Lula y Macron hablan del hambre en Brasil y de la situación política en Venezuela y Nicaragua

INTERNACIONALES · 17 NOVIEMBRE, 2021 09:49

Ver más de

Efe | @EFEnoticias

Foto por Efe

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

En su intento de restaurar «la credibilidad internacional de Brasil», el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se reunió este miércoles, 17 de noviembre, con el jefe de Estado francés, Emmanuel Macron, con quien habló del aumento del hambre en el gigante sudamericano antes de volar esta noche a Madrid.

La recepción en el Elíseo a Lula, dado como probable candidato a las presidenciales brasileñas de finales de 2022, es especialmente significativa, teniendo en cuenta las desavenencias de Macron con el actual presidente de Brasil y aspirante a la reelección, Jair Bolsonaro, por la degradación medioambiental en la Amazonía.

Aunque no hubo declaraciones a la prensa, fuentes del Elíseo indicaron algunos de los temas encima de la mesa de este encuentro, entre ellos «las desigualdades y la inseguridad alimentaria, sobre todo en Brasil, donde la situación sigue siendo muy preocupante».

En su conferencia de este martes en la universidad Sciences Po en París, el que fuera presidente brasileño entre 2003 y 2010 había aseverado que en sus 76 años de vida «nunca vio a tanta gente pasando hambre en Brasil» como ahora.

Tanto Lula como Macron también abordaron las situaciones políticas en Nicaragua y Venezuela, salpicados por polémicos procesos electorales; y la lucha contra la deforestación en la Amazonía, considerado el pulmón verde del planeta.

Precisamente ese asunto es el que ha generado más roces entre Macron y Bolsonaro y uno de los que ha dejado en suspenso la ratificación del acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur, al que Lula también es favorable.

Desde que Bolsonaro asumiese la presidencia brasileña en 2019, las relaciones políticas entre Brasilia y París, especialmente estrechas en la última década, se han enfriado. Ninguno de los dos dirigentes ha realizado, de momento, visitas de Estado al otro país.

Reuniones de primer nivel

Mientras mantiene el suspense sobre su postulación a la presidencia en las elecciones de 2022, en las que los sondeos le sitúan como claro favorito, por delante de Bolsonaro, Lula, de 76 años, aclaró que la meta de los numerosos encuentros de alto nivel que está manteniendo en Europa «no es hacer campaña».

«No busco apoyo electoral porque las personas con las que me reúno no votan en Brasil (…) Estoy buscando el restablecimiento de la credibilidad que Brasil ya tuvo», insistió el dirigente izquierdista, quien ayer dio una conferencia en la universidad de élite Sciences Po y esta mañana recibió un premio de una revista.

Entre las figuras de primer rango con las que se ha reunido en su gira, destaca el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell; además de Macron, y tiene programado un encuentro en Madrid con el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez.

En la capital francesa, también se reunió ayer con la alcaldesa de París y candidata a las presidenciales de Francia en 2022, la socialista Anne Hidalgo, y hoy con el anterior presidente de Francia François Hollande, también socialista.

Lula, quien recuperó este año sus derechos políticos después de que la Corte Suprema de Brasil anulara las dos condenas que pesaban en su contra por corrupción y por las que pasó 580 días en prisión, cierra su periplo europeo en España, después de haber viajado también a Alemania y Bélgica

Si quieres saber ms sobre este tema, lee también: