Nuevo brote de ébola mantiene preocupadas a autoridades del Congo

INTERNACIONALES · 18 JULIO, 2020 13:49

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
1
QUÉ CHIMBO

En medio de la pandemia del nuevo coronavirus, la Organización Mundial de la Salud (OMS), informó  de 49 casos de ébola, de los cuales, más se 50 son casos confirmados y otros sospechosos, esto en la provincia de Équateur, al noroeste de la República Democrática del Congo.

Autoridades congolesas anunciaron este sábado 18 de julio que esta undécima epidemia de ébola, detectada a principios de junio, se está expandiendo en esa provincia ecuatorial.

El último balance del Ministerio local de Salud, el viernes, daba 58 casos -54 confirmados, cuatro sospechosos- y 22 muertos, con temores sobre el importe y el uso de fondos destinados a la lucha contra el virus.

Desde el 1 de junio, el nuevo brote afecta a la región de Mbandaka, afectada ya a mediados de julio por la fiebre hemorrágica (54 casos, 33 muertos) y conectada por vía fluvial a la capital Kinshasa, a unos 600 km.

Hay ahora 56 casos, lo que es muy inquietante. Este balance supera al de la precedente epidemia en esta región», declaro el jueves la directora regional para África de la Organización mundial de la salud (OMS), Matshidiso Moeti.

Los temores de la OMS

Como en cada epidemia, la OMS teme carecer de financiación, pues hay una «competencia» con las numerosas enfermedades que también afectan a la RDA, como el covid-19, el sarampión o el cólera.

Esta nueva epidemia empezó 23 días antes del final proclamado de la décima epidemia de ébola, a más de mil kilómetros al este del Congo, principalmente en la provincia de Kivu-Norte, zona además desestabilizada por la presencia de decenas de grupos armados.

Con 2 mil 287 muertos sobre un total de 3 mil 470 casos, fue la segunda epidemia de fiebre del Ébola más grave de la historia, tras la que padeció África occidental en 2014-2016 (más de 11 mil decesos).

Las dos epidemias congoleñas no tienen ninguna cepa viral común, indico la OMS.

Uno de los desafíos para las autoridades sanitarias consiste en superar las «resistencias» de los habitantes ante las vacunas o los equipos médicos (negación de la enfermedad, rechazo a las hospitalizaciones).