considerar que el Sistema Nacional de Ingreso de la OPSU presenta inconsistencias. Plantean que “fue impuesto sin considerar las experiencias, criterios y procedimientos que han utilizado las Universidades Nacionales durante los últimos años”, según la minuta del Consejo.

Los representantes de la UCV, UCLA, LUZ y USB le atribuyen diversas fallas al funcionamiento del Sistema de Ingreso de la OPSU: poca objetividad y credibilidad en los criterios de selección, específicamente al rendimiento académico el que disminuyó 50% en su peso específico. También se hizo hincapié en la necesidad de la incorporación de la cartera educativa en las discusiones ya que, como alegan, “la exclusión temprana es responsabilidad del Estado y no de las Universidades”.

Las evaluaciones diagnósticas, conocidas como pruebas internas, eran uno de los procedimientos a través de los cuales se asignaban cupos en las Universidades Nacionales. Este mecanismo permitía que 70% del ingreso correspondiera a la institución y 30% restante estuviese a cargo de la OPSU.  No Obstante, como asegura el secretario general de la UCV, Amalio Belmonte, “no se puede pretender que se asigne el 100% a través de mecanismos que no dependen de la Universidad”.

“El Sistema de Ingreso OPSU es poco objetivo. Trabajan con muchas variables que no ayudan a que se lleve a cabo una evaluación correcta sino que las decisiones podrían quedar en manos del funcionario de turno, además que se quita fuerza y valor al rendimiento académico”, explica Belmonte.

El consejo de Secretarios concluye que se deberían mantener los procedimientos internos de admisión, teniendo en cuenta la experiencia de las Universidades Nacionales, las fallas que establecen en el Sistema OPSU y los principios de autonomía y calidad, considerando las previsiones de cupos definidas de acuerdo a las capacidades de cada institución. Todo esto con el fin de “democratizar el acceso a la educación es garantizar las condiciones académicas y sociales que permitan ofrecer oportunidades de formación con calidad”, aseguran en la minuta.

Belmonte indicó que las autoridades de la UCV ya discuten sobre retomar las pruebas diagnósticas como el principal mecanismo de ingreso para presentarlo ante el Consejo universitario. “Por el mismo camino deben estar la USB, LUZ y UCLA” agregó el Secretario. De aprobarse la utilización de las pruebasm, éstas se realizarían a mediados de mayo del año en curso. Así, los bachilleres podrían ingresar a mediados de septiembre de 2016.