Amarran y golpean a sacerdote en casa parroquial para robarle hasta las sotanas - Efecto Cocuyo

LA HUMANIDAD · 15 SEPTIEMBRE, 2015 12:16

Amarran y golpean a sacerdote en casa parroquial para robarle hasta las sotanas

Texto por Airam Fernandez | @airamfernandez

Ver más de

Airam Fernandez | @airamfernandez

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

 

El sacerdote Leomar Romero, de 38 años, fue víctima de un robo en la casa parroquial Sagrado Corazón de Jesús, en Zaraza (Guárico), tras ser amarrado, golpeado y herido por cuatro sujetos que irrumpieron en la parroquia el pasado sábado 12 de septiembre, en horas de la madrugada.

Allegados al padre Romero dijeron a Efecto Cocuyo, vía telefónica, que los delincuentes forzaron las cerraduras del recinto religioso, donde pasaron al menos una hora. El cura quedó maniatado, fue despojado hasta de la ropa que llevaba en ese momento y cuando los delincuentes se marcharon, pudo avisar por teléfono a otro de los sacerdotes del pueblo para pedir auxilio. De inmediato llegó para trasladarlo al hospital William Lara, donde estuvo durante dos días en observación por varias heridas leves que le propinaron en el abdomen y en la espalda.

De la casa parroquial se llevaron el aire acondicionado, una computadora, uno de los celulares del padre y toda la ropa que tenía en el armario, hasta las sotanas. También se robaron un dinero y cosas que son de uso para la comunidad parroquial y para la celebración de los sacramentos”, señaló una vecina.

Se conoció que Monseñor Ramón José Aponte, obispo de la Diócesis de Valle de la Pascua, viajó hasta Zaraza para acompañar y asistir al padre Romero. “Parece que lo van a trasladar por seguridad, porque aquí no puede estar. Ni los curas se salvan de esta inseguridad que nos azota y ahora nos vamos a quedar sin párroco, quién sabe hasta cuándo”, dijo la mujer.

El sacerdote, oriundo de Coro, tenía cuatro años en el pueblo de Zaraza como administrador parroquial de esa pequeña iglesia, ubicada en el barrio La Florida. “Ya está estable y en una casa de familia que le ofreció hospedaje mientras se resuelve la situación. Pero no quiere declarar porque los malandros los amenazaron de muerte si ponía alguna denuncia. La policía no los ha podido agarrar, pero dicen que están en la búsqueda”, contó la vecina.

Foto: Facebook Diócesis de Valle de la Pascua