Japón despide a Shinzo Abe en medio de cambios en la política

INTERNACIONALES · 9 JULIO, 2022 11:23

Ver más de

Efe | @EFEnoticias


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

Allegados y espontáneos velaron este sábado al ex primer ministro nipón Shinzo Abe, cuyos restos fueron trasladados a su domicilio en Tokio, mientras continúa la investigación para esclarecer los motivos de su asesinato a manos de un exmilitar.

El coche que transportaba el cuerpo de Abe llegó a su residencia en el distrito tokiota de Shibuya pasadas las 13.30 locales (4.00 GMT), unas siete horas y media después de haber partido del hospital de la ciudad de Nara, en el oeste del país, al que fue trasladado y donde se le sometió a la autopsia y demás procedimientos pertinentes.

El vehículo partió con su viuda, Akie (60 años), como pasajera, que se había desplazado hasta allí tras el incidente, en el que Abe fue tiroteado por la espalda mientras ofrecía un discurso durante la campaña de las elecciones parciales parlamentarios de este domingo.

Uno de los proyectiles alcanzó una arteria del exmandatario, que falleció desagrado, según los facultativos, a los 67 años.

Multitud de medios y transeúntes se congregaron frente al domicilio habitual en la capital de la pareja, que no tiene hijos.

Hasta allí se desplazaron también miembros de su formación, el Partido Liberal Democrático (PLD), como el actual primer ministro, Fumio Kishida; la actual responsable de políticas y exministra de Interior y Comunicaciones, Sanae Takaichi; o el presidente de la facción de la que formaba parte Abe, Tatsuo Fukuda.

En la estación Yamato-Saidaiji de Nara, donde estaba teniendo lugar el mitin de Abe cuando fue disparado, se instaló hoy un altar hasta el que numerosos transeúntes se acercaron para presentar sus respetos, entregar flores y orar, después de que en la víspera se colocaran velas y ofrendas en el lugar exacto del atentado.

«Es terrorífico que algo así haya sucedido en una ciudad como Nara», dijo un residente de mediada edad en declaraciones a la cadena pública NHK sobre esta localidad, un popular destino turístico en Japón conocido por sus templos budistas.

Policía admite error de seguridad

La policía japonesa admitió este sábado que hubo fallos en el dispositivo de seguridad desplegado en el acto electoral de la víspera donde fue asesinado el ex primer ministro nipón Shinzo Abe.

«Teniendo en cuenta un resultado tan grave, entendemos que hubo problemas en la seguridad», dijo en rueda de prensa Tomoaki Onizuka, el jefe de la policía de la prefectura de Nara, donde tuvo lugar el atentado contra el político japonés mientras ofrecía un mitin en plena calle.

«Identificaremos de forma inmediata el problema y tomaremos las medidas apropiadas», dijo el responsable policial sobre el dispositivo de seguridad de Abe, que ha sido criticado por insuficiente y por permitir que el agresor se aproximara al político y sacara un arma para dispararle en dos ocasiones por la espalda.

Señaló que el problema pudo haber estado en «el posicionamiento, plan o respuesta de emergencia, o en las capacidades individuales de un agente», factores que serán analizados junto a otros.
«Este tipo de actos violentos no deberían suceder nunca, así que he venido a rezar», señaló por su parte un anciano.

Investigan el móvil

Yamagami Tetsuya fue detenido en el lugar de los hechos cuando todavía reinaba la conmoción. Disparó con un arma de fuego de fabricación casera en dos ocasiones ante el desconcierto de los asistentes y el dispositivo de seguridad, cuya actuación está siendo revisada.

Las declaraciones del arrestado han sido hasta ahora confusas y la policía sigue con sus pesquisas. Yamagami habría desmentido el móvil político del crimen, pero dijo guardarle rencor a Abe por sus supuestos vínculos con una organización religiosa a la que acusa de haber arruinado a su madre a través de donaciones.

Durante la inspección de su domicilio en la víspera, la policía halló armas similares a pistolas y explosivos caseros.

Los investigadores creen que Yamagami planificó el ataque con suficiente antelación, decidiendo atentar en Nara tras estudiar los actos electorales en distintas ciudades anunciados por el propio Abe en las redes, y realizando prácticas de tiro con fuego real.

El hombre había visitado repetidamente lugares donde Abe pronunció otros discursos electorales previos y habría reconocido su intención de matar al exmandatario, pero también habría confesado a las autoridades que su idea inicial era atentar contra el líder del mencionado grupo religioso, cuyos detalles no se han hecho públicos.

Abe, que renunció al cargo de primer ministro en septiembre de 2020 por una enfermedad estomacal tras convertirse en el mandatario nipón más tiempo en el cargo (desde diciembre de 2012), seguía siendo una de las figuras políticas más influyentes de Japón.

Fue el mentor del actual primer ministro, Kishida, quien ha mantenido los principales pilares de la estrategia política de su predecesor desde que llegó al poder en octubre del año pasado y seguía consultándole con frecuencia ante decisiones de calado.

Política tocada de frente

Japón celebró este la última jornada de la campaña electoral previa a los comicios parciales a la Cámara Alta del Parlamento nacional de este domingo, que llegan marcados por el atentado mortal de la víspera contra el exmandatario Shinzo Abe.

La inflación creciente y la reforma de la Constitución pacifista de Japón han sido los principales temas de campaña para la cita electoral, en la que el partido gobernante del actual primer ministro, Fumio Kishida, aspira a revalidar su amplia mayoría en el órgano legislativo nacional.

Pero por delante de estos temas, todos los partidos nipones han ensalzado la importancia simbólica de estos comicios como manifestación de repudia a la violencia y en defensa de la democracia, tras el atentado contra el político japonés más influyente de las últimas décadas, que ha conmocionado al país.

El Gobierno que lidera Kishida decidió seguir adelante con la campaña electoral después de que Abe fuera asesinado en la víspera durante un mitin celebrado en las calles de Nara, en el oeste del país, y tras convocar una reunión de emergencia para analizar la situación y reforzar los dispositivos de seguridad en todo el país.

«Es un acto de barbarie en un momento de elecciones, que son la base de la democracia, por lo que nunca jamás lo podremos perdonar y lo condenamos con la mayor fuerza posible», dijo un Kishida visiblemente emocionado en la víspera, tras interrumpir sus actos de campaña para desplazarse a Tokio junto al resto de su Gabinete.

INTERNACIONALES · 10 AGOSTO, 2022

Japón despide a Shinzo Abe en medio de cambios en la política

Texto por Efe | @EFEnoticias

Allegados y espontáneos velaron este sábado al ex primer ministro nipón Shinzo Abe, cuyos restos fueron trasladados a su domicilio en Tokio, mientras continúa la investigación para esclarecer los motivos de su asesinato a manos de un exmilitar.

El coche que transportaba el cuerpo de Abe llegó a su residencia en el distrito tokiota de Shibuya pasadas las 13.30 locales (4.00 GMT), unas siete horas y media después de haber partido del hospital de la ciudad de Nara, en el oeste del país, al que fue trasladado y donde se le sometió a la autopsia y demás procedimientos pertinentes.

El vehículo partió con su viuda, Akie (60 años), como pasajera, que se había desplazado hasta allí tras el incidente, en el que Abe fue tiroteado por la espalda mientras ofrecía un discurso durante la campaña de las elecciones parciales parlamentarios de este domingo.

Uno de los proyectiles alcanzó una arteria del exmandatario, que falleció desagrado, según los facultativos, a los 67 años.

Multitud de medios y transeúntes se congregaron frente al domicilio habitual en la capital de la pareja, que no tiene hijos.

Hasta allí se desplazaron también miembros de su formación, el Partido Liberal Democrático (PLD), como el actual primer ministro, Fumio Kishida; la actual responsable de políticas y exministra de Interior y Comunicaciones, Sanae Takaichi; o el presidente de la facción de la que formaba parte Abe, Tatsuo Fukuda.

En la estación Yamato-Saidaiji de Nara, donde estaba teniendo lugar el mitin de Abe cuando fue disparado, se instaló hoy un altar hasta el que numerosos transeúntes se acercaron para presentar sus respetos, entregar flores y orar, después de que en la víspera se colocaran velas y ofrendas en el lugar exacto del atentado.

«Es terrorífico que algo así haya sucedido en una ciudad como Nara», dijo un residente de mediada edad en declaraciones a la cadena pública NHK sobre esta localidad, un popular destino turístico en Japón conocido por sus templos budistas.

Policía admite error de seguridad

La policía japonesa admitió este sábado que hubo fallos en el dispositivo de seguridad desplegado en el acto electoral de la víspera donde fue asesinado el ex primer ministro nipón Shinzo Abe.

«Teniendo en cuenta un resultado tan grave, entendemos que hubo problemas en la seguridad», dijo en rueda de prensa Tomoaki Onizuka, el jefe de la policía de la prefectura de Nara, donde tuvo lugar el atentado contra el político japonés mientras ofrecía un mitin en plena calle.

«Identificaremos de forma inmediata el problema y tomaremos las medidas apropiadas», dijo el responsable policial sobre el dispositivo de seguridad de Abe, que ha sido criticado por insuficiente y por permitir que el agresor se aproximara al político y sacara un arma para dispararle en dos ocasiones por la espalda.

Señaló que el problema pudo haber estado en «el posicionamiento, plan o respuesta de emergencia, o en las capacidades individuales de un agente», factores que serán analizados junto a otros.
«Este tipo de actos violentos no deberían suceder nunca, así que he venido a rezar», señaló por su parte un anciano.

Investigan el móvil

Yamagami Tetsuya fue detenido en el lugar de los hechos cuando todavía reinaba la conmoción. Disparó con un arma de fuego de fabricación casera en dos ocasiones ante el desconcierto de los asistentes y el dispositivo de seguridad, cuya actuación está siendo revisada.

Las declaraciones del arrestado han sido hasta ahora confusas y la policía sigue con sus pesquisas. Yamagami habría desmentido el móvil político del crimen, pero dijo guardarle rencor a Abe por sus supuestos vínculos con una organización religiosa a la que acusa de haber arruinado a su madre a través de donaciones.

Durante la inspección de su domicilio en la víspera, la policía halló armas similares a pistolas y explosivos caseros.

Los investigadores creen que Yamagami planificó el ataque con suficiente antelación, decidiendo atentar en Nara tras estudiar los actos electorales en distintas ciudades anunciados por el propio Abe en las redes, y realizando prácticas de tiro con fuego real.

El hombre había visitado repetidamente lugares donde Abe pronunció otros discursos electorales previos y habría reconocido su intención de matar al exmandatario, pero también habría confesado a las autoridades que su idea inicial era atentar contra el líder del mencionado grupo religioso, cuyos detalles no se han hecho públicos.

Abe, que renunció al cargo de primer ministro en septiembre de 2020 por una enfermedad estomacal tras convertirse en el mandatario nipón más tiempo en el cargo (desde diciembre de 2012), seguía siendo una de las figuras políticas más influyentes de Japón.

Fue el mentor del actual primer ministro, Kishida, quien ha mantenido los principales pilares de la estrategia política de su predecesor desde que llegó al poder en octubre del año pasado y seguía consultándole con frecuencia ante decisiones de calado.

Política tocada de frente

Japón celebró este la última jornada de la campaña electoral previa a los comicios parciales a la Cámara Alta del Parlamento nacional de este domingo, que llegan marcados por el atentado mortal de la víspera contra el exmandatario Shinzo Abe.

La inflación creciente y la reforma de la Constitución pacifista de Japón han sido los principales temas de campaña para la cita electoral, en la que el partido gobernante del actual primer ministro, Fumio Kishida, aspira a revalidar su amplia mayoría en el órgano legislativo nacional.

Pero por delante de estos temas, todos los partidos nipones han ensalzado la importancia simbólica de estos comicios como manifestación de repudia a la violencia y en defensa de la democracia, tras el atentado contra el político japonés más influyente de las últimas décadas, que ha conmocionado al país.

El Gobierno que lidera Kishida decidió seguir adelante con la campaña electoral después de que Abe fuera asesinado en la víspera durante un mitin celebrado en las calles de Nara, en el oeste del país, y tras convocar una reunión de emergencia para analizar la situación y reforzar los dispositivos de seguridad en todo el país.

«Es un acto de barbarie en un momento de elecciones, que son la base de la democracia, por lo que nunca jamás lo podremos perdonar y lo condenamos con la mayor fuerza posible», dijo un Kishida visiblemente emocionado en la víspera, tras interrumpir sus actos de campaña para desplazarse a Tokio junto al resto de su Gabinete.

¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE

QUÉ INDIGNANTE

QUÉ CHIMBO