Corte Suprema rechaza demanda que buscaba anular victoria de Biden en cuatro estados

INTERNACIONALES · 11 DICIEMBRE, 2020 17:12

Ver más de

Efecto Cocuyo | @efectococuyo


¿Cómo valoras esta información?

QUÉ CHÉVERE
QUÉ INDIGNANTE
QUÉ CHIMBO

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos rechazó este viernes la demanda de Texas para desconocer los resultados electorales que dieron la victoria al demócrata Joe Biden y que era la mayor esperanza del presidente Donald Trump.

La Corte actuó con una velocidad inusual para rechazar una oferta del fiscal general de Texas, respaldada por Trump, para bloquear las boletas de millones de votantes en estados en disputa que se inclinaron a favor de Biden, indicó CNN en español.

La decisión del alto juzgado de desestimar la impugnación es el indicio más fuerte hasta el momento de que Trump no tiene ninguna posibilidad de anular los resultados electorales en la corte y que incluso los jueces que colocó en la Corte Suprema no tienen interés en permitir que continúen sus desesperadas demandas legales.

El tribunal no proporcionó el detalle de la votación, pero no hubo desacuerdos con la orden. El juez Samuel Alito y Clarence Thomas habrían permitido que el caso se presentara al tribunal, pero enfatizaron que no otorgarían ningún otra concesión.

Sus nueve integrantes, incluidos tres designados por el presidente republicano, concluyeron que Texas no tenía derecho a interferir en la organización de elecciones en otros estados.

La demanda de Texas contra cuatro estados clave en las elecciones del 3 de noviembre pretendía anular la votación de los territorios en los que Biden resultó ganador por un margen estrecho y fueron instrumentales para garantizar su victoria: Michigan, Georgia, Pensilvania y Wisconsin.

Los magistrados rechazaron el pedido en una breve orden, que había sido presentada como se permite en algunos casos de litigio entre estados bajo una doctrina legal llamada “jurisdicción original”. La orden afirma que Texas no tiene capacidad legal para presentar el reclamo.

“Texas no ha demostrado un interés judicialmente reconocible en la forma en que otro estado lleva a cabo sus elecciones”, asegura el tribunal en la orden no firmada.

El caso fue presentado el martes por el fiscal general republicano de Texas, un aliado de Trump, quien el miércoles presentó a su vez una moción para intervenir y convertirse en demandante.

Los cuatro estados pidieron el jueves a los jueces que rechazaran la demanda, asegurando que no tenía fundamentos fácticos o legales. Esos cuatro territorios tienen el suficiente peso para que, si sus resultados eran anulados, pudiera bloquear al demócrata de alcanzar la valla de 270 votos del colegio electoral.

“¡Esta es la grande!”, había dicho el presidente Trump, luego de sufrir varios reveses con otros reclamos electorales ante la Justicia. En Twitter, insistió: “Hay evidencia masiva de fraude generalizado en los cuatro estados (y más) mencionados en la demanda de Texas. ¡Solo mire todas las cintas y declaraciones juradas!”.

Los 538 votantes del Colegio Electoral tienen previsto designar oficialmente al ganador de los comicios el 14 de diciembre, pero el fiscal general de Texas, Ken Paxton, había solicitado a la Corte Suprema que congele rápidamente el proceso. En ausencia de la intervención del tribunal, señalaba la demanda de Paxton, confirmar la victoria de Biden tendrá como resultado “manchar las elecciones y el futuro de las elecciones libres”.

Texas alegó que los resultados en los cuatro estados señalados eran “inconstitucionales” debido al uso intensivo de votos por correo “propensos al fraude” durante la pandemia de coronavirus reinante.

Sin embargo, no ofreció pruebas de fraude significativo y no impugnó el uso de boletas por correo en los estados que ganó Trump. La demanda citó numerosos supuestos ejemplos de fraude potencial ya rechazados repetidamente por los tribunales en docenas de casos planteados por la campaña de Trump.

La demanda fue vista como audaz y apenas legalmente sólida, dado que ningún estado tiene ningún derecho legal a interferir en los procesos electorales de otro. Funcionarios de los cuatro estados, tanto republicanos y demócratas, habían dicho que estas acusaciones carecen de base y que sus elecciones se decidieron de manera justa.

De momento, no hay dudas de que Biden ganó la presidencia y cuenta con 306 votos electorales para ser confirmado el 14 de diciembre, frente a los 232 de Trump.