Van más de 150 muertos por las inundaciones en el oeste de Europa

INTERNACIONALES · 17 JULIO, 2021 13:23

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

1
QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El oeste de Europa, principalmente Alemania, se activa este sábado para limpiar las ciudades inundadas de barro y escombros, restablecer la electricidad y evaluar las millonarias pérdidas, tras un destructor diluvio que ha causado al menos 157 muertos y cuyo saldo podría agravarse ya que sigue habiendo personas desaparecidas.

 Al menos 135 perdonas han muerto por las devastadoras inundaciones del oeste alemán que han trasladado al mundo real la emergencia climática, tema prioritario ahora en la campaña para las elecciones generales que marcarán el adiós a la “era Angela Merkel”.

A la canciller alemana se la espera el domingo en la región afectada, de vuelta el viaje oficial por Estados Unidos donde la sorprendió la catástrofe, que la forzó a una gestión virtual de la crisis. Desde ahí ha estado “en continuo contacto” con las autoridades regionales y con su equipo de Gobierno, han explicado fuentes gubernamentales.

Los dos estados federados afectados son Renania Palatinado -donde se confirmaron ya unos 90 muertos- y Renania del Norte-Westfalia, el más poblado del país y al que corresponde el resto de víctimas hasta ahora notificadas.

La atención se ha centrado en este último “Land”, cuyo primer ministro, Armin Laschet, es a la vez el candidato del bloque conservador a suceder a la canciller.

Hasta su estado se trasladó hoy el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier -socialdemócrata, aunque formalmente dejó en suspenso su militancia al asumir el cargo- y que ayer, viernes, en una declaración institucional, llamó a la unidad nacional, a la solidaridad y a acelerar la lucha contra la crisis climática.

Hoy repitió este mensaje desde Erftstadt, uno de los distritos más castigados por el temporal que ha afectado a esa parte del país y la vecina Bélgica. Laschet, por su parte, insistió en que su “Land” tiene uno de los programas medioambientales más ambiciosos del país, frente a las críticas de Verdes y ambientalistas que le acusan de concesiones a los consorcios energéticos.

Los estragos por unas inundaciones de “dimensiones históricas”, en palabras de Laschet, empezaron a revelarse el jueves, jornada que se cerró con 50 fallecidos confirmados. Se teme que el balance final sean aún mayor, dada la enorme destrucción provocada por las aguas y corrimientos de tierras.

En la ciudad de Heinberg, cercana a la frontera con Países Bajos, hubo que proceder anoche a evacuar a cientos de personas tras romperse un dique de contención.

En otras poblaciones afectadas empezaron las labores de desescombro. Se avanza entre el miedo a lo que surgirán bajo las montañas de tierra, casas destruidas y todo tipo de enseres, y la esperanza por los pronósticos meteorológicas, ya que no se prevén más precipitaciones destacables este fin de semana.

Se trabaja asimismo incansablemente por restablecer los servicios básicos. Unos 100.000 habitantes siguen sin suministro eléctrico, el tráfico ferroviario permanece seriamente afectado o cortado, en los puntos más álgidos, lo mismo que algunas carreteras.

Los mayores daños se han producido al desbordarse afluentes del Rin, el Mosela y otros grandes ríos de la región, incapaces de absorber el volumen de las aguas.

El punto más castigado es el distrito de Ahrweiler, vecino a la ciudad de Coblenza. Se trata de la cuenca del Ahr, afluente del Rin y uno de los puntos álgidos de estas inundaciones.

Partidarios del castrismo realizan concentraciones en favor del Gobierno en La Habana

Bélgica tardará años en recuperarse

 Después de las lluvias torrenciales de la última semana, Bélgica amaneció este sábado con cielos despejados y la sensación de despertar de una pesadilla que ha dejado no solo más de una veintena de muertos, sino también importantes destrozos en el país, sobre todo en el sur.

Conforme baja el nivel de las aguas surgen nuevos datos sobre el número de fallecidos, que ya alcanza las 24 personas, según datos del centro de crisis del país, y aumentan las estimaciones de los desaparecidos, por el momento, varias decenas.

Sobre esos datos, el centro de crisis de Bélgica indicó hoy que “por desgracia, se debe tener en cuenta que este número aumentará aún más en los próximos días y horas”, y que “los servicios de emergencia continúan investigando sobre el terreno”.

Según ese centro, las operaciones de rescate prácticamente han terminado en la provincia de Lieja y los esfuerzos se centran ahora en el rescate de animales y en operaciones técnicas.

En la región de Valonia aún hay problemas en la red eléctrica y en el suministro de agua en las provincias de Luxemburgo y de Namur.

Por otra parte, en Flandes el nivel de las aguas baja con lentitud en la provincia de Limburgo.