Armando Scannone fallece a los 99 años dejando un legado lleno de sabor

LA HUMANIDAD · 9 DICIEMBRE, 2021 21:49

Ver más de

Manuel Tomillo C. | @ManuelTomilloC


¿Cómo valoras esta información?

47
QUÉ CHÉVERE
3
QUÉ INDIGNANTE
2
QUÉ CHIMBO

La Academia Venezolana de Gastronomía informó durante la noche de este jueves 9 de diciembre el fallecimiento de Armando Scannone, uno de los más importantes gastrónomos del país quien con sus libros dio trascendencia a la cocina nacional.

«Con muchísimo pesar, la Academia recibe la noticia del fallecimiento de Armando Scannone, acaecido esta tarde en Caracas. Fundador y presidente honorario de esta institución, autor de Mi Cocina a la manera de Caracas, obra principal de nuestra literatura culinaria», indicó la institución.

Don Armando Scannone nació en la caraqueña parroquia de Santa Teresa el 22 de agosto de 1922, hijo de Armando Scannone y Antonieta Tempone, de ascendencia italiana, quienes inculcaron en él las tradiciones culinarias venezolanas. Era el octavo de tres hijas y seis hijos que tuvo la pareja.

Uno de los datos más sorprendentes alrededor de Armando Scannone, es que no es chef y jamás estudió profesionalmente cocina. Es en realidad, ingeniero civil, pero se considera “gastrónomo de vocación”. Su pasión por la comida lo acompañó desde su niñez y fue esa la clave que lo impulsó a convertir sus sabores en letras.​

Scannone estudió ingeniería civil en la Universidad Central de Venezuela y formó parte de la directiva de su centro de estudiantes. Durante su ejercicio profesional estuvo involucrado en grandes proyectos, como la construcción del embalse de Guárico, la Autopista Regional del Centro, la estación de pasajeros del aeropuerto de Puerto Cabello, la urbanización El Trigal de Valencia y el Izcaragua Country Club.

Muere chef venezolano Rubén Santiago, creador del famoso pastel de chucho

Para 1960, Armando Scannone comienza un trabajo de recopilación de recetas tradicionales de Venezuela con ayuda de su cocinera y de su ama de llaves. Pasa alrededor de 10 años de su vida, catalogando, midiendo, practicando y recopilando recetas tradicionales.

Scannone no pudo publicar su primer libro Mi cocina en Venezuela, ya que ninguna editorial venezolana quería publicar su libro. Finalmente logró publicar en 1982 usando una editorial española y se trajo los libros a Venezuela que se convirtieron rápidamente en un best-seller. Seguirían más tarde otros libros como el libro azul de cocina criolla venezolana, el libro verde de recetas ligeras, el anaranjado de merienda escolar y el amarillo con un catálogo de menús.

Scannone ha escrito al menos cien columnas para el diario El Universal.

Don Armando consideraba que la hallaca y el mondongo son los platillos más representativos de la mesa criolla, porque “tienen el sofrito más complejo de todos y eso hace que tú tengas un sabor en el que vas encontrando elementos diferentes a medida que lo pruebas. Es lo que yo pido con más énfasis”.

Si quieres saber ms sobre este tema, lee también: