Fallece el expresidente uruguayo Tabaré Vázquez

INTERNACIONALES · 6 DICIEMBRE, 2020 07:50

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

2
QUÉ CHÉVERE
1
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

El ex presidente uruguayo Tabaré Vázquez ha fallecido a los 80 años tras una larga enfermedad, confirmó este domingo 6 de diciembre en un tuit su formación política, el Frente Amplio.

«Con profundo dolor comunicamos el fallecimiento de nuestro presidente de honor», se lee en el tuit, en el que se subraya que Tabaré Vázquez fue «un ejemplo de integridad política».

Vázquez anunció en agosto de 2019, cuando todavía era presidente, que le fue detectado un nódulo pulmonar con «características muy firmes» y que podía tratarse de «un proceso maligno».

Cinco días después, se sometió a una intervención que confirmó que el tumor era cancerígeno, aunque tras un tratamiento médico, en principio se dio a conocer que estaba curado.

Vázquez se convirtió en el primer mandatario de izquierda en la historia de Uruguay al ganar las elecciones como candidato del Frente Amplio, y ocupó la jefatura del Estado durante dos mandatos no consecutivos: de 2005 a 2010 y de 2015 a 2020.

El pasado 1 de marzo, tras finalizar su segundo período como mandatario, entregó la banda presidencial a Lacalle Pou, del Partido Nacional (de centroderecha), con quien en diciembre había viajado a Argentina para la toma de posesión de Alberto Fernández en un gesto de estabilidad institucional, pese a su diferente ideología.

Llevó a la izquierda a lo más alto

Oncólogo de profesión, luchador incansable contra el tabaco y muy vinculado al mundo del fútbol, el expresidente de Uruguay Tabaré Vázquez, pasará a la historia de su país como el político que llevó a la izquierda a lo más alto.

El socialista fue el primer candidato que llegó al gobierno de Montevideo en 1990 y, 15 años después, a la Presidencia de la República con el Frente Amplio (FA), coalición creada en 1971 con la unión de fuerzas de izquierda que abarcaban desde la democracia cristiana a los guerrilleros del MLN-Tupamaros.

La paradoja de su vida es que el cáncer, que, según dijo en una conferencia en España, es «un mal amigo pero no un asesino implacable», ha terminado con su vida a los 80 años. La misma enfermedad que él combatió como médico después de que le arrebatase a buena parte de su familia.

A su espalda deja un legado de políticas sociales y una lucha contra la industria tabacalera que fue ejemplo mundial en sus dos períodos como jefe de Estado (2005-2010 y 2015-2020), pero también sombras como su veto -por cuestiones religiosas- a la ley del aborto o su supuesta omisión en casos de violaciones de derechos humanos durante la dictadura cívico-militar (1973-1985).

Con información y foto de EFE